Utah abrirá la temporada permitiendo 1.500 espectadores en su cancha


Volvemos a hablar de la problemática de aficionados sí o aficionados no en la temporada 2020-21 que ya se nos echa encima –comienza el 22 de diciembre–. La NBA tiene claro que la seguridad del público está por encima de cualquier deseo o necesidad económica; sin embargo, esto premisa fundamental no impide que sean las propias ciudades y sus jurisdicciones las que deciden en cada caso individualmente. Sí, podemos tener fans en unas canchas y en otras no.

El ejemplo más claro de lo que está ocurriendo en que Los Angeles Lakers ya han anunciado que empezarán sin aficionados, mientras que Golden State Warriors ha trazado un plan para ocupar el 50 por ciento de su aforo. Este proyecto, el de los de San Francisco, choca con el plan de la NBA respecto al distanciamiento, pero sigue siendo una prueba de que algunos tendrán público y otros no. Y en ese primer grupo, los que desean contar con algo de aliento desde la grada, están los Utah Jazz.

Según ha anunciado el presidente de la franquicia de Salt Lake City, Jim Olson, la idea de la organización es permitir entrar a 1.500 aficionados; eso sí, todos con mascarilla, guardando el distanciamiento y estando inmersos en un recinto, el Vivint Arena, que ha actualizado su sistema de ventilación para que haya mayor calidad en el aire filtrado.

“La organización de los Jazz cree que esta es una forma responsable de comenzar la temporada desde el punto de vista de la salud y la seguridad pública. Nuestra intención es aumentar la cantidad de aficionados a medida que avanza la temporada de acuerdo con las pautas estatales. Queremos asegurarles a nuestros huéspedes que estamos tomando las mayores precauciones para tener una experiencia segura y agradable a su regreso. Somos optimistas para el futuro y continuamos vigilando la situación de salud pública con los funcionarios del estado de Utah, el condado de Salt Lake y Salt Lake City; al igual que la NBA”.

Más allá de la predisposición de los equipos, también hay que contar con el deseo de los aficionados. ¿Se sentirán estos cómodos yendo a un partido en tales circunstancias? ¿Quiénes podrán ir y quiénes no? Querer devolver el público a las gradas es un objetivo lógico, pero de igual modo no será sencillo llevarlo a cabo.

(Fotografía de Gene Sweeney Jr./Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.