Varios jugadores en la estacada; el superagente Andy Miller, renuncia

El escándalo que golpeaba duramente al pueblo y salpicaba a la burguesía, ha llegado a suelo de palacio. NCAA, sobornos millonarios, contratos clandestinos, acuerdos ilegales, tráfico de influencias, y el primero en pagar el pato: , coach ingresado en el Hall of Fame en 2013, y hoy sin empleo e investigado por corrupción.



Su nombre no es nuevo en este entuerto. Ya desde nbamaniacs le dedicamos el último párrafo de una de nuestras noticias hace un par de meses. La foto de Andy Miller sostenida con una tachuela, dominaba la franja superior del tablón de corcho con los sospechosos. Uno de los peces gordos de la burocracia del mundo de la canasta. Su cartera de clientes es (o era) una de las envidias del negocio. Y eso sin contar a los retirados, pues Miller es todo un veterano en el mundillo.

Una mediática agenda de contactos

Entre sus ex destacan  o Kenyon Martin. Entre los vivos, , Timofey Mozgov, Dwight Howard o Andray Blatche son solo una muestra representativa de todo el listado.

Asimismo, jugadores como , o , a pesar de tener su propia agencia de representación, operaban con ASM Sports, compañía de Miller, como partner internacional en contacto con la NBA.

Pues bien, de la noche a la mañana, Miller ha decidido dar al traste con toda su agenda ¿Cómo? Renunciando al certificado que le permite ejercer su trabajo en la Liga. Así lo ha desvelado Adrian Wojnarowski; y el motivo, desde luego, no es otro que los rumores, los cuales han terminado por hacerse corpóreos.

El FBI ha tenido acceso a mensajes y documentos contenidos en su ordenador que lo incriminan y prácticamente lo condenan por prácticas ilícitas tanto con jugadores universitarios como de la NBA. Miller ha decidido preservar el escaso orgullo que le quedaba, siendo él quien daba el primer paso, abandonando su empleo antes de que la Justicia se lo arrebatara.

Las últimas semanas han sido un proceso de investigación ininterrumpido en el que además la pérdida de clientes se ha sucedido en paralelo. Una de sus más recientes adquisiciones, el jugador de los Timberwolves de primera ronda de 2017, Justin Patton, así como el segunda ronda Jaron Blossomgame, ya habían abandonado el barco.

Mientras, también se ha estado filtrando que sus mayores tesoros, Lowry, Ibaka y Porzingis, buscaban nuevo representante; solo el ala-pívot de los Pacers, Myles Turner, salió hace unos días en su defensa: “Hablo con él cada día. Me mantiene al tanto de todo. Advirtiéndome de que iba a oír cosas. De que la gente me aconsejaría que me buscara a otro. Pero Andy es mi hombre, y no voy a irme a ninguna parte”. Tenía razón Turner, no hacía falta que se fuera; Miller lo ha hecho por él.

El lado oscuro del CV

Su currículum durante los 23 años que lleva ejerciendo de agente es formidable y sus ganancias asombrosas. Tanto como para poder permitirse desembolsar, en el año 2002, la cantidad de 4,6 millones de dólares tras perder un pleito con el también agente Eric Fleisher. El fondo del asunto no os sorprenderá: haber contactado con jugadores de la Universidad de Florida —incluido a un entonces jovencísimo Mike Miller— en busca de acuerdos verbales de compromiso y dádivas de las que se ofrecen en cafeterías y bajo la mesa.

En 2010, tenía lugar un segundo episodio por el que el superagente era condenado a pagar 40.000 dólares al agente Keith Glass, por una maniobra similar con el jugador de la NBA Quincy Douby.

Con más de 150 millones de salarios negociados a sus espaldas, la empresa de Miller, ASM Sports, pierde a su Presidente, mientras que un puñado de depredadores a comisión ganan más de cuarenta potenciales clientes.

*Nota: en una primera edición de esta noticia se dijo que Kristaps Porzingis, Serge Ibaka y Willy Hernángomez se habían quedado sin agente con la salida temporal de Andy Miller. Esto es incorrecto. Los cuatro mencionados tienen agente directo en una empresa de representación española, siendo ASM Sports únicamente su partner norteamericano.