El escándalo de corrupción de la NCAA salpica a la NBA


A comienzos de esta semana, un escándalo sin precedentes en el deporte universitario salpicaba el baloncesto NCAA. Hasta diez personas fueron arrestadas en una operación orquestada directamente por el FBI por supuesta corrupción en la competición universitaria. Según los informes del máximo órgano policial, algunos agentes y entes de representación se dedicaban a sobornar a técnicos asistentes universitarios para que éstos presionaran a jugadores (grandes proyectos de futuro) y así firmasen por una agencia u otra. Se habla de cientos de miles de dólares en algunos casos y el escándalo está alcanzando dimensiones bíblicas.

Agentes soltando dinero para que técnicos traten de convencer, o presionar, a familias y jugadores de que firmasen por un determinado representante. Todo sin que éstas últimas tuvieran conocimiento de aquel entramado, claro. Bien, pues este escándalo —en la liga universitaria está prohibida cualquier circulación de dinero relacionado con el baloncesto— está salpicando también a la NBA.

Resulta que Willie Reed, jugador firmado por los Clippers este pasado verano, denuncia ahora ser parte de la estafa. Víctima más bien, ya que uno de los arrestados en la operación, Christian Dawkins, antiguo trabajador de la agencia de representación ASM (su cabeza visible es el ‘archiconocido’ agente Andy Miller) fue quien llevó sus negociaciones como agente libre.

Oferta de 15 millones

Bien, pues parece que Dawkins hacía las veces de representación de Reed hasta que en mayo fue despedido por dicha agencia. Pero aunque fue relevado de sus labores, Reed denuncia que Dawkins le siguió asesorando y trabajando en su contrato, en su carrera profesional y también en la de otros jugadores. De esa manera, el citado implicado en la operación aconsejó a Willie Reed que rechazara una oferta de tres años y 15 millones por parte de los Miami Heat, al comienzo del mes de julio.

La denuncia de estafa llega porque Dawkins aseguró a Reed —eso dice su versión— que tendría más mercado entrado el verano; de esa manera el jugador rechazó la primera propuesta de Miami. Pero la augurada mayor cantidad nunca llegó desde los Heat y el pívot terminó firmando por los Clippers por un año y el mínimo salarial (1,5 millones). Reed se quedó sin contrato multi-anual en Florida, batacazo profesional para el jugador, después de un año decente como suplente en Miami.

Recordemos además que Reed había rechazado una player option para seguir en Miami la próxima temporada por una cantidad de 1,6 millones de dólares, más de lo que firmó después como agente libre.

Despedido en mayo

Dawkins, según las fuentes de Jeff Goodman y Chris Haynes (ESPN), fue despedido por la citada agencia —mes de mayo— por emplear fraudulentamente (en gastos de transporte) la tarjeta de crédito de un jugador representado. No obstante siguió ejerciendo sin que jugadores como Reed conocieran su no permanencia en la entidad.

Con toda esta historia, Willie Reed demanda una cantidad de 13,5 millones de dólares a todos los implicados. Si la denuncia llegase a juicio, tendrá que decidirse si se trata de estafa o solo de un mal asesoramiento.

Agente importante

Andy Miller, cuya empresa y cuyo nombre están implicados en el escándalo de corrución, es el jefe de filas en ASM. De ese modo, Miller es representante de hasta 40 jugadores NBA, algunos de la talla de Myles Turner, Kristaps Porzingis o Serge Ibaka.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.