Week 3: Se busca antagonista para esta historia


En este relato de la WNBA 2021, el rol de protagonistas principales, de heroínas, ha estado otorgado casi que desde el primer momento, sin discusión: las Seattle Storm, campeonas en 2020, favoritas a revalidar título y que, desde su victoria de la semana pasada frente a las Connecticut Sun, lideran la liga con un cómo récord de 6-1. Por ahí, el casting como que no genera muchas dudas.

Sin embargo, toda buena historia de necesita un antagonista. Un personaje que se enfrente al de las campeonas, que represente, por sus formas o fondos, algo opuesto a ellas. Y esta tercera semana de competición en la WNBA, ha abierto las hostilidades para ganarse tal puesto. Por ahora, las candidatas a llevarse el papel son tres: las Connecticut Sun, Las Vegas Aces y las New York Liberty.

Cada una, claro, cuenta con sus particulares argumentos.

Connecticut Sun

Si la temporada regular se terminase hoy, el título de aspirante habría que otorgárselo a las Connecticut Sun. No partían hace tres semanas como candidatas a ello, pero las de Uncasville han puesto sobre la mesa todas las razones posibles para que se las empiece a considerar como tal. Son la mejor defensa de la liga. Tienen en su plantilla a una legítima candidata al MVP, como Jonquel Jones. Y, por si fuera poco, ya le han ganado dos veces a las que, se decía, eran las principales aspirantes: Las Vegas Aces.

El segundo encuentro entre ellas se produjo en la madrugada del pasado martes, y en él las Sun tiraron de esos galones que las hacen unas antagonistas casi que perfectas. Porque frente a esas Seattle Storm del juego rápido y los partidos a muchos puntos, ellas representan lo contrario. Las de Connecticut son de esos equipos con capacidad de sacar la peor versión del que tienen enfrente. Son, puede decirse, un protagonista un tanto desagradable para el espectador, pues, a su beneficio, hacen que el espectáculo se reduzca. Son un malo malísimo. Lo cual, hay que decirlo, tiene su mérito.

En las Sun, el frontcourt formado por Jonquel Jones, DeWanna Bonner y Brianna Jones está dando réditos insospechados. Jonquel, tras pasarse la pasada temporada en blanco, cuenta un impacto descomunal en esta. Ofrece los recursos más variados en ataque —amenaza desde fuera, puede atacar en bote, jugar al poste, tirar de stepback— y en defensa intimida con su envergadura, es el ancla de la mejor retaguardia de la liga. Es quinta de la WNBA en anotación, primera en rebotes, décima en tapones, séptima en robos y tercera en porcentaje de tiros de tres. Y no por nada, ha sido escogida como Jugadora del Mes en la Conferencia Este.

En el encuentro frente a las Aces, Jonquel Jones volvió a ser la mejor: 23 puntos, 7 rebotes, 3 tapones. Fue clave en reducir a la actual MVP, A’Ja Wilson, a un papel por debajo de lo esperado. Y salvo Liz Cambage, todo el equipo de Las Vegas Aces, el segundo más anotador del campeonato, con 89 puntos por partido, estuvo por debajo de lo esperado. Un paupérrimo 67-74 en el marcador y victoria para las Sun.

Ese es su superpoder. El de hacerte mucho peor de lo que realmente eres. De ahí que sean, por ahora, las candidatas a antagonista del año.

Las Vegas Aces

Pero molar, lo que es molar, como antagonista molan mucho más Las Vegas Aces. Ellas son un poco como Killmonger en Black Panther. No las puedes no querer, porque simplemente proponen otro modelo frente al de las Seattle Storm. Uno más basado en el juego interior, el físico, la dureza. Y lo hacen con mucho estilo, con ese flow callejero como el que tenía Killmonger, que no por nada era de Oakland.

Las Vegas Aces son uno de los equipos más divertidos de ver en la WNBA. A’Ja Wilson es una máquina de meter puntos. Liz Cambage es la reina del trash talking en esta liga, un espectáculo con o sin balón en juego. Chelsea Gray es probablemente la pasadora más espectacular de la liga. A todas ellas las entrena, además, Bill Lambeer, bad boy por excelencia. Hay una plantilla que cubre cada puesto con solvencia. Y parece que tienen todos los motivos para llevarse este título de antagonista. Solo que no acaban de arrancar.

La combinación de dos pívots dominantes por dentro como A’ja Wilson y Liz Cambage es difícil de emparejar para las defensas contrarias, pero también deja poco espacio para que ambas jueguen a sus anchas. Por ahora, se van repartiendo las jornadas. Cambage dominó, infructuosamente, en el partido contra Connecticut: 28 puntos, 7 rebotes, 3 tapones. Wilson, por su parte, en la victoria frente a las New York Liberty: 30 puntos, 13 rebotes, 5 asistencias, 3 tapones.

Fue en ese partido donde las Aces dejaron un poco más de constancia de lo que le pueden ofrecer a este relato si ellas se convierten en las otras. Mucho poderío por dentro, contraataque, potencia. Y quizás solo les quede reordenar sus piezas después de que Cambage no jugase la temporada pasada, Angel McCoughtry se lesionase a principios de esta para toda la campaña y que, Kelsey Plum, aunque ya de vuelta, se haya ido a jugar los Preolímpicos del 3×3.

Necesitan tiempo. Y todavía queda: solo va un cuarto de liga regular.

New York Liberty

Quizás, a las que se le vaya a hacer esto demasiado largo sea a las New York Liberty, terceras candidatas a antagonista del año. O eso parecía la pasada madrugada, al caer ante Las Vegas Aces por 94-82. Son la revelación de la temporada, nadie contaba con ellas, son muy jóvenes y podrían suponer el relevo generacional, argumentos para ser un rival a la altura de las Storm. Empezaron la temporada con cuatro victorias consecutivas. Pero, ahora, parece, se están deshinchando.

De la mano de un bajón en el rendimiento de su joven estrella, Sabrina Ionescu —2/13 ayer en tiros, 2/11 el pasado sábado—, las Liberty asustan un poco menos que en las dos primeras semanas de competición. Ojo, el nivel era muy alto: Betnijah Laney, que ha pasado en todos los partidos de esta temporada de los 20 puntos, ha sido nombrada jugadora de la semana; y Walt Hopkins y Michaela Onyewere, entrenador y rookie del mes, respectivamente.

Pero sin el nivel estelar de Ionescu y con la lesión de Natasha Howard, una de las mejores defensoras interiores de la liga y cuya ausencia se notó en el roto que les hizo A’Ja Wilson, las Liberty se ven un poco más débiles. Veremos si, en las semanas venideras, recuperan el mojo.

Tres apuntes

Breanna Stewart, jugadora del mes en el oeste: Sin sorpresas por aquí. Breanna Stewart fue nombrada mejor jugadora del mes de mayo tras liderar a las Storm a su récord de 6-1 y, junto con Jonquel Jones, parece la máxima candidata al MVP en lo que va de temporada.

A la espera de Delle Donne: Las Washington Mystics, candidatas a aparecer entre las antagonistas a principio de temporada, siguen sin hacerlo. Tina Charles se está saliendo (26,7 p), pero su mejor jugadora, Elena Delle Donne, sigue sin recuperarse de sus operaciones en la espalda. Lleva desde 2019 sin jugar un partido. Y sin ella lo tienen complicado.

Los mates de Brittney Griner: Algún día fue un evento histórico que una jugadora como Lisa Leslie hiciese un mate en un partido de la WNBA. Los físicos evolucionan, el juego también, y esta semana Brittney Griner ha hecho no uno, sino dos mates en sendos partidos de las Phoenix Mercury.

(Fotografía de portada de Ethan Miller/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.