Zach LaVine, más cerca de unirse a la manada de los Wolves


El 4 de febrero Zach LaVine se despedía del resto de temporada regular por un desgarro en el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Ahora ya anda sin muletas y solo porta un ligero protector que cubre la pierna mala. Durante este tiempo, mucho se ha hablado del rendimiento de Minnesota Timberwolves sin la presencia del escolta, y es por ello que dos meses más tarde el doble campeón del Concurso de Mates, se dio cita con los medios.

“Me siento bien ahora mismo, obviamente al principio estaba cabreado, pero ahora me siento mejor y en paz mentalmente. El reto es mejorar cada día, viendo repeticiones o vídeos, en definitiva, permanecer concentrado”, dijo el joven talento. Durante la rehabilitación, LaVine ha recibido consejos y mensajes de apoyo de diferentes compañeros de la franquicia, al igual que de jugadores como Jabari Parker, Jamal Crawford o Nate Robinson; sobre todos ellos, el shooting guard destaca la ayuda de su padre.

“Hablo con mi padre sobre cualquier cosa y me dijo que me tomara la vida como me tomo el baloncesto. Como encaro cada pretemporada, me ejercito, siempre pongo sobre la mesa todo mi trabajo y dedicación. Te centras en algo y tienes que hacerlo con la rodilla así, y hasta que se recupere al cien por cien tienes que trabajar de una forma diferente”, señaló Zach.

El trabajo en la sombra

LaVine también habló sobre su tiempo de preparación física, así como del visionado de entrenamientos y partidos. “Estoy prestando atención a todo. Si puedo mejorar en algo, tengo este periodo para hacerlo. Creo que es una bendición encubierta”, declaró el joven lobo, que además ha añadido que el trabajo específico de vídeo se ha centrado sobre todo en labores defensivas.

Tom Thibodeau también ha mostrado su afecto de entrenador a pupilo, pero eso sí, lo ha hecho a su manera. “La primera vez que volví, [Thibodeau] me cogió y me dijo: no te he gritado en un mes, y necesito desestresarme. La verdad es que estoy con el equipo a diario, excepto cuando viajan a otros lugares obviamente”, apuntó el escolta de los Wolves.

La recuperación parece ir viento en popa, o al menos así lo ve el resto del vestuario. “Parece que no haya pasado por el quirófano, además han pasado seis semanas y ya está lanzando a canasta. Es un atleta increíble por la recuperación que está teniendo”, dijo Ricky Rubio.

Con la mirada puesta en el curso que viene, LaVine tuvo tiempo para hablar sobre cómo encara la pretemporada desde su proceso de rehabilitación. “Me lo tomo día a día y me siento genial. Mi cabeza está en el lugar adecuado, así que veremos el progreso y espero el día que me sienta perfecto. Todos volveréis a ver a Zach otra vez en la pista, haciendo las cosas que sabe hacer”, concluyó el jugador.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.