Zion Williamson se perderá las primeras semanas de temporada por sus problemas de rodilla


La mala noticia ha tardado poco en confirmarse. Esta mañana se conocía que Zion Williamson no disputaría el último encuentro de la pretemporada de los Pelicans por molestias en su rodilla derecha, y las dudas sobre si se trataba de simple precaución o de algo realmente serio se han resuelto apenas unas horas después. Según informa Adrian Wojnarowski, de ESPN, el rookie se perderá las primeras semanas de temporada por este motivo.

Según señala esta información, se descarta que se trate de una lesión grave, pero la franquicia ha decidido extremar las precauciones. Ahora mismo, los de Nueva Orleans no tienen motivos para dudar de que el ex de Duke vaya a lograr recuperarse completamente, pero lo último que quieren es poner en peligro su físico cuando su carrera profesional apenas acaba de empezar.

Precedentes y preocupaciones

No es la primera vez que Zion tiene que enfrentarse a este tipo de situaciones en su rodilla derecha. Aún en su época universitaria, el ala-pívot sufrió una lesión en el encuentro ante North Carolina (el famoso momento en que su zapatilla estalló), que puso en alerta a todos los aficionados y que generó un intenso debate sobre la necesidad de la obligatoriedad del año universitario. Pese a que se temió lo peor, solo se perdió tres semanas por aquello, y solo cabe esperar que esta vez ocurra lo mismo.

Pero esto no es todo, pues en su debut en la Summer League, ya como jugador de los Pelicans, tuvo que abandonar el choque con apenas ocho minutos disputados por otro problema en una rodilla, esta vez en la izquierda. Se trata de una situación que, tristemente, no resulta del todo sorpresiva, pues fueron muchos quienes temían que sus 129 kilogramos de peso fueran un problema para sus articulaciones cuando tuviese que llevar a su cuerpo al límite, algo en lo que es imposible no pensar a la vista de los hechos. No se conoce aún si este es realmente el motivo de su actual dolencia, aunque comienza a tratarse de una zona maldita que, con suerte para él y para todos, dejará de serlo una vez supere esta lesión.

Drama colectivo

Aunque nunca es un buen momento para sufrir este tipo de padecimientos, el actual se antoja especialmente inconveniente, ya que la expectación por ver a Zion debutar en la NBA había ido creciendo notablemente tras su increíble pretemporada. El de los Pelicans estaba promediando 23.3 puntos y 6,5 rebotes con un 71,4% de acierto en el tiro, unas cifras impresionantes que muchos se preguntaban si podía trasladar a la temporada regular, aunque esa pregunta tardará ahora un tiempo en ser contestada.

De hecho, la noticia es terrible incluso para las televisiones, pues en sus dos primeras semanas de competición Nueva Orleans disputará cuatro encuentros emitidos en televisiones nacionales de Estados Unidos, partidos que sin duda pierden ahora un componente importante de expectación de cara a atraer a la audiencia. Los de Luisiana siguen siendo un equipo interesante de ver, pero está claro que perder al rookie que más expectación ha levantado en los últimos años no puede no restar.

(Fotografía de portada: Jonathan Backman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.