Antetokounmpo boicotea a Big Baller Brand, la marca de LaVar


Parece poco probable que en la letra pequeña del contrato entre Giannis Antetokounmpo y Nike, se incluyera una cláusula extralegal por la que se incitase al jugador griego a boicotear a otras marcas que no fueran la de su patrocinio.

Por eso debemos entender que lo que hizo ayer la estrella de los Bucks fue, simple y llanamente, porque le dio la gana de hacerlo. Y seguro que se ha ganado algunos nuevos cientos de seguidores por el camino.

La noche no terminó bien en lo personal para el griego, quien tuvo que abandonar la cancha de los Nets antes de tiempo debido a una torcedura de tobillo que no parece revestir gravedad, pero fue suficiente para dar por concluida su actuación. Sin embargo, la tarde había arrancado estupendamente.

Anteto está convirtiendo en costumbre lo que empezó como un bello guiño a la patria. Allí donde hay una amplia comunidad procedente del país heleno, ahí que Anteto reserva unos minutos para interactuar en persona.

Un regalo con exclusivo fin

Lo hizo hace unas semanas en Toronto y con la de ayer ya van cuatro las ocasiones que se cita con la comunidad griega aprovechando que hay partido. Ayer se encontró con unos 400 chavales antes de que abrieran las puertas del Barclays Center, dispuesto a firmar unos cuantos autógrafos, hacerse unas fotos y dirigir unas palabras a sus jóvenes fans. Hizo algo más.

 

Se movía entre saludos y garabatos de rotring por las primeras filas, cuando de repente detectó algo entre la multitud: una sudadera de las que polariza. Tres grandes letras idénticas: ‘BBB‘. El logo de Big Baller Brand, la marca que regenta LaVar Ball, padre de Lonzo, LiAngelo y LaMelo Ball. Y esto era algo que The Greak Freak no podía tolerar.

Dicho y hecho, se sacó su propia sudadera, que lucía su número y apodo (GREAK FR34), y la cedió al aficionado para que se la pusiera inmediatamente, tapando así la marca del progenitor más polémico de la NBA.

El chico, una mezcla de incredulidad, timidez y estupefacción, accedió de inmediato al deseo de Giannis mientras un enjambre de niños, ávidos de firmas y selfies, contemplaba la insólita escena; y todo ello con un Anteto indiferente y divertido ante el desencadenante mediático y comercial que acababa de generar su (inocente) capricho.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.