Teletovic y Bogdanovic hacen historia para Mostar


Stephen Curry y LeBron James, los que probablemente sean los mejores jugadores de baloncesto del mundo —el “probablemente” es meramente preventivo—, nacieron en el mismo lugar. Dos personas que saben lo que es ganar un MVP de la NBA llegaron a este planeta en el Summa Akron City Hospital de Akron, Ohio.

“¿En serio?”, preguntaréis unos; “ya lo sabía”, responderéis otros; “¿qué tiene que ver eso con el titular?”, pensaréis seguramente la mayoría y no sin razón.

Hay quienes se han hecho eco de la proeza de dos europeos a la sombra de la primera fila de la NBA liderando a sus equipos en una noche especial. Mirza Teletovic y Bojan Bogdanovic protagonizaron el encuentro entre Phoenix Suns y Brooklyn Nets disputado ayer en Arizona, en el que los visitantes se impusieron por 116 a 106, siendo los máximos anotadores con 30 y 24 puntos respectivamente.

Pero la realidad va más allá. No solo los dos han llegado a la NBA, no solo han compartido vestuario en Brooklyn, no solo han sido motivo de destacados este viernes desde su pasaporte europeo. Ayer, en el pabellón de Phoenix, Teletovic y Bogdanovic hicieron historia para Bosnia—sin olvidar que Bojan, ex del Real Madrid, es croata de pleno derecho—.

No, la verdad es que Bosnia, aun siendo algo más específico que Europa, es solo el prólogo para esta anécdota; lo concreto se relaciona con el primer párrafo dedicado a Akron (Ohio).

Mirza y Bojan nacieron en la misma ciudad: Mostar. Una localidad de 100.000 habitantes que toma su nombre del Stari Most —’Puente Viejo’— que salva el río Neretva y que como tantas otras cosas tan bellas como históricas fue aniquilado por la guerra; en este caso, una de las guerras de los Balcanes que en el contexto NBA nos lleva en pensamiento casi sin querer a la brillantemente documentada fractura entre Vlade Divac y Drazen Petrovic.

Mostar

Por suerte para el legado otomano en el que hunde sus raíces el Stari Most y para los habitantes de Mostar el puente renació en tiempos de paz. Una reconstrucción de éxito como la que busca Mikhail Prokhorov en unos Nets que han sido casa de Teletovic y Bogdanovic. De dos jugadores que ayer fueron los máximos anotadores de sus respectivos equipos en un partido de la mejor liga del mundo.

De dos ‘jugones’ que respiraron y lloraron por primera vez en la misma localidad; en una ciudad que, por dar dimensión a la hazaña con ejemplos algo más cercanos, cuenta con menos ciudadanos empadronados que enclaves peninsulares como Tarragona, Salamanca o Dos Hermanas.

El encuentro fue uno más de una temporada regular extensa y las franquicias implicadas viven en la actualidad en un letargo encaminado a un futuro despertar pero para Mostar puede ser motivo de orgullo y, para vosotros lectores, esperemos que al menos una anécdota curiosa que poder recordar y contar.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.