A Kevin Love no le importaría irse a los Bulls o a los Knicks

siempre ha estado en el punto de mira de los como un futurible jugador. Los vínculos entre ambas partes son grandes ya que el ala-pívot fue a la Universidad de UCLA y su padre jugó para el conjunto angelino.

Cuando se le pregunta sobre este tema, Love tampoco rehuye en exceso hablar: “Ya sabéis, mis padres son de allí y nací allí. Aunque realmente no me preocupo por eso ahora [por vinculación con los Lakers]. Acabó de estar ahí y jugar, no pienso en ello”.

Cuando se convierta en agente libre en 2015, las puertas hacia la rumorología se abrirán entonces de par en par. Sin embargo, los Lakers no parecen ser los únicos que le estén esperando al otro lado.

Informa ESPNLosAngeles.com que para Love hay mucho atractivo en acabar en Lakerland, pero también lo hay en convertirse “en un grande dentro de una gran ciudad”. Es ahí donde aparecen dos nuevos lugares que la estrella de los Timberwolves estaría sopesando: Chicago y New York.

Y es que tanto como se configuran ahora mismo como propuestas que satisfacen a Love, y más teniendo en cuenta que la llegada de Phil Jackson a la Big Apple ha supuesto toda una cascada de ilusión por la gestión que vaya a recibir ahora el conjunto neoyorkino.