Aron Baynes, una vieja aspiración de los Lakers

El comienzo de temporada de está siendo para enmarcar. Embutido en la piel de pívot titular de los Phoenix Suns tras la sanción de 25 partidos a DeAndre Ayton, el jugador australiano ha disparado su contribución. En todos los sentidos.

No solo se ha mostrado importante en lo de siempre (defensa, bloqueos, veteranía, rebotes…), también ha exaltado su tiro exterior, llegando a mantener medias de especialista desde la frontera del triple.

Baynes llegó a los Suns en la noche del draft 2019, rebotado por un traspaso desde los Boston Celtics, que no apreciaron en él la progresión que podía experimentar con un poco de hueco en la rotación. Su rescate por parte de Phoenix fue todo un descubrimiento, pues su rendimiento raya muy por encima de los 5,4 millones de dólares que contempla su actual salario. El próximo verano, algunos directivos de la liga opinan que Baynes podría firmar una nueva vinculación por valor de unos 10 millones anuales dado su nivel actual. Y en la lista de pretendientes es muy posible que figuren los , que ya intentaron hacerse con él el pasado verano.

Recién llegado a Phoenix vía traspaso desde Boston, en junio, los Lakers tenían esperanzas de poder hacerse con Baynes el pasado verano si los Suns llegaban a cortar su contrato, según pudo informar el periodista Shams Charania (The Athletic).

No estaba claro en el momento del traspaso si los Suns se hacían con Baynes solo como peaje para conseguir una primera ronda del draft (que acabó siendo Ty Jerome), pero la franquicia dejó claro desde el principio que no cortaría el contrato del pívot australiano. Contaban con él, con su experiencia, y se desvanecieron así las opciones de los Lakers de hacerse con Baynes, a quien es posible que vuelvan a perseguir el próximo verano cuando sea agente libre.

Este curso, en 11 partidos disputados (diez de titular) Baynes está elevando el promedio habitual de su carrera hasta 15,0 puntos, 5,5 rebotes, 2,9 asistencias, 46,8 por ciento de acierto en triples o 23,8 minutos. De largo, las mejores cifras de toda su vida en la NBA, dado que su anterior techo anotador era de 6,6 tantos.

(Fotografía de portada: Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

El oasis de Ben McLemore en los Rockets

El Zach LaVine novato que tenía un miedo pavoroso a Nikola Pekovic

Siguiente