Ball e Ingram realizan trabajo voluntario para empezar a tope

Los nuevo jugadores de New Orleans están plenamente recuperados de las dolencias sufridas la pasada temporada

La nueva temporada se avecina apasionante para New Orleans . Aunque suene raro tras perder a Anthony Davis, lo cierto es que en Luisiana la ilusión está desbordada. A cambio de sus estrella llegaron dos jugadores que apuntan a serlo como y , quienes se unen además al número 1 del Draft, Zion Williamson. Sí, en New Orleans hay talento para crecer exponencialmente.

Dicho eso, la realidad es que además de tener jugadores de gran futuro, debes contar con la predisposición de éstos para entrenar y mejoras. Por suerte para los Pelicans, es algo que tampoco les falta a sus flamantes incorporaciones. Según informa ESPN, tanto Ball como Ingram han estado participando en los entrenamientos voluntarios de la franquicia, realizando cada uno de los ejercicios sin problema alguno. Son dos buenas noticias. Primero tenemos que han llegado con una buena ética de trabajo, y seguidamente nos encontramos con que los problemas físicos pasados han desaparecido.

Brandon Ingram tuvo que dejar de jugar desde principios de marzo al detectársele un coágulo de sangre en su brazo derecho. El alero fue operado y se encuentra totalmente restablecido. Antes de este percance se encontraba en el mejor momento de su aún corta carrera, y es que los 15 últimos partidos disputados promedió 23 puntos con un impresionante 56,6% en tiros de campo.

Respecto a Ball, éste sufrió un esguince de tobillo el pasado mes de enero en el partido que los enfrentó a Houston Rockets. La dolencia acabó por poner punto y final a su temporada, ya que los –casi sin opciones de playoffs–, decidieron a mediados de marzo que no regresase a las pistas como medida de precaución.

Problemas pasados, y olvidados. Ingram y Ball han aterrizado en New Orleans motivados. Cuando fueron elegidos en el Draft por los Lakes entendían que era para ser parte importante de un proyecto ganador. Ahora, traspasados justo para eso, para intentar ganar ya, se pueden sentir algo heridos en su orgullo, lo que a su vez puede provocar que sean aún más concienzudos en su trabajo. Si ambos mantienen esta hoja de ruta, en New Orleans sonreirán seguro.

(Fotografía de Sean M. Haffey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Los Celtics firman a Yante Maten

El acuerdo entre Detroit y Michael Beasley quedó en el aire

Siguiente