Bradley Beal, realmente enfadado con los Wizards tras tanta derrota


¿Podría llegar a pedir el traspaso debido a esta situación?

Bradley Beal está tan enfadado como nunca lo había estado en sus ochos años ya de matrimonio en los Washington Wizards. El cargamento avanzado de derrotas que el equipo de la capital está recibiendo este curso está resultando demasiado para el escolta, que según pudo saber el periodista David Aldridge (The Athletic) estaría realmente contrariado con tanta derrota.

Aldridge pudo añadir que el enfado de Beal es “muy real” y que “está tan enfadado y dolido con el equipo como nunca lo había estado”. Parece cosa seria.

Las altas dosis de frustración habrían llegado tras la última decepción frente a Chicago, el pasado miércoles. Tocó la enésima derrota, por nueve puntos de diferencia (106-115), y fue ya la segunda seguida desde que Beal volviera de una ausencia de cinco encuentros consecutivos.

“Todas las derrotas duelen. No me gusta perder. Lo siento. Especialmente los partidos que son ganables”, decía Beal tras la derrota.

¿Salir en febrero?

Este descontento del dos veces All-Star llega en el peor momento para Washington, pues el lapso más caliente del mercado de traspasos está a la vuelta de la esquina. Podría significar esta situación que a Beal se le cruzaran los cables y pasara por la cabeza salir corriendo, pedir el traspaso. Sin embargo, esto no es demasiado probable tras haber renovado su contrato por tres temporadas más hace solo unos meses, hasta el año 2023.

Según Chase Hughes, de NBC Sports Washington, la vigente rabieta de Bradley Beal podría responder a una estrategia para que la directiva de los Wizards reforzase el equipo antes del 6 de febrero (deadline). El equipo que dirige Scott Brooks se encuentra instalado (y hasta cómodo) en la derrota pero aún a cinco partidos de distancia de la octava plaza del Este, por lo que con un arreón proporcionado podrían hasta pelear por la postemporada.

No obstante, Beal ha de saber que la presente campaña era de transición en Washinton. Lo fue desde el principio. Con John Wall apeado durante todo el año por lesión, el objetivo de la franquicia era más bien sacar dos o tres jugadores decentes, además de poder rearmarse vía draft con más jóvenes válidos para el equipo o para un traspaso. El objetivo de picar piedra para encontrar diamantes de la nada ha dado sus frutos, pues los Wizards se han topado con el mejor rendimiento que Davis Bertans, por ejemplo, ha dado en toda su carrera NBA.

Descubrimientos aparte, a en la capital tocaba una transición para volver con más fuerza en la 2020-21. Lejos quedaban objetivos de otras temporadas como entrar en playoffs y hacer daño a los equipos más potentes. Por más que le duela a Beal, a estos Wizards no les da para mucho más de todo lo que sea intentar nadar hasta la octava plaza del Este. Y ya podría ser demasiado pedir; lo está siendo por el momento.

(Fotografía de portada: Emilee Chinn/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.