Brandon Ingram no está dispuesto a firmar un nuevo contrato por menos del máximo salarial

, que será agente libre restringido el verano que viene, no parece dispuesto a firmar un nuevo contrato que contemple cifras inferiores al máximo salarial, tal como pudo publicar el portal NBC Sports.

El alero, recientemente bautizado como All-Star, vive su mejor temporada desde que llegó a la NBA. 24,9 puntos, 6,4 rebotes, 4,2 asistencias o un 40,0 por ciento en triples —todos ellos valores máximos de su carrera— le valen para aspirar a una renovación astronómica a partir de julio. Porque se va a hartar de contar billetes. Y millones.

No en vano, Brandon Ingram es el jugador con mayor promedio anotador que jamás ha encarado una agencia libre restringida; por delante de D’Angelo Russell el pasado curso (21,1).

Los New Orleans abordaron ya ciertas conversaciones con el jugador antes del comienzo de la temporada (fecha límite para la extensión anticipada) y ya entonces Ingram parecía empecinado en obtener una renovación máxima. Lo hacía antes de haber despegado de la manera en la que lo ha hecho durante el presente curso.

“Tengo expectativas de mí mismo que son un poco más altas de lo que todo el mundo tiene”, manifestaba el jugador por entonces.

De ese modo, Ingram demandaría en julio un máximo proyectado en 167 millones de dólares en cinco años o 124 en cuatro. Una auténtica salvada con solo una temporada a nivel All-Star desde su llegada a la Liga (2016). Barbaridad, sí, pero necesaria si New Orleans desea mantener al diamante (aún 22 años) que les fue obsequiado en el traspaso de Anthony Davis.

New Orelans, con todo

Lo cierto es que los Pelicans pretenden ir con todo a por la extensión de Ingram en julio y poseen a su favor el extra de poder igualar cualquier tentativa. Además de eso, en New Orleans Ingram podrá recibir más dinero que en ninguna otra parte, tras haber sido traspasado desde los Lakers, conservando por tanto los derechos preferenciales (Bird Rights). Así, las piezas parecen encajar para que el alero vaya a llevarse un contrato astronómico en Luisiana a partir de la próxima temporada. Contrato que podría dispararse hasta más de 200 millones si Ingram ingresará en alguno de los quintetos All NBA al final de la temporada. Ese sería el súper máximo que podría firmar dada su condición de miembro de los mejores quintetos. Un disparate de cifra a la que seguro que en New Orleans prefieren no alcanzar.

Por mucho hueco que posean en sus arcas de cara al próximo curso (solo 83 millones comprometidos) un súper máximo resultaría letal para la salud financiera de la franquicia en el futuro. Por descontado queda que Ingram no ha emitido aún méritos para ese sumun salarial. Quizá tampoco para un máximo, pero en los Pelicans tendrán que apostar fuerte si de veras desean su continuidad.

(Fotografía de portada: Chris Graythen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

¿Qué es eso de que los 76ers podrían deshacer la pareja Embiid-Simmons?

DAZN podría adquirir una parte de los derechos de retransmisión de la NBA en España

Siguiente