Colangelo desoyó consejos para pensarse la elección a Fultz

Bryan Colangelo ya no está en Philadelphia, pero su legado continúa allí. El curso pasado, cuando los tenían en su poder la selección número 3 de cara al Draft, fue él quien decidió intercambiarla junto a otra primera ronda por el pick 1 de Boston. Y fue también él quien tuvo claro desde el primer momento que esa elección era para traerse a a Philadelphia.

La apuesta ha salido cruz por el momento. Ya en pretemporada tuvo problemas físicos que los Sixers no terminaban de explicar. Después llegaron los partidos oficiales y solo disputó cuatro antes de parar indefinidamente. Y por último, volvía en las últimas semanas de regular season para no terminar de brillar pese a algún buen partido. Lo cierto es que nadie le achaca haber empezado con problemas físicos, algo que ha pasado a muchos y de lo que pueden dar buena cuenta en Philadelphia. Lo que realmente preocupa es que nunca pueda llegar a ser el jugador que imaginaban.

Con ese escenario de fondo, fuentes de Kevin O’Connor de The Ringer aseguran que la decisión de elegirlo fue tomada por Bryan Colangelo en contra de los consejos de otros ejecutivos de los Sixers. Estas voces discordantes le comentaron que, pese a haber cerrado el traspaso, sería conveniente echar un ojo a otras opciones como Lonzo Ball o Jayson Tatum, sobre todo tras los problemas que pudieron apreciar cuando Fultz entrenó para ellos. Colangelo no hizo caso. Tenía a su elegido.

Cuestión de confianza

Más allá de los conocidos problemas físicos de Fultz, en Philadelphia achacaban sus dificultades para encontrar su juego a la falta de confianza. Aunque puede que de cara a la próxima temporada esté plenamente recuperado a nivel mental, no parece que conocer que varios ejecutivos que aún están en la oficina crean que no era la elección acertada. Veremos si Fultz es capaz de sobreponerse a tantas dudas.