Crece la presión en Lakers por hacerse con Leonard… pensando en LeBron


El que debería ser el verano del despegue definitivo de Los Angeles Lakers empieza a complicarse. Aunque las opciones para reforzar la plantilla con uno o dos All-Stars son varias, algo a lo que sin duda aspira la gerencia de Magic Johnson, la sensación en la oficina es que podrían quedarse con la miel en los labios en todos los frentes.

Es justo ese miedo el que está haciendo que se acelere la maquinaria angelina, que estaría entrando en ebullición ante la presión por conseguir el traspaso de Kawhi Leonard antes del viernes. Según fuentes de ESPN, el hecho de que LeBron James parezca inclinado a tomar su decisión con premura, unido a que no exista seguridad ante la opción Paul George, ha provocado que los de oro y púrpura entren en una contrarreloj para incorporar al aún alero de San Antonio Spurs.

Porque en California no quieren una estrella, sino dos. Conocido el descontento de Leonard y su determinación de abandonar San Antonio, los Lakers podrían tomarse con calma el cortejo hasta encontrar la situación más ventajosa; sin embargo, esa estrategia chocaría con el segundo punto del plan: convencer a LeBron. Pese a que saben que tienen un núcleo joven y talentoso, sienten, y con razón, que ponerle a El Rey a un caramelo como Kawhi podría marcar la diferencia.

Pero centrémonos en la primera operación de la ecuación. Aunque el acercamiento inicial acabó con lo que Ramona Shelburne definió como un “portazo en las narices” por parte de San Antonio a Lakers, los últimos informes que maneja ESPN apuntan a que los Spurs no han descartado enviar a Leonard a ningún sitio, incluyendo Los Ángeles. La cuestión es que eso no les hace tomar la delantera, sino situarse si acaso a la altura de Boston Celtics, Philadelphia 76ers o Los Angeles Clippers, quienes también han ofertado por Leonard.

En manos de Leonard

Con una dura competencia por hacerse con el MVP de las Finales de 2014, todo puede acabar resumiéndose a lo que el alero transmita a los equipos que llamen a su puerta. Leonard puede ser agente libre en 2019, y si éste asegura al resto de franquicias que su contratación no será por más de un año, ahí tendrían los angelinos su oportunidad para ofrecer el paquete más atractivo a San Antonio.

La cuestión es que confiar en algo así no deja de ser un arma de doble filo. Viajando al pasado, parece claro que la situación empieza a tomar tintes similares a la de Paul George hace doce meses. Desde el primer momento se hizo ‘pública’ la intención de George de ser jugador de Lakers vía traspaso en 2017 o a través de la agencia libre en 2018. En California optaron por no hacer una oferta importante a Indiana y George voló a Oklahoma, donde estaría considerando volver. Con ese precedente, no parece que en Hollywood estén dispuestos a correr el mismo riesgo.

Buscando activos

Aunque Magic Johnson podría optar finalmente por dar un vuelco a su estrategia e intentar cortejar a LeBron James y Paul George como paso previo a Kawhi, no parece que eso vaya a reducir el coste de un traspaso. Según el citado medio podríamos estar hablando de un paquete que incluyese pasadas elecciones de primera ronda –Brandon Ingram, Kyle Kuzma…–, a las que habría que sumar futuros picks de primera ronda. A este respecto, estarían sopesando la posibilidad de absorber un mal contrato que concluyese en 2019 para hacerse con una selección que endulzase su oferta a los Spurs; es decir, podría darse un traspaso a tres bandas. Además, tampoco es descartable que Julius Randle entrase en las negociaciones.

Sin prisas en San Antonio

La mayor traba para que los Lakers logren su objetivo se encuentra al otro lado de las conversaciones. Aunque no hayan descartado cerrar un acuerdo con ningún equipo, el hecho de aun conociendo el deseo de Leonard aún piensen en retenerlo, deja claro que los Spurs no van a precipitarse bajo ningún concepto. Resumiendo: están dispuestos a cerrar un trade pero solo cuando tengan la fuerza suficiente como para conseguir el mejor paquete posible. Por ahora ni siquiera han respondido a todos los equipos que han llamado a su puerta.

La posición de LeBron

James no ha descartado permanecer en Cleveland, pero las opciones de que la oficina logre formar un roster con el que convencerlo se antojan remotas. La realidad es que la situación de los Cavs es la más delicada. Han estado trabajando en movimientos que les permitiesen ser agresivos en la agencia libre, pero el hecho de que James haya sido reacio a reunirse con vistas a un plan futuro les ha obstaculizado. Así, cuanto más tiempo pasa sin tener la certeza de que LeBron se queda o se va, menos opciones hay de que puedan reconstruir su plantilla. A Cleveland le encantaría estar en la mezcla del futuro de Paul George o Chris Paul, pero estando metidos en impuesto de lujo es casi imposible que puedan acceder a las estrellas. Solo un rápido movimiento de El Rey podría aclarar el futuro de los Cavaliers… y de unos cuantos más.


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.