Damian Lillard no tendrá que pasar por quirófano


La lesión de rodilla que obligó a Damian Lillard a abandonar el cuarto partido de la serie entre Blazers y Lakers no ha sido finalmente tan grave. El jugador, que se marchó de la burbuja hace unos días para someterse a unos análisis en la articulación, no necesitará pasar por quirófano, tal y como ha informado Marc J. Spears, periodista de The Undefeated, lo que reducirá de forma notable los plazos para su plena recuperación.

Con todo, esta noticia no cambia demasiado las cosas para el equipo a corto plazo. Todo apunta a que la temporada se reanudará en unos pocos días, y cuesta imaginar a los Blazers forzando un sexto partido de la serie sin su estrella y dado el notable crecimiento de los Lakers con el paso de los partidos. De esta forma, es posible que Lillard no pueda ni siquiera estar con los suyos en el banquillo durante el último encuentro del curso.

Sin embargo, la rodilla es una articulación lo suficientemente delicada como para que los de Oregón puedan respirar aliviados. Cuando arranque la próxima temporada y el base regrese a la competición (quién sabe en qué fechas), lo hará sin el peso mental que podría suponer tener una operación de rodilla a sus espaldas.

(Fotografía de portada: Pool/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.