Dion Waiters se rinde y pasará por el quirófano: adiós a la temporada

Al final, fue peor el remedio que la enfermedad. , al que le diagnosticaron un esguince crónico en su tobillo izquierdo en marzo de 2017, decidió entonces no pasar por el quirófano y optar por el tratamiento conservador. El escolta no deseaba que una operación le dejase fuera de combate por muchos meses y sin embargo este ha sido el camino que finalmente ha debido seguir.

Informa Shams Charania que el jugador de los ha optado por la cirugía, lo supone el fin de la 2017-18 para él. Reticente hace unas semanas a entrar en un quirófano, en los últimos días Waiters, según señala Charania, ha estado en Los Angeles donde ha recibido una segunda opinión que ha precipitado su decisión.

Rendimiento mellado

Ausente desde el 22 de diciembre, Waiters había bajado mucho las prestaciones con respecto a la campaña pasada. En los 30 encuentros de la 2017-18 que ha disputado, el dolor en el tobillo siempre estuvo ahí y el exterior vio bajar su rendimiento de 15,8 puntos a 14,3 por duelo, con descenso patente también de las asistencias repartidas y de los tiros de campo conectados.

A sus 26 años, el de Philadelphia detiene en seco su carrera para solucionar definitivamente la tortura de su tobillo, que le ha dejado en una versión bastante desmejorada de lo que fue.

‘Disabled Player Exception’

Los Heat, según las normas de la NBA, tienen hasta el 15 de enero para solicitar la Disabled Player Exception, algo que concede la NBA en casos de lesiones graves y que la propia liga estudia caso por caso, aunque siempre bajo la premisa de que el jugador que sufra la lesión vaya a quedar fuera de acción como mínimo hasta el 15 de junio. Esta Disabled Player Exception permitiría a los Heat, con 15 jugadores con contrato estándar en su plantilla, tener un hueco extra en el roster. El valor de esta Disabled Player Exception, de ser concedida, sería de 5,5 millones de dólares.