El intento de los Knicks de hacerse con Anthony Davis

Poco importa ya quiénes adquirieran dorsal en la carrera por hacerse con . a finales de la pasada temporada, cuando la entonces estrella de New Orleans comunicó que quería ser traspasado. Ahora, ya en los Lakers, Davis sigue mostrándose como uno de los interiores más determinantes de la competición; promedia 27,7 puntos al tiempo que su impacto en el juego de los Lakers sigue escalando nuevas cotas. En su última aparición se fue hasta 50 puntos y en la anterior a 39. Está completamente desatado y el matrimonio en Los Angeles (con franquicia y con LeBron James) no podría ser más feliz.

Si echamos la vista atrás, los propios Lakers, los Celtics y los fueron las organizaciones que más sonaron como posibles destinos de Anthony Davis. Los angelinos se hicieron con el premio gordo tras convencer a los Pelicans con un amplio paquete de assets, de lo más variado y enriquecedor. También, claro, emitieron intentos neoyorquinos y verdes. En el caso de los Knicks, el producto estrella de la propuesta fue Kristaps Porzingis, antes de salir traspasado a Dallas, como pudo publicar este miércoles la periodista Ramona Shelburne en ESPN.

“De acuerdo a diversas fuentes, New York ofreció a los New Orleans Pelicans un paquete centrado en Porzingis a cambio de Anthony Davis”, comentaba Shelburne.

Ya se sabía que los Knicks habían tratado de empujar de lo lindo para hacerse con Davis, lo que no quedaba claro era cuándo habían pisado ese acelerador. Parece que fue antes de la marcha de Kristaps Porzingis, a quien la franquicia tenía claro ya (la relación con el jugador se había roto) que quería dar salida.

No aceptaron los Pelicans aquel paquete llegado desde la capital del mundo, por eso los Knicks más tarde orquestaron el traspaso de Porzingis a los Dallas Mavericks.

La espera de New Orleans

Cierto es que no estaban en la Gran Manzana dentro de una situación sencilla. Tenían claro que había que evacuar cuanto antes el contrato de Porzingis, quien iba a ser agente libre (restringido) en verano y con quien la química se había roto de manera total. Había que traspasarle. Por eso en New York lo intentaron con Anthony Davis en febrero, antes de dar salida al jugador letón rumbo a Texas. Sin embargo, los Pelicans querían esperar al verano para que Boston pudiera entrar también la ecuación de negociaciones.

Este, de hecho, puede ser un punto clave a la hora de entender el fracaso de los Knicks en la negociación por Davis. Su paquete podía ser atractivo, pero el tiempo estaba en su contra.

En aquel momento, antes del final del curso, los Celtics no podían acometer el traspaso de Davis. Ya contaban con Kyrie Irving como beneficiario de un contrato fruto de la Derrick Rose rule; tenían ya un ex novato que había firmado un máximo sobre el 30% del límite salarial (no el 25%) y a no ser que incluyeran al propio Irving en la operación no podrían obtener a Davis en un traspaso. Esto se debía a la imposibilidad de contar con dos jugadores sujetos a contratos amparados den la Derrick Rose rule. Uno y nada más. Tenían, pues, que aguardar al verano los Celtics. Este hecho hizo que los Pelicans prefirieran esperar a junio para tomar decisiones. Cuantos más pretendientes hubiera, mayor sería el rédito que podrían sacar.

Los Knicks no estaban para esperas. En vista de que su propuesta no convenció a Dell Demps, antiguo dirigente de los Pelicans, y compañía, dibujaron el camino por otros derroteros.

Esta no es sino una crónica más del errático camino que los New York Knicks vienen sembrando en los últimos tiempos. Por cierto, con la décima derrota seguida del equipo consumada el martes, llegó la número 1.000 desde que James Dolan accedió a la presidencia ejecutiva de la franquicia (1999), según pudo apuntar el periodista Gonzalo Vázquez. Están de aniversario los calamitosos Knicks de Dolan.

(Fotografía de portada: Steve Dykes/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a nuestros artículos especiales y el podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.


Anterior

Danilo Gallinari interesa en Portland

Kawhi Leonard, sobre seguir en los Raptors: “Fue una posibilidad grande”

Siguiente