Kemba Walker no está preocupado por sus molestias de rodilla


Una de las principales razones por la que la NBA optó por un formato de reanudación con ocho partidos de regular season fue para asegurarse de que los jugadores disfrutaran de un pequeño lapso de tiempo competitivo con el que poder recuperar el nivel habitual de juego. Cuatro meses alejados de la competición supone una cantidad significativa de tiempo que precisa de un periodo de adaptación razonable con el fin de evitar lesiones y problemas físicos. Así, esta serie de partidos actuarán como una pequeña pretemporada a modo de preparación para los playoffs y para facilitar la puesta a punto de aquellos jugadores que salen de una lesión.

Esto es exactamente lo que esperan en Boston de los partidos restantes de temporada regular en referencia a su base titular, Kemba Walker. El entrenador de los Celtics, Brad Stevens, declaró la semana pasada ante los medios de comunicación que gestionarán con cuidado la situación de Walker, quien estará sujeto a una restricción de minutos durante las primeras semanas. El base ha estado lidiando con dolores en su rodilla izquierda desde el parón por el All-Star Weekend. Una situación que no le preocupa especialmente al cuatro veces All-Star, aunque ha reconocido “estar frustrado” por haberse perdido varios encuentros a raíz de ello.

“Es bastante frustrante. No me he perdido muchos partidos a lo largo de mi carrera”, explicó Walker a los periodistas este jueves. “Realmente no me preocupa mucho, sinceramente. Siento que estoy yendo hacia arriba, mejorando, y que me estoy acercando a mi regreso.”

Antes de que los de Massachusetts volaran rumbo a Orlando para comenzar su preparación de cara a la reanudación de la temporada, Stevens reconoció que el jugador había sentido molestias en la rodilla durante los entrenamientos individuales. Desde su llegada al campus de Disney World, los Celtics han sido cautelosos con él, evitando esfuerzos y sobrecargas de trabajo innecesarias.

Estas molestias le limitaron a una participación de apenas cuatro partidos tras el descanso por la cita de las estrellas, perdiéndose un total de seis encuentros antes de que se suspendiera la temporada en marzo. Los problemas físicos hicieron mella en la productividad de Walker durante estos cuatro duelos, en los que solo pudo promediar un 30,5% de acierto en tiros de campo y un desalentador 25% en triples. El balance de los Celtics durante dicho periodo fue de una victoria y tres derrotas. La esperanza en Boston es que el del Bronx pueda regresar al 100% antes de que comiencen los playoffs.

“El plan es no estar bajo restricción de minutos cuando comiencen los playoffs. Me siento bien. Lo estoy llevando día a día en este momento, siendo inteligente y cauteloso. Me siento realmente bien así que nos lo estamos tomando con tranquilidad.”

(Fotografía de portada de Maddie Meyer/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.