Kevin Love suscita el interés de varias franquicias; entre ellas Hornets y Mavs

No puede ser traspasado hasta el 24 de enero

Pese a que un contratiempo en el pie izquierdo le dejó fuera de combate desde el principio de temporada hasta ahora, y pese a que (también) los le agasajaron de millones (120 por cuatro temporadas) como huida hacia delante tras la marcha de LeBron James en julio, todavía hay franquicias interesadas en adquirir el traspaso de .

Con 30 años y lejos del rendimiento ofrecido dentro del marco de sus mejores años en Minnesota, Love no parecería en un principio primerísima opción para reforzar una franquicia con aspiraciones. Mucho más contando que a partir de la temporada que viene (cuando tenga 31 años) empezará a percibir un salario de casi 30 millones de dólares por cada giro del calendario. Pero como pudo contrastar el portal Amicohoops, sí existen organizaciones que piensan en Kevin Love como fuelle para avivar el humo de sus respectivos proyectos.

Charlotte y Dallas serían dos de ellas, según la citada información.

Conviene recordar que el margen para traspasar a Kevin Love esta temporada es bien reducido, pues el ala-pívot no puede ser traspasado antes del 24 de enero (firmó una extensión el pasado verano), y la fecha límite para movimientos entre franquicias es el 7 de febrero.

Escasos días y un contrato muy pesado como para poder traspasar. Pero no es imposible.

Los Cavaliers no habrían recibido todavía propuestas en firme por Kevin Love pero es de esperar que las reciban antes del cierre del mercado.

Love, apuesta arriesgada

La apuesta de Kevin Love, no obstante, es arriesgada para cualquier franquicia. No solo por su edad y elevado contrato, sino por su actual lesión y su nivel en los últimos años a la sombra de LeBron James. Qué duda cabe que el jugador demostró un alto nivel en sus años como capitán de la joven jauría, pero de eso hace ya cinco años y el juego de Love ha cambiado sobremanera desde entonces.

Está por ver si Love puede recordar al reboteador empedernido y zorro interior que supo descoser prácticamente a cualquier defensa rival a base de versatilidad, fuerza y recursos ofensivos. Está por ver porque es una suposición de dudosa probabilidad, pero tampoco ha podido demostrarse dado que el jugador está lesionado.

Pero sí, ahora mismo Love sería toda una apuesta.

El propio jugador quiere quedarse en los Cavs pero estará por ver si la franquicia le quiere en sus planes o busca un traspaso más pronto que tarde. La dirección de Cleveland, con su general manager Koby Altman a la cabeza, se ha mostrado totalmente partidaria de la reconstrucción total en los últimos meses. Los Cavs han ido suprimiendo la mayoría de viejas brasas que todavía quedaban del equipo campeón en 2016.

Apuestan por los jóvenes y los veteranos (Love lo es) no tienen apenas hueco en la rotación actual del equipo. Tan solo Tristan Thompson (27 años) y el viejo Channing Frye (más el re-adherido Dellavedova) cuentan con minutos en estos momentos y son miembros de honor de la ilustre guardia de los Cavs.

Rondas y jóvenes

Así, si en Ohio perciben que algunas franquicias empiezan a mojar la cama pensando en Kevin Love, podría ser muy lícito (y lógico) que quieran aprovechar esa situación para poder sacar algo a cambio. Es esperable que lo que demanden a cambio sean rondas del Draft y jugadores jóvenes con proyección.

Al hilo de los perfiles no muy experimentados con todavía techo por tocar, los Denver Nuggets son otra de las organizaciones que podría tener cierto interés por Kevin Love, como pudo deslizar hace días el periodista Marc Stein en su columna para el New York Times. Lo interesante es que en Denver poseen un buen número de jóvenes con los que tentar a los Cavs.

Lo que Stein y algunas fuentes de la liga creen es que los Cavaliers harán un intento por traspasar a Love antes del 7 de febrero. Otro cantar ya será que lo consigan.

La opción de los Nuggetts, no obstante, parece difícil de cuajar recurriendo a la lógica. Un perfil interior con Love y Nikola Jokic sería muy atractivo en ataque pero demasiado amable defendiendo el hierro propio.

Para Kemba y Luka

El jugador solo pudo disputar cuatro partidos esta temporada antes de pasar por el quirófano (pie izquierdo) y promedio 19,0 puntos y 13,5 rebotes en las cuatro derrotas seguidas con las que su equipo dio la bienvenida al nuevo ejercicio.

Hornets, Mavs y las entidades interesadas en Love no plantean su traspaso para competir esta misma temporada, pues ni el propio jugador sabe cuándo podrá estar de vuelta. La idea es repoblar sus líneas a partir de la campaña que viene.

En el caso de Charlotte, sería un modo y manera de tentar a Kemba Walker (agente libre en julio) en verano de que siguiese jugando para Michael Jordan. Y en el de Dallas, más un aditivo con el que Luka Doncic pueda empezar a competir de la mano de mayores garantías desde ya (temporada que viene) en la Conferencia Oeste.

(Fotografía de portada: Hannah Foslien/Getty Images)