La NBA investiga supuestas amenazas de DeMarcus Cousins a su expareja

Por si tuviera ya pocas piedras dentro de su mochila, en las últimas horas se ha conocido que la NBA investiga unas supuestas amenazas del pívot de los hacia su expareja.

Cousins, que se desgarró los ligamentos de la rodilla y será baja muchos meses, habría supuestamente amenazado a su expareja por teléfono, tal como se hicieron eco los principales medios estadounidenses. En la conversación en cuestión, Cousins solicitaba que el hijo que comparten ambos pudiera estar “aquí”, dando a entender que quería que asistiese a la boda del jugador, que se casó hace solo unos días en Atlanta. La respuesta de la interlocutora de Cousins fue que “no”, a lo que el pívot habría respondido que le pondría “una bala en la cabeza” si no permitía a su hijo acudir a la boda.

DeMarcus contrajo matrimonio un día después de que la conversación telefónica tuviera lugar. El medio sensacionalista TMZ publicó la grabación de las supuestas amenazas de Cousins, documento que la policía reconoció como el mismo que había denunciado la expareja de Cousins.

“Estamos al corriente de la investigación sobre DeMarcus Cousins y, por supuesto, nos tomamos esto de manera muy seria. Estamos en proceso de reunir información y no haremos más comentarios en este momento”, pudieron alegar los Lakers en un comunicado este martes.

La NBA también se pronunció al respecto de la investigación sobre Cousins, admitiendo que la recogida de pruebas está teniendo lugar. Nos encontramos ante unos hechos que podrían traer graves consecuencias para el jugador de los Lakers si fuera condenado por violencia doméstica.

De acuerdo al convenio colectivo de la liga, la NBA puede multar, suspender o hasta prohibir disputar encuentros a un jugador que viole las conductas legales de violencia doméstica.

(Fotografía de portada: Ezra Shaw/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

El enorme momento de Ricky Rubio