Los Clippers, dubitativos ante el cierre de mercado


Ya no estamos en dobles dígitos. Quedan nueve días para el cierre de mercado. La procrastinación está a punto de empezar a desplegar sus efectos, y aquí andamos con la guadaña y el teclado, deseosos de verlos aflorar.

Uno de los equipos que no sabe bien en qué dirección moverse, si en la de la cautela o el frenetismo de acción, son Los Ángeles Clippers. Un equipo al que las cosas le van bien, pero no lo suficiente para conformarse en el inmovilismo.

De hecho, muy poco se ha hablado de la proeza que están firmando. No hace tanto, los angelinos hacían temblar la NBA a cada principio de temporada, presentando su sólida candidatura al título con un Big Three que, a pesar de los fracasos, no dejaba de entusiasmar. Chris Paul, Blake Griffin y DeAndre Jordan eran razón suficiente para que su afición se aferrara cada nuevo abril al “esta vez sí”.

Lo acariciaron varias veces… tres semifinales de conferencia desde el año 2012. Pero Grizzlies, Spurs, Thunders y Rockets resquebrajaron el sueño una vez tras otra. Finalmente, con la aparición de los Warriors hubo retirada y rendición. Pero algo sí que no hubo en Los Ángeles: reconstrucción. Pocos superequipos pueden presumir de haber eludido ese paso con tanta altivez.

Bailoteando en la frontera

El año pasado se quedaron sin playoffs en las últimas jornadas, y éste empieza a repetir un guión demasiado similar. Entre 12-13 equipos del Oeste tienen opciones reales, a día de hoy, de jugar la postemporada, y el conjunto de Doc Rivers se halla en una encrujicada con la necesidad de decidir.

Con Tobias Harris, Danilo Gallinari, Lou Williams y Montrezl Harrell rindiendo a gran nivel, por ahora les da para ser exactamente octavos, dos partidos por encima de unos Lakers que esperan como agua de mayo un febrero con LeBron James. Y todos sabemos lo que eso significa.

A ello sumar unos Jazz al alza, unos Pelicans con la vuelta de Davis entre ceja y ceja, y unos Kings que se niegan a dejar de ser la sorpresa de la temporada. El que se relaje, está claro, lo va a pagar. Y lo hará con los playoffs.

“Es mucho lo que hay en juego. Es más sencillo cuando sabes que tienes la baza ganadora. Entonces es un movimiento fácil de hacer”, ha dicho Doc Rivers para The Athletic.

“En nuestra situación, hay que tener mucho cuidado con lo que haces, porque todo lo que implique elevar nuestro salary cap, es susceptible de convertirse en un mal movimiento. A no ser que pienses que se trata de un fiche que vas a amortizar durante mucho tiempo”.

Un vestuario hecho para negociar

El contexto salarial de los Clippers se dibuja entre expirings (Beverley, Harris, Mbah a Moute, Scott, Gortat, Marjanovic) y algún contrato que apunta a ‘paquete-adjunto’ en cualquier traspaso que se tantee, si no a buyout sin rodeos si se acuerda la pertinente rebaja nominal (6,3M: Milos Teodosic).

Igualmente sabemos que no faltan los equipos que beben los vientos por la defensa perimetral de Avery Bradley, a quien resta sólo un año por delante a menos de 13 millones de dólares. Es decir, bocetos de compraventa, si se sientan a la mesa, no van a faltar.

Por ahora no parece un mercado invernal muy potente en cuando a grandes estrellas (los que más se murmuran son jugadores de clase media como Jeremy Lin o Kent Bazemore) pero sí podría darse algún interesante buyout (Robin López, Carmelo, Crawford, Randolph, Ariza, Carroll, Smith, Kanter, Labissiere, Dedmon…) que reúna a las hienas entre el círculo de waivers.

(Fotografía de portada de Sean M. Haffey/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.