New Orleans no considera intransferible a Jrue Holiday


En multitud de ocasiones el hecho de que una franquicia no cierre filas por completo cuando le preguntan por la disponibilidad de un jugador de su propiedad suele significar una cosa: que hay ganas de negociación; de traspaso inclusive, si la pieza en cuestión puede atraer un buen número de assets atractivos a cambio para la organización donde milita. Puede ser el caso en vigor de Jrue Holiday, piedra angular hasta hace poco en el incipiente proyecto de los New Orleans Peicans pero ahora parece que no se le considera tan intransferible como la temporada pasada.

Ya publicamos el lunes que tanto Holiday como J.J. Redick eran nombres a tener en cuenta antes de que cierre el mercado de transferencias (6 de febrero). Ambos veteranos, están inmiscuidos en una realidad perdedora que no casa demasiado con su pedigrí y experiencia. Eso es un cosa pero que pudieran salir de veras de los Pelicans resulta otra bien distinta. Por mucho que las piezas encajen, la sartén está totalmente en poder de la franquicia.

Horas después de ese rumor que citaba que Holiday y Redick suscitaban cierto interés en otras organizaciones, el periodista Marc Stein (New York Times) pudo rescatar, de acuerdo a sus fuentes, que los New Orleans Pelicans no consideran intocables a ninguno de los dos jugadores.

Según lo que pudo saber Stein, los únicos intocables en Luisiana serían en estos momentos Zion Williamson —aún pendiente de debutar pero que ya ha vuelto a vestirse de corto— y Brandon Ingram.

“Aun con la racha de 12 derrotas seguidas, New Orleans sigue sin tener demasiado interés en traspasar a J.J. Redick, de acuerdo a algunas fuentes. Habría dos supuestos intocables: Zion Willliamson y Brandon Ingram. Eso significa también que Jrue Holiday puede estar disponible para un traspaso, dicen las fuentes de la Liga. Seguramente eso costaría una importante cantidad para que los Pelicans le dejaran ir, pero es un cambio notable en su estatus, dado que la pasada temporada era intocable”, pudo manifestar Marc Stein.

Así, más contenido para imaginar que los Pelicans podrían seguir buscando talento joven a cambio de sus jugadores más experimentados. No urge la cuestión, no obstante, pues tanto Redick como Holiday poseen todavía esta y otra temporada más totalmente garantizadas en sus contratos.

Para que en New Orleans hubiera orden de traspaso tendría que llover una oferta equivalente al buen nivel de sus jugadores. Así que, a quien quiera que sea, le tocará rascarse el bolsillo en una nueva ocasión de los Pelicans para amasar posibilidades de futuro. El presente es negro, repleto de nubarrones, pero el horizonte a corto plazo pinta bastante mejor para la entidad afincada en Luisiana. Zion, Ingram y, a partir de ellos, todo lo demás.

(Fotografía de portada: Chris Graythen/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Pssst, suscríbete, navega sin publicidad y consigue acceso a nuestros artículos especiales, un chat exclusivo para suscriptores y redactores y escucha nuestro podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas.