New York podría haber fichado a Carmelo si hubiera reclutado estrellas en la agencia libre


La(s) incógnita(s) que sugiere la figura de Carmelo Anthony es difícil de despejar en estos momentos. El jugador, a través de su entorno, habría dejado caer en las últimas horas que le gustaría vivir una temporada de despedida en la NBA, como la pasada de Dwayne Wade; una procesión anual de homenaje para rendir culto a todo un futuro socio del Hall of Fame, 10 veces All-Star. 6 All-NBA y uno de los mayores talentos anotadores de todas las épocas. Su currículum es incorruptible por mucho que la actualidad insista en dejarle sin equipo, pero la cuestión ahora con Melo es más si alguna franquicia debería firmarle un contrato solo por el hecho de que el jugador desee despedirse como es debido.

Es Carmelo, no un cualquiera, sin embargo no se antoja sencillo que una organización dé la bienvenida a su fuerte carácter solo para pasearle de un pabellón a otro durante toda la temporada. Resultaría más lógico que el propio Anthony dejase claro abiertamente que está dispuesto a asumir cualquier tipo de rol para que alguien accediese a ficharle en sus horas más bajas. Y precisamente ahí puede estar el problema, pues el alero nunca ha sido amigo de los segundos planos ni de esperar a que otros coman primero dentro de su mismo vestuario. Por ahí empezaron a llegar todos sus resbalones hará ahora algunos años.

Hasta los propios New York Knicks, franquicia más importante de su carrera, podrían haberle contratado este verano si hubieran podido firmar un par de estrellas en la agencia libre, según pudo revelar el periodista Shams Charania (The Athletic). No lo hicieron (por mucho) y eso parece que aleja a Carmelo de una vuelta a la Gran Manzana.

Su condición de leyenda en el Madison Square Garden no vale, por el momento, para atender la llamada de socorro que el jugador lleva emitiendo los últimos meses. Solo por su trayectoria no va a poder tener un sitio en la NBA, ni siquiera en los Knicks.

“70 por ciento”

También puede alejarle de Nueva York, y de cualquier otro destino, su personalidad ávida de atención. Sin ir más lejos, uno de sus entrenadores personales dijo hace solo unos días “seguro que Carmelo es mejor que el 70 por ciento de los jugadores de la NBA ahora mismo”. Justo el santo y seña equivocado si lo que se pretende es que alguien lance una invitación sin trastocar demasiado sus esquemas.

La declaración invita a pensar que la mente de Carmelo Anthony aún se cree merecedora de protagonismo, veneración y por supuesto un hueco legítimo en la NBA. Sin duda alguna, ese detalle es el que más le puede estar alejando de fichar por cualquier equipo en estos momentos.

Tampoco fue bien recibido en el Team USA de cara al Mundial 2019, así que parece que lo poco que podría salvar su tragedia griega de cara al ejercicio 2019-20 sería una declaración pública asumiendo cualquier papel en su hipotética futura rotación. Solo así posibles franquicias interesadas en su aportación ofensiva podrían dar el paso de ofrecerle un hueco a cambio de no desestabilizar demasiado la embarcación.

No es nada fácil que suceda ni una cosa ni la otra y, por lo que conocemos a Melo de los últimos años, si ese es su único camino de vuelta, le va a costar horrores pronunciar esas palabras.

(Fotografía de portada: Harry How/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.