Raúl López regresa a la NBA como asistente técnico de los Jazz

, uno de los mayores talentos puros del baloncesto español regresa a la NBA, al lugar donde estuvo a principios de este siglo, en una etapa en Utah salpicada por problemas graves de rodilla que limitaron mucho su estancia en los Estados Unidos y que nos impidieron ver todo el potencial que tenía dentro el base.

Según apunta Desert News López vuelve a los , la única franquicia NBA para la que ha jugado, la que le eligió en el número 24 del Draft de 2001- por eso el director de juego llevaba siembre ese dorsal- y la que ahora le da un puesto laboral. El de Vic estará al lado del entrenador para formar parte del cuerpo técnico de los Jazz.

Entrenador de Ricky

A sus 38 años, López, retirado desde 2016, emprende una nueva etapa profesional, si bien sus trabajos como entrenador no son algo nuevo para él. Como nos reconocía hace unos días , Rául López ha sido el técnico de tiro del ahora base de los Jazz. Tras dos veranos de actividad conjunta, ambos se volverán a ver las caras en Salt Lake City para desarrollar una labor de manera más continuada. El propio Snyder ha reconocido que aunque López no solo pondrá el foco sobre , con el que ha estado mejorando el tiro y las finalizaciones a canasta en este 2018, la relación “está ahí”.

Tras colgar las botas, López entró a formar parte de las oficinas del Bilbao Basket, su último equipo en activo y donde desarrolló el último tramo de su carrera en las pistas. Sin embargo, todo aquello terminó con el descenso y el desgaste personal de hace unos meses, cuando la escuadra vasca descendía a LEB Oro, la segunda división del baloncesto español.

López, que también ha entrenado junto con otros miembros de la plantilla de Utah como Alec Burks, se centrará principalmente en mejorar a los bases. Para Quin Snyder, el modo que tiene Raúl de ver el baloncesto, su punto de vista, puede ser de gran ayuda a Utah.

Raúl López jugó 113 partidos de la NBA, entre la 2003-04 y la 2004-05, para unas medias de 6,5 puntos, 1,7 rebotes y 3,8 asistencias. Fue uno de los exponentes de la Generación Dorada de baloncesto español y como tal consiguió la plata olímpica en los Juegos de Pekín 2008, así como el oro en el Europeo de 2009, el bronce en el de 2001 y el triunfo que catapultó todo, la conquista del Mundial Junior en Lisboa, ante Estados, en 1999. Jugó dos etapas en el Real Madrid, la segunda de ellas la más exitosa, al conquistar en 2007 la Liga ACB y la Copa ULEB. Formado en la cantera del Joventut, compitió con el primer equipo verdinegro. Además, pasó por Girona y por Rusia.