Ryan Saunders podría seguir al frente de Minnesota

Su fantástica relación con Towns, quien está jugando un gran baloncesto a sus órdenes, catapulta su candidatura

Minnesota podría haber elegido ya a su entrenador para la próxima temporada: Ryan Saunders.

Ascendido a entrenador jefe interino tras el despido de Tom Thibodeau, desde el primer momento se dio por hecho que su paso por el banquillo no dejaría de ser algo eventual; tanto es así que mientras se anunciaba que dirigiría al equipo hasta final de temporada, no paraban de surgir nombres para tomar los mandos de la franquicia de Minneapolis a partir del curso 2019-20.

Ya no está tan claro. Tomando el timón de un equipo sin rumbo, Saunders, hijo del mítico Flip Saunders, ha sabido reconducir la nave hasta ver como su crédito iba creciendo exponencialmente entre los dirigentes del equipo. Y no es una sensación. El propietario del equipo, Glen Taylor, hablaba de él en estos términos hace unas semanas.

“Creo que tiene una buena oportunidad para conseguir el trabajo. […] Él ha tenido un buen comienzo y realmente me gusta como persona. Lo conozco desde que estaba empezando y estoy muy contento por cómo está empezando a entrenar a este equipo”.

Desde que Saunders se puso al mando el balance del equipo es de 13 victorias y 19 derrotas. Visto así puede parecer que su trabajo no es tan deslumbrante como para que siga. Sin embargo, en gran parte de esos encuentros no ha contado con jugadores que deberían ser clave como Robert Covington, Jeff Teague, Taj Gibson o Derrick Rose. A eso debemos sumar el excelso rendimiento de Karl-Anthony Towns desde que es entrenador jefe.

Y es justo en esa gran relación con el jugador franquicia a la que apunta Marc Stein de The New York Times. Según este periodista, el hecho de que Towns haya jugado algunos de los mejores partidos de su carrera en estas últimas semanas supone un gran impulso para la candidatura de Saunders. Es más, señala que según fuentes de la liga el crédito que obtendrá por su labor y la genial versión de Towns es tanto como para compensar el golpe de volver a la lotería del Draft.

Entonces, ¿es seguro que se convertirá en entrenador jefe de pleno derecho con los Wolves? No. Lo único que no deja lugar a dudas es que está bien situado y que el hecho de tener de su lado al jugador franquicia tiene mucho peso. Hace tres años Minnesota apostó por dar el banquillo a un técnico con bagaje. Ahora podrían optar por crear una cultura con un chico de la casa; un entrenador de 32 años que pasó su etapa universitaria en Minnesota y que desde 2014 forma parte del staff de los Timberwolves.

(Fotografía de Gregory Shamus/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Popovich, obligado a cambiar su forma de entrenar

Duelo de candidatos al MVP: los Bucks de Giannis doblegan a los Rockets de Harden

Siguiente