Kawhi Leonard es traspasado a Toronto Raptors por DeMar DeRozan

El enigma de está resuelto. Y quizá, para muchos, no haya sido lo más apropiado. Leonard ha sido traspasado a los a cambio de , en una operación que incluye a Danny Green, quien pone rumbo a Canadá junto con el propio Leonard y a Jakob Poeltl, que cambia los Raptors por San Antonio. Además, los reciben una primera ronda protegida del Draft de 2019 (puesto del 1 al 20) que después de un año se convertiría en dos segundas rondas. La información de las negociaciones entre ambas franquicias fue adelantada por Shams Caharania, para Yahoo Sports, si bien la confirmación del traspaso ha llegado vía Adrian Wojnarowski, para ESPN.

La opción de los Raptors había ganado enteros a principios de esta semana cuando con los Lakers descartados, la entidad de Ontario aparecía como gran candidata a asumir el contrato de Leonard. Pero para ello Toronto debía deshacerse de una de sus dos estrellas: DeRozan o . Finalmente fue el primero, al que se une en la salida de Toronto Jakob Poeltl. OG Anunoby, petición expresa de los Spurs, no ha sido incluido en el paquete rumbo a Texas.

Desde primera hora de este miércoles 18 de julio se empezaron a oír tambores de traspaso y luego las palabras de DeRozan en Instagram, a quien habrían informado a última hora de ayer martes de todo, enseñaron el camino de lo que iba a suceder. “Te dicen una cosa y acaba pasando otra. No se puede confiar en ellos. No hay lealtad en este juego, te venden rápido por casi nada. Pronto lo entenderéis. No molestar”.

La situación de cada jugador: Leonard

Leonard era candidato desde este 16 de julio a firmar un contrato por el máximo, pero solo podría hacerlo si permanece en San Antonio, algo que ya no sucederá. Ese acuerdo por el máximo hablaba de 221 millones de dólares y cinco temporadas. En cualquier otro destino, el tope económico que puede amasar Leonard es de 190 millones de dólares.

Con Leonard traspasado, el jugador tendrá ahora que esperar seis meses para suscribir una extensión con los Raptors si así lo desea. Esa extensión, que entraría en vigor para la 2019-20, tendría como tope la cantidad de 108 millones de dólares y cuatro temporadas. No puede optar a más en este contexto de traspaso. No obstante, según ESPN, Leonard ha filtrado que no quiere jugar en Toronto, por lo que todo apunta a que ejercerá su player option y será agente libre para la 2019-20.

Y aquí aparecen otras opciones más suculentas para su porvenir, pero alejadas igualmente de los 221 millones de San Antonio: la citada opción de que salga a la agencia libre en el verano de 2019 y renuncie al curso de contrato que le queda en Canadá, fruto de su acuerdo original con San Antonio, el firmado en 2015 y que recoge 21,3 millones de dólares para la 2019-20. Decimos que Leonard podría hacerlo mediante la player option y convertirse en agente libre. En este contexto, los Raptors podrían ofrecerle un máximo de 190 millones por cinco años.

Leonard también podría cambiar de nuevo de aires en 2019 y firmar por otra franquicia con espacio salarial suficiente. Aquí el límite serían 141 millones por cuatro cursos. Al no desear, en principio, estar en Canadá, todo apunta a día de hoy que este camino de los 141 millones sería el que pudiera tomar Leonard. Los Lakers quizá no estén tan perdidos de vista, solo que se ha retrasado todo un poco. Aunque esto da muchas vueltas-

A todo ello hay que unirle que por muy bien que lo hiciera en la 2018-19 con Toronto y obtuviera alguna presencia en los quintetos All-NBA, no podría ser candidato a firmar por el máximo si saliera de los Spurs.

DeRozan: contrato largo

Los nueve cursos como profesional que atesora en su carrera se los ha pasado DeRozan en los Raptors. Una etapa que llega a su final. La situación contractual de DeRozan es a priori menos complicada que la de Leonard y tiene menos aristas. DeRozan renovó por Toronto el 14 de julio de 2016. Lo hizo por cinco campañas y un total de 139 millones de dólares. Le quedan tres cursos de acuerdo, a razón de 27,7 millones de dólares cada uno, aunque el 2021-22 está sujeto a player option.

Antes del traspaso y para la 2018-19 tenía firmados Toronto 134 millones de dólares en salarios, por lo que eran pagadores del impuesto de lujo, una factura que rondaría los 20 millones de penalización. La alta nómina de DeRozan y la de Lowry, 31 millones el próximo curso, apuntaba a la salida de uno de los dos si se deseaba dar cabida a los 20,09 millones de Leonard para la 2018-19. Todas las miradas apuntaban a DeRozan. Y así ha sido.

Danny Green, por su parte, seguirá siendo compañero de Leonard, pero en una ciudad diferente. Green ejerció su opción de jugador el pasado 25 de junio y por valor de 10 millones de dólares para la 2018-19. Será agente libre en 2019, por lo que si lo fuera Leonard también, Toronto liberaría 30 millones de espacio salarial en un mercado tan crucial como se presupone que será el de 2019.

Jakob Poeltl tiene firmados 2,94 millones con vistas al curso que entra. La 2019-20 y los 3,7 millones que refleja están sujetos a una Team Option que ahora tendrán que ver los Spurs si ejecutan o no. La decisión, a principios de otoño.

Toronto gana la partida por Leonard… al menos por un año

Varios equipos, incluidos Los Angeles Lakers, Los Angeles Clippers, los Boston Celtics y los Philadelphia 76ers, surgieron como pretendientes desde el momento en que Leonard manifestó su deseo de salir de los Spurs. Sin embargo, Toronto asomó en los últimos días como un candidato que ganó fuerza porque, a ojos de varios ejecutivos de la liga con los que ha hablado Charania, los Raptors eran los que presentaban una mejor propuesta. Y ha ganado la puja

Leonard no tiene derecho a vetar ningún traspaso. Para ello, un jugador de la NBA que desee incluir esa cláusula en su contrato debe llevar 8 temporadas de trayectoria en el momento de la firma. En 2016, cuando DeRozan prolongó su vinculación en Toronto llevaba 7 campañas en activo, las que iban desde la 2009-10 a la 2015-16.

Repetimos que si Leonard dejara los Raptors y entrara en el mercado del verano de 2019 para enrolarse a otra franquicia, el máximo que podría firmar sería de 4 años y 141 millones de dólares, según recoge Bobby Marks, de ESPN.

Por tanto, el de California, cuyo deseo inicial era volar a Los Angeles para jugar allí, con la prioridad puesta en los Lakers, deja un buen reguero de millones por ganar en el camino y aterriza en un lugar donde, a priori, solo estará algunos meses.