Se detiene el sueño de Andre Ingram: no tiene equipo NBA


En los últimos partidos de la 2017-18, Andre Ingram, ya saben, después de una vida en la G League, con su debut en esa liga menor en 2007, era llamado por Los Angeles Lakers para disputar los duelos finales ante los Rockets y Clippers. No había nada en juego para los angelinos, pero sí mucho para el de Virginia, quien a sus 32 años se estrenaba en la NBA. Fue el premio de una franquicia, los Lakers, a un trabajador incansable, profesor de física y matemáticas para cuadrar los salarios, y estilete anotador de los South Bay Lakers, el afiliado de los californianos en la G League.

La historia, el cuento de hadas, ya lo conocen la mayoría: Ingram arrolló a los Rockets e hizo uno de los mejores estrenos de un novato en la historia de los Lakers, 19 puntos y 4/5 en triples. La épica la coronó con su despedida del curso ante los Clippers, para terminar con una media en los dos duelos de 12,0 puntos, 3,0 rebotes y 3,5 asistencias.

Con dos noches no era suficiente

Luego, algunas semanas de popularidad toda vez que su relato cautivó a propios y a extraños. Hasta que los focos de su historia se fueron apagando y él regresó a su casa, a Richmond y siguió con sus clases de profesor y sus entrenamientos. Incuso llegó a rechazar una oferta de la NBA para ir a China a contar sus vivencias a cambio de 10.000 dólares. Decía entonces Ingram que eso le separaría del objetivo, que no era otro que seguir en la NBA.

“Lo significaría todo para mí”, declaró en julio el máximo triplista de la historia de la G League (713 dianas) sobre la posibilidad de estar en la plantilla de los Lakers para el primer partido oficial, para el Opening Night. Igualmente le valdría realizar el training camp con los angelinos, empresa en la que estuvo enfocado su agente en los meses de verano.

¿South Bay Lakers?

Pero estamos casi en octubre y ni rastro ni rumores sobre la posibilidad de que Ingram se una a los Lakers, que ya han empezado la pretemporada, o a otro plantel de la NBA.  A pesar de que en la agencia libre algunas franquicias preguntaron por él, la 2018-19 no cuenta en sus filas con Ingram, al menos para la gran liga. De momento, el jugador debe aparcar el sueño de seguir en la NBA, su objetivo real, por el que peleó una década. No obstante,  seguró en su momento que si no entraba en ningún roster no tendría problemas en regresar a la G League, presumiblemente a los South Bay Lakers. Estos, por allanar el camino, ya usan la imagen del jugador para llamar a filas a la afición de cara al inicio del curso.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.