Sean Kilpatrick se une al Panathianikos de Rick Pitino

El escolta llega al cuadro griego hasta final de curso, en la que será su primera experiencia profesional fuera de los Estados Unidos

, escolta de New York de 29 años, ha fichado por el Panathianikos griego, en una apuesta del plantel heleno por reforzar una plantilla que si bien en competición nacional no conoce la derrota, está sufriendo mucho en la Euroliga, donde ahora mismo con un balance de 8-9 son octavos, dueños por tanto del último puesto que da acceso a los playoffs.

Pitino y primera experiencia fuera de la NBA

Antes de Navidades, llegaba al Panathianikos para sustituir a Xavi Pascual en el banquillo y tratar de enderezar el rumbo. El fichaje de Kilpatrick es la continuación en la pista de esa serie de caras nuevas con la que los griegos buscan de seguir vivos en la Euroliga.

Para el escolta de Yonkers será la primera experiencia fuera de Estados Unidos. Formado en la Universidad de Cincinnati, no fue parte del Draft de 2014 y debutó en marzo de 2015 en la NBA con los Timberwolves. Sí, Kilpatrick fue el protagonista de aquella historia en la que Minnesota, asolado por las lesiones, necesitaba un jugador para competir esa noche en Madison Square Garden. Y el propio Kilpatrick fue el elegido, principalmente porque las prisas hacían que se necesitase una pieza que viviera cerca de la Gran Manzana.

Luego, algunos partidos más con Minnesota y un carrusel de contratos de 10 días con Denver y Brooklyn, que luego le extendió un acuerdo más largo y donde vivió su periodo más largo en una franquicia de la NBA, desde febrero de 2016 a diciembre de 2017. Tras ello, contrato dual con los Bucks, y breves estancias en los Clippers y en los Bulls, para cerrar una 2018-19 en la que sirvió a cuatro equipos diferentes de la NBA. Además, ha pasado también por la G League, donde acumula 72 partidos.

El chollo de Chicago

Kilpatrick ha celebrado 157 noches en la NBA, con 10,3 puntos de media. Su mejor etapa llegó precisamente al final, en los partidos postreros de la 2017-18 que jugó con Chicago. Los Bulls necesitaban cubrir salarios para llegar al 90 por ciento del tope salarial que exige la NBA y no tuvieron reparos en darle al exterior un contrato garantizado hasta final de curso por 2,16 millones dólares, más otras dos campañas no garantizadas. Fue despedido en julio.

En 9 partidos con Chicago se embolsó esos 2 millones de dólares y al menos respondió con nivel: 15,4 puntos y casi un 40 por ciento de acierto en triples. Con ofertas de los Celtics, pero solo temporales y sin nada seguro, Kilpatrick amarró los millones fijos de Chicago, hizo caja y ahora emprende con el bolsillo lleno su etapa en Europa.

(Fotografía de portada: Michael Reaves/Getty Images)