¿Son posibles unos Mavs con Dirk Nowtzki de 6º hombre?

Dallas, where amazing could happen. Podría ser. Un ‘no titular’. Aunque observando la tabla, cuesta asimilar.

20 años de Dirk Nowitzki en la NBA

Temporada Partidos disputados de RSTitular
1998-994724
1999-008281
2000-018282
2001-027676
2002-038080
2003-047777
2004-057878
2005-068181
2006-077878
2007-087777
2008-098181
2009-108181
2010-117373
2011-126262
2012-135347
2013-148080
2014-157777
2015-167575
2016-175454
2017-187777

Dirk Nowitzki ha alcanzado las dos decenas de temporadas en la NBA y está a pocas semanas de arrancar su vigésimo primera. 20 años de baloncesto ininterrumpido a primerísimo nivel.

Hacerse con la titularidad, para no volver a soltarla, fue algo que le exigió poco más de veinte partidos en su campaña de novato. Desde entonces, el puesto de ala-pívot de los Dallas tiene nombre y apellido grabado a cincel.

Una odisea que se condensa en 1471 partidos de fase regular y 1440 titularidades. A esos 23 partidos que le hicieron falta para ganarse la confianza de Don Nelson, hay que sumar ocho más; todos ellos como medida de precaución en el retorno de forward tras una difícil lesión.

Podíamos haber puesto directamente el dato, pero observar la tabla en su verticalidad y al completo, sirve para que tomemos aún mayor consciencia del cambio que medita implementar Rick Carlisle en su alineación titular.

Ver a Nowitzki, aún a sus 40 años, iniciar un partido sentado y en pantalones largos sería, desde luego, algo insólito. Pequeña gran revolución.

Por fin hay pívot

​La llegada de DeAndre Jordan, el ‘5’ por el que los Mavs llevaban una eternidad suspirando, puede ser la principal causa que conduzca a Dirk al banquillo.

“Obviamente, DeAndre va a ser nuestro titular en la posición de cinco. Si (Harrison Barnes) vuelve a la titularidad o empezamos de otra manera, todavía no lo tengo decidido”, ha declarado el coach.

Durante los últimos años, fruto de dos variables –la evolución del juego hacia el small ball y un Nowitzki cada vez más estático por los achaques de la edad–, el teutón ha ocupado a menudo el puesto de falso pívot. Con el fichaje de Jordan esa opción se esfuma; al menos como parte del quinteto inicial. “He bromeado con DeAndre diciéndole que va a tener que disputarme el puesto de pívot titular”, ha dicho Robin Hood para Dallas News, dando muestras evidentes de que se toma el asunto con filosofía.

Un único requisito: una bici

De hecho, para el futuro Hall of Famer este cambio solo requeriría un pequeño ajuste a nivel personal. “Tan solo deberemos tener a mano una bicicleta estática, ya que si tras calentar debo sentarme unos 15 o 20 minutos, eso sí puede ser un problema. Pero si en este nuevo papel [con él de suplente], podemos jugar mejor, estoy totalmente de acuerdo con el cambio”.

Los Mavericks, lo pedían a gritos, rejuvenecen. Pero en el proceso de metamorfosis, la figura de Dirk continúa siendo imprescindible. Su sola presencia, ya sea en cancha, en el banquillo o repartiendo Gatorades… ya hace de los Mavs un lugar mucho más especial.

¿El nuevo quinteto?

Y si el quinteto debe ser Dennis Smith Jr., Luka Doncic, ¿Wesley Matthews?, Harrison Barnes y DeAndre Jordan, bienvenido y bien hallado sea.

Así tendremos un novedoso y entrañable placer. Sabedores de que el primer jugador en dar frescura a la rotación de Carlisle será el mejor europeo que ha acogido la NBA en su historia, ¿quién se atreve a decir ahora que los Mavs no tienen profundidad en su plantilla?

Después de todo, con el retiro de Manu Ginobili, la Liga requiere un nuevo/viejo sexto hombre.