Wade fue el instigador de la acusación a Kevin Love

Ha pasado casi un mes desde aquel 22 de enero en el que los dedos apuntaron a . Poco antes, el 20 de ese mismo mes, Cleveland había sufrido una estrepitosa derrota ante Oklahoma City Thunder, partido en el que el ala-pívot apenas jugó unos minutos por enfermedad. Que no participase en el choque no importó en el vestuario, pero sí que se marchase de la cancha antes de la finalización.

Con ese picorcito tras la oreja, se produjo una reunión que acabó convirtiéndose en un cruce de acusaciones entre las que Love fue objetivo de varios dardos. La discusión se centraba en si estaba realmente enfermo y, aún con esa duda, dónde había estado mientras se disputaba el partido.

Solo unas horas después de dicho desencuentro, los informes apuntaron a que había sido el primero en levantar la voz en contra de su compañero. Lo cierto es que el base quería investigar el asunto, pero cuando llegó el entrenamiento del día 22 no fue él quien abrió la caja de los truenos.

Según señala Joe Vardon de Cleveland.com, fue quien interpeló a Tyronn Lue preguntándole dónde había estado Love cuando se marchó de The Q. Lejos de quedarse ahí la cosa, algunos compañeros apoyaron a Flash en su pregunta, lo que terminó desembocando en una riña de la que prácticamente nadie salió indemne.

Cortando de raíz

Hoy sabemos que Wade y Thomas ya no están en el equipo, y puede que así hubiese sido de cualquier forma. Sin embargo, ver a ambos saliendo tras lo ocurrido aquel día toma ahora un tinte de limpieza de vestuario. Wade, un veterano tres veces ganador de la NBA, sabe de sobra que enfrentar a compañeros y entrenadores no sirve de nada, pero quizás creía que todo desembocaría en algo beneficioso. No fue así, al menos en aquel momento, ya que ahora los Cavs parecen haber renacido mientras él ha regresado a casa.