Candidatos al MVP de la Temporada 2018-19

Hoy dará comienzo la temporada regular 2018-19 y es buen momento para dar un repaso a los candidatos para alzarse con los galardones individuales más importantes del curso NBA. Factores como el rendimiento pasado así como los movimientos de mercado producidos este verano se tienen en cuenta a la hora de elaborar y analizar las listas. En esta va la más importante, la que atañe al MVP.

En la 2018-19 Harden defenderá el MVP logrado hace unos meses. Lo hará con la misma camiseta de los últimos años, la de unos Rockets que aspiran a todo. Y cuando decimos todo, esto es el anillo. Tras años y años detrás del galardón, por fin en 2018 La Barba recogió el premio al MVP de la temporada. Un éxito que, no por previsto a lo largo de casi todo el curso, dejaba de ser menos merecido. Con Carmelo Anthony como estilete anotador, al menos es lo que se supone tras su fichaje, y Chris Paul de nuevo en las labores de base, puede ser que Harden vea reducido algo más su protagonismo en la pista. Pero eso es lo que se dijo de él en la 2017-18, tras la firma de CP3, y acabó triunfando con el MVP bajo el brazo.

Es uno de los mejores anotadores en activo del planeta. En contra de sus opciones puede ir el hecho de que ya tiene un MVP, de que ya ha saldado esa cuenta, y de que entonces quizá dosifique y reserve, porque el Oeste se las promete duras y Houston estuvo tan cerca del anillo, que otra cosa que no sea al menos besar unas Finales de la NBA puede sonar a decepción.

Debería ser un fijo en las quinielas hasta el día en que se retire. Ganador de este premio ya en cuatro ocasiones, no son pocos los que señalan que en la 2017-18 el galardón podría haber recaído en su figura por quinta vez. Suya fue una temporada descomunal con los Cavaliers, donde acabó como máximo anotador de la regular season (2.251 puntos) y a los que guió a las Finales de la NBA, de nuevo. Acabó segundo en la carrera por el MVP. Ahora, ha cambiado Ohio por el sol de Los Angeles, para ser el líder de los , a los que todo el mundo espera que El Rey resucite.

A sus casi 34 años James está en plena forma, casi mejor cada día, y la campaña que tiene en el horizonte con los angelinos, donde asumirá el rol de jefe total, le coloca en los puestos altos para optar al MVP. Por eso y porque a uno de los mejores jugadores de siempre, si está físicamente a tope, siempre hay que tenerle en mente cuando se habla de MVP. LeBron no se cansa de ganar y no ha perdido ni una pizca del hambre que le hace ser esa fuerza descomunal del baloncesto. Eso sí, por poner algo de cautela, competirá por primera vez en el Oeste, un territorio más duro en los últimos años que el Este.

Russell Westbrook

Por momentos, durante el pasado curso, vimos al MVP de 2017 ciertamente agotado. Timonel de unos Thunder que nunca terminaron de arrancar del todo, Westbrook parte ahora en la carrera para el MVP con Paul George de nuevo al lado. Por su estilo de juego, que le conduce a veces a quererlo hacer todo y todo, con lo bueno y lo malo que eso conlleva, Westbrook es candidato firme al MVP.

Su manera demoledora de desenvolverse sobre la pista, su persecución del triple-doble y su capacidad para echarse el equipo a la espalda y buscar constantemente el aro, le convierte en un enemigo temible. En su debe, que a veces se empecina demasiado en pensar en él mismo. Y se agota. Incluso así, todo ese empuje le sirvió para llevarse el MVP en 2017 y optar a él en 2018. Los críticos dicen que sus números no son buenos realmente para OKC, pero lo cierto es que casi siempre que The Brodie ha hecho monstruosidades anotadoras y estadísticas, los Thunder han ganado. La lesión que le va a dejar fuera del training camp puede ser una rémora para el inicio del curso. Y es que para la carrera por el MVP todo cuenta desde el primer segundo.

Kevin Durant

Se llevó un MVP en 2014 y no ha vuelto a ganarlo, aunque en el camino ha conquistado dos anillos de la NBA, con sus correspondientes MVP de las Finales. Kevin Durant quizá no tenga esa imagen icónica que otros de sus rivales por el MVP sí tienen, pero de calidad y posibilidades anda a la par. Firmado por los Warriors en 2016 tras el desastre de las Finales ante los Cavaliers, suma dos campeonatos de dos posibles. Su eficacia está probada.

Se le ha resistido el MVP en Golden State, pero lo cierto es que da la sensación de que Steve Kerr, llegado el momento, ha preferido dosificar, rotar, mirar más por las lesiones —Durant tuvo una importante en febrero de 2017— y preservar efectivos para los playoffs, que es donde se juega de verdad lo que importa a los equipos: la gloria del anillo. Incluso así, en una plantilla para muchos invencible a la hora de la verdad, Durantula puede optar al MVP, a pesar de que esa pelea también la tiene en casa, en la figura de Stephen Curry. Las responsabilidades más repartidas de un roster que se conoce de memoria nadan en contra de las opciones de Durant por el MVP. Aunque seguramente no sea su prioridad.

Stephen Curry

Tiene dos MVP de la NBA. Y a nivel individual, salvo el MVP de las Finales, lo ha conseguido casi todo. Del Curry que maravilló al mundo en 2015 y 2016, justo los años de sus MVP de la temporada regular, queda muchísimo. Lesiones de tobillo mediante, que parece que siempre le perseguirán, Curry es uno de los mayores talentos puros, quizá el mayor, de toda la liga. Jugador más maduro, ha caminado en la idea de dosificar y de focalizar la puesta a tono cuando toca, que es en la post temporada.

El hecho de que los Warriors sean cada vez más un súper equipo facilita muchas empresas como la de ganar títulos, pero quizá reduzca las posibilidades de sus jugadores de brillar. Matizamos: de brillar hasta el nivel de un MVP. Porque el listón está alto, Curry puede tocarlo y rebasarlo, pero se prioriza el colectivo. Si después de eso queda sitio para otras metas, Don Stephen es candidato a algunas de ellas. Y ahí claro que entra el MVP.

El 4-0 de la primera ronda del Oeste en los pasados playoffs no debe conducir al engaño en lo que a Damian Lillard se refiere. Estamos delante de un jugador sin cuyo concurso los Blazers seguramente no habrían llegado a la pelea por el anillo hace unos meses. Sí, se quedaron barrios por los Pelicans y a las primeras de cambio, pero casi nada de eso restaña las opciones de Lillard, por primera vez de forma seria en su carrera, de pelear por el MVP.

Es el jugador franquicia de los Blazers y a sus 28 años está iniciando la plena madurez profesional. Lillard estrena su séptima campaña en la NBA y lo hace tras haber sido en la 2017-18 All-Star por tercera vez en su vida. Además, ha repetido promedios anotadores del curso 2016-17 y Portland gira principalmente alrededor de él. Con este caldo de cultivo y tres años más de contrato en RIP City, el Novato del Año 2013 sueña con repetir galardón, pero entre los mayores. De alguna manera, ya sabe lo que es ser el mejor de un curso. Presenta opciones reales. Ser miembro del Primer Equipo Ideal de la 2017-18, junto a unos pocos elegidos como LeBron, Durant, Davis y Harden, debería valer para tomar en serio sus posibilidades. Eso y que fue el cuarto jugador más votado para el MVP 2018. Suficiente, ¿no?

Puede ser su año, si tiene calma y aguanta en los Pelicans. Muchas veces se ha hablado de que La Ceja acabará saliendo de New Orleans. En ese sentido acaba de cambiar de agente, pero como no sea vía traspaso, el corto plazo le ata a NOLA. Y en este contexto, al que nos atenemos para analizar sus opciones de MVP, debemos señalar que tiene bastantes. Para reforzar esta tesis no hay que acudir más que al inicio de 2018, cuando DeMarcus Cousins cae lesionado y un Davis que ya había dado un paso adelante antes, termina pegando una gran zancada. Por él pasó buena porción del juego de los Pelicans: referente anotador, dueño de los tableros, pesadilla rival en la pintura…

Santo y seña de la franquicia, que suspira por su salud, fue máximo taponador de la 2017-18, tercer máximo anotador y miembro del Primer Equipo Ideal además de parte del Mejor Equipo Defensivo. Fue el único en toda la NBA que pudo colarse la pasada campaña en dos quintetos ideales. Un Davis como el visto desde enero de 2018 que sea capaz de mantener ese nivel durante más meses puede hacerse con el MVP. La competencia será dura, pero estamos ante uno de los mejores ala-pívots de todo el globo terráqueo. Y en las votaciones lo tienen en cuenta: para el MVP 2018 fue el tercer nombre más elegido, solo por detrás de Harden y LeBron.

Giannis Antetokounmpo

La progresión del griego asusta, para bien. No ha cumplido ni los 25 años, ni los 24, y lleva ya con este un par de cursos siendo candidato al MVP. Aunque ciertamente, creemos que en el 2018-19 es cuando tiene opciones reales, tras consagrarse en la 2016-17 y convertirse en uno de los más potentes de la liga en la 2017-18. Con mucho margen en su carrera deportiva, optar a un MVP ya es para Giannis Antetokounmpo muchísimo. Quien le quiera criticar puede apuntar que le falta tiro, pero este portento de la naturaleza suple esa carencia de manos, que igualmente ha mejorado con el tiempo, gracias a unas piernas y a unos trenes inferiores y superiores casi imparables.

Milwaukee mira hacia él y en él posa parte de sus sueños de hacer algo importante en el Este. La salida de Jabari Parker le deja todavía un camino más libre del que tenía para dominar en la pista y en su terreno. Fue el sexto más votado para el MVP en la 2017-18. De ahí, hacia arriba. Pocos dudamos de que a este ritmo, y tarde o temprano, acabará con el trofeo en sus manos.

El último de la lista pero no por ello menos candidato. ¿Podría chirriar este nombre aquí si tenemos en cuenta que viene solo de jugar 9 partidos en la 2017-18? Sí. Pero si atendemos a otras razones, no tanto. Por ejemplo, que un Leonard sano es capaz de hacer suyo el MVP. Otra razón de peso es el entorno donde ha aterrizado, Toronto. Presumiblemente llega para un solo año y luego salir a la agencia libre para firmar el contrato de su vida. Por lo tanto, Leonard buscará tener el mejor cartel posible llegado ese momento, julio de 2019.

Y qué mejor manera que obtenerlo haciendo una temporada que recuerde aquella de hace un par de años, cuando solo Curry le superó en las votaciones para el MVP. De cómo encaje en Canadá, destino al que fue enviado desde los Spurs a pesar de que él deseaba irse a Los Angeles, dependerá mucho todo. También hay que ver a Leonard en el Este, teóricamente más liviano y suave que el Oeste. Sin La Garra se hace con la Conferencia y entra con buen pie el MVP no es una cosa de locos. Pero necesita marcarse la temporada de su vida.

¿Echáis en falta los lectores algún nombre que realmente pueda optar a este prestigioso premio que solo han ganado mitos de la competición? Si la respuesta es sí dejadnos vuestras argumentaciones en los comentarios. (En las últimas 10 campañas solo lo han ganado 6 seis jugadores diferentes).