Curiosidades NBA: las franquicias que nunca han tenido el número 1 del draft


Desde 1947 (primera edición) solo seis equipos se han quedado sin la posibilidad de elegir en el primer lugar de la ceremonia.

Una ceremonia mítica. Una noche de ilusión. Una elección que puede marcar la historia de una franquicia. El draft de la NBA es uno de esos momentos que todo aficionado espera y que pese a durar solo unas horas se vive desde años antes. Las futuras estrellas, o los chicos que se esperan que alcancen tal estatus, son seguidas desde su etapa de instituto con minuciosidad tanto por medios de comunicación como los por los aficionados, quienes ponen a veces sus esperanzas en que su equipo consiga el número 1 para así poder seleccionar la pieza deseada. La cuestión es que no todos tienen esa suerte, o acierto, ya que a veces un mal traspaso da al traste con lo que habría sido una fantástica elección.

Comenzando por 1947, año en el que se celebró el primer draft con la elección de Clifton McNeely por parte de los por entonces Pittsburgh Ironmen, vamos a hacer un repaso no a los números uno, sino a aquellos equipos que en 2020 aún no han tenido la opción de hacerse con el jugador que deseaban sin tener que esperar a que otra franquicia dejara pasar a su objetivo. Porque aunque se lleven tantos años de NBA aún son seis las franquicias que nunca han tenido el número 1 en su poder: Denver Nuggets, Indiana Pacers, Oklahoma City Thunder, Utah Jazz, Miami Heat y Memphis Grizzlies.

Como veremos en este recorrido, no todos los equipos señalados iniciaron su andadura en la Liga a la vez. Para ser exactos, los tres primeros abrieron su camino en 1967 mientras que el último, el de Tennessee, no debutó en la competición hasta 1995. Es importante tenerlo en cuenta, pero de igual modo no es determinante, ya que todos ellos han tenido grandes oportunidades en sus primeros años al no tener aún plantillas formadas o asentadas.

Por supuesto, y aunque claro está que es más sencillo conseguir un jugador que cambie la historia de tu equipo con el pick 1, veremos como hay ocasiones en la que se cometen grandes errores estando en tal situación –no hay mejor ejemplo que el draft de Kevin Durant–, y como por contra se pueden encontrar verdaderas leyendas en posiciones bastante más bajas. Vamos al lío yendo por orden de antigüedad.

Denver Nuggets

La franquicia de Colorado se unió a la competición en 1967 y ha estado en varias ocasiones en situación de tener un número 1 del draft que siempre se le ha escapado. En las temporadas 1990-91 y 1997-98 tuvieron el peor balance de la NBA con un balance de 20-62 y 11-71 respectivamente. El tener el mayor porcentaje de opciones para elegir en primer lugar no les sirvió de nada. En 1991 cayeron hasta el cuarto lugar para elegir e Dikembe Mutombo mientras que en 1998 se iban hasta el puesto número tres para hacerse con los servicios de Ralf Lafrentz. A su favor hay que decir que en tales campañas ninguno de los número 1 fueron grandes estrellas. En el 91 Larry Johnson pese a su gran talento se acabó viendo lastrado por las lesiones y en el 98 Michael Olowakandi nunca estuvo ni cerca de las expectativas.

Un draft que sí habría cambiado seguramente la historia de los Nuggets es el de 2003. En una de las mejores camadas de jóvenes talentos que se recuerdan en la Liga, los de Colorado acabaron eligiendo con el número 3 pese a que llegaron a la lotería con el peor récord del curso igualados a Cleveland Cavaliers (ambos 17-65). La suerte sonrió a los de Ohio que se hicieron con LeBron James. A Denver llegó otro fenómeno como Carmelo Anthony, pero a día de hoy está claro que contar con El Rey, aunque fuese en sus primeros años, habría podido cambiar el pasado y presente de la franquicia.

Indiana Pacers

Otra organización histórica que nunca ha elegido el número 1 de un draft. También fundada en 1967, la franquicia de Indianapolis comparte con Denver que pese a haber tenido en dos ocasiones el peor balance de la competición la suerte le ha sido esquiva. Tras 17 años formando parte del torneo norteamericano, los Pacers terminaban con el peor récord de la temporada 1983-84 con 26-56. En aquel draft había jugadores como Hakeem Olajuwon o Michael Jordan; sin embargo, Indiana había traspasado anteriormente el que terminaría siendo un pick 2 a Portland, que eligió a Sam Bowie. Solo un año después, 1985, volvían a tener el peor balance igualados con los Warriors con 22-60. En esta ocasión mantenían su elección, pero en una lotería que pasaría a la historia por los rumores de amaño el número uno, y Patrick Ewing, cayó en New York Knicks y se convertiría en el máximo anotador de la historia de los neoyorquinos. En el dos los Pacers se hicieron con un Wayman Tysdale que solo estaría tres años y medio con ellos.

Para concluir con los de Indianapolis, la casualidad –o el buen scouting– ha querido que los jugadores que han hecho historia en el equipo hayan llegado en puestos alejados del primero. Reggie Miller por ejemplo llegó como número 11 del 1987 –cómo olvidar aquellos ocho puntos en nueve segundos frente a los Knicks–. Más de dos décadas después, Paul George aterrizó como número 10 de 2010.

Oklahoma City Thunder (Seattle Supersonics)

Escuchar hablar de Oklahoma City Thunder puede sonar a un pasado muy cercano –y es verdad– ya que la franquicia como tal denominación no aparece hasta 2008. Sin embargo, se trata de una franquicia con mucha más historia que por mala fortuna o buen hacer sobre la cancha –según se mire– nunca ha tenido ese deseado número uno del draft.

Con el año 1967 como pistoletazo de salida a su historia, los por entonces Seattle Supersonics (luchan por volver a tener un equipo NBA) son una de las dos franquicias que han logrado un anillo (1979) sin haber disfrutado de un pick 1. A diferencia de los anteriores casos, esta franquicia nunca ha terminado con el peor balance de una temporada, por lo que jamás han contado con el mayor número de probabilidades para ser el primero en elegir. Pese a ello, en su historia se han hecho con fantásticos jugadores como Gary Payton, número 2 de 1990 con el que alcanzaron las Finales de 1996. Ya en 2007 seleccionaron a Kevin Durant también con el número 2 y también llegaron vía draft Russell Westbrook y James Harden. En su nueva ubicación, Oklahoma City, repitió Finales en 2012.

Utah Jazz

Estando en la NBA desde 1974 es otro de los equipos que nunca han disfrutado del número 1 del draft, y eso que en hasta dos ocasiones acabaron con el peor balance de la Liga (1975 con 23-59 y 1979 con 26-56). En la primera de las ocasiones no eligieron en el primer lugar tras traspasar su elección a Atlanta Hawks, que seleccionó a David Thompson. Más dolió lo ocurrido en 1979, y sobre todo con el paso de los años. Los Jazz, justo antes de trasladarse a Utah desde New Orleans, cerraban un traspaso con los Lakers para que estos terminasen seleccionando a Magic Johnson… Poco más que decir.

Si lo de Earvin, una leyenda de la NBA, fue un golpe duro, lo ocurrido en 1982 tampoco se quedó demasiado atrás. Los Jazz tenían el pick 3 y apuntaron genial al elegir a un chico de 22 años nacido en París, un tal Dominique Wilkins. No llegaron ni a verlo debutar. Lo traspasaron a Atlanta, donde se convirtió en un Hall of Fame que estuvo 12 campañas consecutivas anotando al menos 20 puntos mientras nos ofrecía enormes duelos con Jordan.

Pero no todo iban a ser malas decisiones o infortunio para los de Salt Lake City. El draft les devolvió poco después lo mucho que les había quitado. En años consecutivos, 1984 y 1985, se hicieron primero con John Stockton en el puesto 16 y justo después con Karl Malone como número 13. Con uno de los mejores dúos de la historia vivieron la época dorada de la franquicia, que solo pudo ser frenada en su carrera por el anillo por el más grandes, por Michael Jordan, quien les derrotó en las Finales de 1997 y 1998.

Miami Heat

Llegados a la NBA en 1988, los de Florida tampoco han tenido la suerte de ser premiados en la lotería del draft con el pick 1. La vez que lo tenían más cerca, por porcentaje de probabilidades, fue en 1989. Era su primer año en la competición y concluyeron con el peor récord al firmar un 15-67. El destino quiso que cayesen hasta el cuarto lugar, un puesto que sin embargo les sirvió para conseguir a Glen Rice, quien realizó seis temporadas realmente buenas con los Heat. El número uno de aquel draft, Pervis Ellison, solo pudo jugar 475 partidos en su carrera por las lesiones.

Miami nunca ha elegido en primer lugar, pero ello no le ha impedido conseguir en el draft al mejor jugador de su historia. En 2003, en uno de los mejores drafts de la historia —si no el mejor— los de Florida conseguían con el pick 5 a Dwayne Wade. Se presenta por sí solo. Flash llevó a los Heat al primer anillo de su historia y consiguió dos más tras la llegada de LeBron James. Con todo merecimiento le han retirado recientemente su camiseta con el número ‘3’.

Memphis Grizzlies

Y dejamos para el final uno de los casos más increíbles, el de los Grizzlies. Aterrizados en la NBA desde la ciudad canadiense de Vancouver, han terminado la temporada regular con el peor balance en hasta cuatro ocasiones sin que en ninguna de ellas les sonriese la suerte. En la primera, 1996, se hicieron con Shareef Abdul Rahim con el pick 3 mientras que Philadelphia lograba en el primer puesto a Allen Iverson. Un años después firmaron un 14-68 que no les sirvió para más que un número cuatro que se tradujo en Antonio Daniels. ¿Y quién el 1? Un tal Tim Duncan… Damos otro salto hasta 1999. En esta ocasión, con el lockout de por medio, decían adiós al primer lugar para conseguir en el dos a Steve Francis. Sonaba bien, pero el base se negaba a jugar en Vancouver y la franquicia lo traspasó a Houston. Recopilemos. En cuatro años dijeron adiós a Iverson, Duncan y Francis.

Tras varios años en los que mejoraron su rendimiento con la llegada de Pau Gasol, quien se convertiría en uno los mejores jugadores de su historia, en 2007 volvían al pozo de la clasificación con un 22-60 que les colocaba de nuevo en el primer puesto de la parrilla para la lotería. Tampoco hubo suerte y cayeron al número cuatro para elegir a Mike Conley. ¿Qué hubiesen hecho en caso de tener el número 1? Pues he ahí la gran duda. Tenían ya en plantilla al mencionado Gasol y a Stromile Swift para jugar por dentro. ¿Habrían elegido a Greg Oden o a Kevin Durant? Si se hubiesen decantado por el segundo, parece lo lógico, la historia de la franquicia habría sido otra.

Phoenix y New Orleans, recién estrenados

Lo que ahora son seis equipos era hasta 2018 una lista de ocho. Aquel año, Phoenix Suns, otro de los equipos que hasta entonces nunca habían podido elegir por delante de todos los demás, hacía valer su peor balance de la regular season (21-61) para seleccionar con el pick 1 a DeAndre Ayton, un pívot que aún está por hacer pero que ha demostrado muy buenas maneras hasta el momento.

Y de estreno en estreno. En 2019 le tocaba el turno de debutar en la siempre difícil decisión de optar por un jugador cuando todos estaban disponibles a New Orleans Pelicans. En el caso de estos hubo pocas dudas. Con Zion Williamson en liza, un chico llamado a marcar una época en la NBA y que así lo está demostrando, los de Lusiana se lanzaron a por él. No ha podido jugar demasiados partidos en su año de novato por problemas físicos, pero en los que ha estado simplemente ha maravillado.

La otra cara de la moneda

Si hay algo que depende en la NBA en gran medida de la suerte esa es la lotería del draft. Mientras algunos equipos nunca ha disfrutado del número 1 pese a contar con el mayor número de probabilidades –el sistema ha cambiado desde 2018 para luchar contra el tanking– hay otros que parecen abonados a la cara de la moneda. En cabeza de esta lista de los más agraciados aparecen los Cleveland Cavaliers. Los de Ohio se han visto en hasta seis ocasiones con la opción de hacerse con el número uno; es más, lo han tenido en tres ocasiones desde 2011 a 2014, e igualmente lo hicieron efectivo en 2003 para conseguir a uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA: LeBron James.

Tras los Cavs aparecen con cinco elecciones Sacramento Kings y Houston Rockets. Los ahora californianos, bajo la denominación de Royals (primero en Rochester y después en Cincinnati) eligieron en 1960 a uno de los más grandes de la historia, Oscar Robertson. En 1989, ya en Sacramento, patinaron haciéndose con Pervis Ellison, un jugador cuyas lesiones le impidieron llegar a ser lo que prometía. Por parte de los de Texas, estos consiguieron en años consecutivos (1983 y 1984) a Ralph Sampson y Hakeem Olajuwon (Las Torres Gemelas), mientras que ya en 2002 sumaron a su plantilla a Yao Ming.

Con cuatro oportunidades de elegir antes que ningún otro están los New York Knicks, que disfrutaron por última vez de esta ventajosa posición en 1985 para hacerse con Patrick Ewing; Golden State Warriors, que en 1995 eligieron a Joe Smith; Milwaukee Bucks, que en 1969 se haría con Lew Alcindor (Kareem Abdul-Jabbar) para lograr el único anillo de su historia; Portland Trail Blazers, que acertaría enormemente en 1974 con Bill Walton pero tropezaría aún en mayor medida en 2007 con Greg Oden; y Washington Wizards, cuyo último número uno fue John Wall en 2010. Con tres números uno quedarían Los Angeles Lakers (Magic Johnson), Atlanta Hawks, Orlando Magic (Shaquille O’Neal) y Los Angeles Clippers.

Nota: consulta aquí todas las elecciones del draft desde 1988 hasta la actualidad.

(Fotografía de Sarah Stier/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.