Nada de SuperSonics hasta 2025


Como el cuento del haba que nunca se acaba. Que Seattle volverá a albergar un equipo de la NBA, es un hecho tan seguro como que no sucederá en un futuro próximo. Demasiadas trampas por el camino.

Kevin Durant despedía el uniforme verde botella con su actuación más estelar como jugador de primer año. 42 puntos, 13 rebotes y 6 asistencias en lo que sin embargo él catalogó como una velada “triste”.

“Fue devastador como abandonamos aquello, casi en mitad de la noche. Sé que aquellos aficionados llevan anhelando el baloncesto desde entonces”, explica KD diez años después del éxodo a Oklahoma.

Aroma NBA tras toda una década

Sus palabras nacen a raíz de un reencuentro simbólico que tendrá lugar en la noche de hoy entre jugador y antigua grada. Golden State Warriors y Sacramento Kings se reunirán para un nuevo encuentro de preseason en el KeyArena de Seattle, un pabellón que no acoge un duelo de equipos NBA desde junio de 2008.

Jugar allí este partido es fruto principal del esfuerzo y entusiasmo de Rick Welts, presidente de operaciones de los Warriors y oriundo de Seattle a quien, como a tantos, le encantaría ver a los Sonics de vuelta a la ciudad que jamás debió abandonar.

Que esto no haya sucedido ya, no encuentra su justificación en motivos financieros (dos inversores privados se disputaron el pastel) ni de popularidad (solo el hockey, un deporte con menos seguimiento, vende 32.000 abonos por temporada). De hecho, la NBA no es el único deporte que ansía volver a Seattle. La NHL también tiene planeado aumentar su cifra de equipos a 32, y ya ha señalado a la susodicha ciudad como el lugar perfecto para la ampliación. Hay hambre competitiva.

Lo único con lo que no contaba Seattle por aquel entonces era un pabellón aceptable, génesis de su mudanza y y posterior abandono. Por ello, la nueva misión pasaba por reconstruir, a través de la iniciativa privada, el vetusto KeyArena, equiparándolo a los estadios más punteros y modernos; la fecha de finalización del proyecto oscila entre finales de 2020 y despertar de 2021. Pero cuando esto suceda, seguirá faltando el elemento clave. La voluntad.

Silver mira al extranjero

Porque todo los esfuerzos serán en vano si no se acciona la palanca del poder subjetivo en todo esto. El visto bueno del Comisionado es condición sine qua non para que la liga pase de los 30 a los 32 equipos (lo que exige, por lo tanto, no solo a los Sonics, sino a una segunda ciudad con intención de entrar en la rueda. Las Vegas ya sonó entonces).

Al parecer, fuentes de ESPN indican que el interés real por la ampliación cobraría fuerza para el año 2025, cuando toque negociar un nuevo contrato televisivo y sopesar, entonces, el aumento de cuotas e infraestructuras que la Liga podrá soportar.

Cabe añadir, además, un asterisco. Pues que se consensuara finalmente la expansión, no aseguraría a Seattle, en absoluto una de las dos nuevas vacantes. El interés de internacionalizar la NBA va a más en Silver; jugar partidos aislados de fase regular en Reino Unido o México son firme prueba de ello, y el pasado mes de junio, él mismo reconoció que podrían estar interesados en instalar una franquicia en Mexico City, acompañando a Toronto como la segunda ciudad con presencia NBA afincada fuera de las fronteras del país.

Una última opción, más conservadora, para recuperar aquel bello uniforme, pasa por reubicar una de las franquicias ya existentes. Y Memphis Grizzlies, indica ESPN, sería la mejor posicionada (para desgracia de sus aficionados) para ello.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.