Curiosidades NBA: Los campeones con peor récord en temporada regular


Si hace una semanas hacíamos un recorrido por los MVP que no tienen el anillo, ahora vamos a detenernos en aquellos equipos que pese a realizar una discreta temporada regular terminaron imponiéndose en playoffs para proclamarse campeones. Empezando la recopilación de datos por 1947 (primera temporada NBA) iniciaremos este repaso histórico detallando las nueve ocasiones en las que un equipo ha sido capaz de hacerse con el triunfo final habiendo ganado menos del 60 por ciento de los partidos de regular season. Tras ello, veremos como la tendencia a terminar siendo el mejor desde la sombra ha ido variando con el paso de las décadas. Vamos al lío.

1978. Washington Bullets 44-38 (53,7%)

Hasta el final de los años 70 hay que remontarse para encontrar líder de esta clasificación. Nos trasladamos exactamente a la temporada 1977-78 para recordar el título que ganaron aquel curso los Washington Bullets. Bajo el liderazgo de Elvin Hayes, quien jugaría hasta siete campañas en la capital, y con la no menos importante aportación de otro Hall of Fame como Wes Unseld y del escolta Bob Dandridge, los Bullets sorprendieron a todos cuando se hicieron con el anillo tras acabar la regular season con un discreto 44-38.

Con tal porcentaje de victorias, exactamente un 53,7%, Washington quedó por detrás de dos equipos en la Conferencia Este (Philadelphia 76ers con 55-27 y San Antonio Spurs con 52-30) mientras que en la Oeste mejoraron su registro hasta cinco equipos. Nada de eso les frenó. Llegada la hora de la verdad, acabaron en primer lugar con Atlanta Hawks (41-41) por 2-0, se deshicieron de los Spurs en semifinales de conferencia por 4-2 e hicieron lo propio con Sixers en las finales de conferencia también por 4-2. Ya en las Finales, ante Seattle Supersonics (47-35) tampoco fallaron para lograr el anillo al imponerse por 4-3 después de ir perdiendo 3-2.

En aquellos históricos playoffs Hayes promedió 21,8 puntos, 13,3 rebotes, 2,5 tapones y 2 asistencias mientras que Dandridge le acompañaría aportando 21,2 puntos y 6,5 rebotes. Y por supuesto brilló Unseld, quien sería nombrado MVP de aquellas Finales.

1958. St. Louis Hawks 41-31 (56,9%)

Viajamos ahora 20 años atrás para encontrarnos con los Hawks de Cliff Hagan y Bob Pettit, un equipo que llegaría a jugar hasta cuatro finales en aquellos tiempos pero que solo pudo batir a los Celtics en una de ellas, la de 1978.

Por aquel entonces, disputándose un total de 72 partidos con solo ocho equipos en liza, los Hawks finalizarían con el tercer mejor balance del curso por detrás de Boston e igualados con los Syracuse Nationals. Ya en playoffs, no tuvieron problemas para plantarse en la final tras superar a Cincinnati y Detroit. Sin embargo, en la serie definitiva esperaban los Celtics, equipo que el año anterior les había dejado con la miel en los labios en siete partidos. Esta vez la historia fue diferente. Con un triunfo para cada equipo, Bill Russell sufrió una lesión de rodilla en el tercer encuentro. En el sexto partido, con 3-2 para los Hawks y jugando en casa, estos no perdonaron.

Hagan, quien pasaría toda su carrera en Saint Louis, promedió en aquella postemporada 27,7 puntos, 10,7 rebotes y 3,5 asistencias. Pettit por su parte aportaría 24,2 puntos y 16,2 rebotes.

1995. Houston Rockets 47-35 (57,3%)

Volvemos al futuro para recordar al único equipo que aparece en esta lista de los últimos 30 años: los Houston Rockets de la campaña 1994-95. Justo tras ganar su primer anillo, los de Texas vivieron una convulsa regular season que solo mejoró con la llegada del veterano Clyde Drexler. Pese a este movimiento, los de Rudy Tomjanovich concluirían el curso con un irregular 47-35 que les dejaba como sextos de la Conferencia Oeste y con hasta nueve equipos con mejor balance que ellos. Esos datos no les frenaron.

Camino de su segundo anillo consecutivo, y bajo la batuta de un enorme Hakeem Olajuwon, los de Texas ganarían en primera ronda a Utah Jazz (60-22), en semifinales a Phoenix Suns (59-23) y en las finales de conferencia a San Antonio Spurs (62-20). Ya en la gran final, no dieron opción a los Orlando Magic de Anfernee Hardaway y Shaquille O’Neal, a quienes barrieron por 4-0 para convertise en el primer equipo de la historia en eliminar a cuatro conjuntos por encima de los 50 triunfos en su camino hacia el anillo.

Olajuwon, por supuesto MVP de las Finales, terminaría aquellos playoffs con un impresionante promedio de 33 puntos, 10,3 rebotes, 4,5 asistencias y 2.8 rebotes.

1947. Philadelphia Warriors 35-25 (58,3%)

Turno ahora para la primera temporada, para el primer campeón. Los por entonces Philadelphia Warriors tienen el honor de ser el equipo que inaugura la lista de los ganadores del anillo, y curiosamente lo consiguieron siendo batidos en temporada regular por hasta tres equipos que tuvieron mejor balance que ellos: Washington Capitols (49-11), Chicago Stags (39-22) y St. Louis Bombers (38-23).

Con el Hall of Fame Joe Fulks como principal estrella, los Warriors se harían con el campeonato tras superar a los Bombers, a los Knicks y a Chicago, ya en la final por 4-1. Como decimos, Fulks fue tan determinante como marcan los 22,2 puntos que promedió en los playoffs.

1948. Baltimore Bullets 28-20 (58,3%)

Solo un año después se repitió la historia. Con los Philadelphia Warriors como víctima en la final, fueron los Baltimore Bullets los que terminarían siendo los mejores del año tras acabar la temporada regular con un 28-20.

Fue una temporada hasta cierto punto extraña, ya que en una diferencia de dos partidos hubo hasta seis equipos; es más, otros dos equipos firmaron exactamente el mismo balance de victorias y derrotas que los del este de Estados Unidos (Chicago Stags y Washington Capitols). Centrándonos ya en los playoffs, en estos los Bullets contaron con Connie Simmons como principal estrella, jugador que llegó desde Boston y que promedió 17,1 puntos en la postemporada antes de irse en 1949 a los New York Knicks.

1969. Boston Celtics 48-34 (58,5%)

Los Celtics no se escapan de esta clasificación. Con un dominio aplastante en los 60, cuando consiguieron nueve anillos en diez años, la campaña 1968-69 fue una de esas en las que todo se arregla a la hora de la verdad, en playoffs.

Pese a acabar la regular season con un balance de 48-34 que les situaba por detrás de cuatro equipos, incluyendo a los Lakers (55-27), los verdes dejaron claro en la postemporada que en aquellos momentos estaban por encima de todos sus rivales a nivel mental. Así, acabaron con las esperanzas de Philadelphia 76ers y New York Knicks antes de dar cuenta de los Lakers de Elgin Baylor, Jerry West y Wilt Chamberlain en las Finales por 4-3.

Sin duda aquellos playoffs fueron una fantástica manera de cerrar su carrera por parte de Bill Russell, quien promediaría en los playoffs 10,8 puntos, 20,5 rebotes y 4,5 asistencias. Junto a él estaba John Havlicek, quien brilló con 25,4 puntos, 9,9 rebotes y 5,6 asistencias por noche.

1975. Golden State Warriors 48-34 (58,5%)

Los Warriors vuelven a hacer acto de aparición. Ya situados en Golden State y con Rick Barry a la cabeza, los californianos rompieron los pronósticos de los playoffs de 1975 no tanto por llegar a las Finales –firmaron el mejor balance del Oeste pese concluir con un discreto 48-34– sino porque en ellas batieron a unos Washington Bullets que parecían imparables tras un excelente 60-22 en regular season. Fue justo al contrario. Golden State no dio opción a su rival hasta barrerlo por 4-0.

Como decíamos, Rick Barry tuvo gran parte de culpa de que aquello ocurriese. El alero firmó una postemporada de ensueño promediando 28,2 puntos, 6,1 asistencias y 5,5 rebotes por noche. La sorpresa fue mayúscula incluso de puertas hacia dentro; tanto es así que se habían programado otros eventos en el Coliseum Arena para esas fechas, por lo que tuvieron que trasladarse al Cow Palace, su antiguo pabellón, para disputar sus últimos encuentros de unas Finales realmente especiales.

1955. Syracuse Nationals 43-29 (59,7%)

Hacemos la penúltima parada de nuestro paseo por la historia con el equipo que dio lugar a los Philadelphia 76ers: los Syracuse Nationals. Con sede en el estado de Nueva York, este equipo compitió en la NBA desde 1949 a 1963, año en el que fue comprado por un empresario para trasladarlo a la ciudad de Pensilvania en la que actualmente reside. Pero no corramos. Toca detenerse en la campaña 1954-55, en la cual fueron campeones.

Con el Hall of Fame Dolph Schayes como estrella, los Nationals acabarían el mencionado curso con un balance de 43-29. No fue un gran récord –entra en los peores de la historia–, pero fue suficiente para ser el mejor equipo de aquel año junto a los Fort Wayne Pistons. Ya en la postemporada, acabarían batiendo justo a estos por 4-3 para lograr el único título de su etapa en Syracuse. Schayes fue su mejor hombre en aquellos playoffs promediando 18,5 puntos y 12,3 rebotes.

1977. Portland Trail Blazers 49-33 (59,8%)

Cerramos esta lista viajando hasta Oregon para recordar el primer título de los Portland Trail Blazers. Con un balance de 49-33 los Blazers fueron el cuarto mejor equipo de aquella temporada regular al verse superados por Los Angeles Lakers (53-29), Denver Nuggets (50-32) y Philadelphia 76ers (50-32). Como vemos las distancias aquel año fueron exiguas, y cuando llegó el momento de la verdad, Portland marcó diferencias.

En primera ronda se impusieron a Chicago Bulls (2-1), en semifinales de conferencia hicieron lo propio con los Nuggets (4-2) y las finales del Oeste no dieron opción a los Lakers (4-0). Ya en la serie definitiva, pudieron con los Philadelphia 76ers de Julius Irving (quien anotó 40 puntos en el sexto partido) por 4-2.

Aquellos playoffs encumbraron a Bill Walton como MVP de las Finales. El Hall of Fame promedió 18,2 puntos, 15,2 rebotes, 5,5 asistencias y 3,2 tapones en aquella postemporada, mientras que Maurice Lucas, llegado tras el draft de dispersión de la ABA, se iría hasta los 21,1 puntos, 9,9 rebotes y 4,2 asistencias.

Evolución década a década

Cerrado el repaso a aquellos conjuntos que se llevaron el anillo sin alcanzar el 60% de triunfos en temporada regular, ahora profundizamos un poco más en las estadísticas para echar un ojo a cómo ha ido cambiando la Liga respecto a sus campeones. Así, hemos separado la historia de la NBA por décadas para sacar el porcentaje medio de triunfos que lograron las franquicias que se llevaron el anillo. Con esa premisa, nos encontramos con que la década con menos triunfo fue la de los 50 con un promedio del 64,08% de victorias, mientras que la que marca el hito al otro lado de la tabla es la de los 80 con un 76,46% de triunfos. La década dominada por Magic Johnson y Larry Bird solo nos dejaría un campeón con menos del 70% de triunfos. Fueron Los Angeles Lakers de 1982, quienes firmaron en regular season un 57-25 (69,5%).

Yéndonos al otro lado de la balanza, y dejando de lado una primera década en la que la NBA estaba en pleno proceso de nacimiento, llama igualmente la atención como los 70 es la única década que baja del 70%, exactamente un 67,78%, desde la que dio inicio a la Liga. En aquellos años se da la curiosidad de que entre 1975 y 1978 hubo hasta tres campeones que ni siquiera alcanzaron el 60% de victorias.

  • 1950-59: 64,08% de victorias de promedio para ser campeón.
  • 1960-69: 72,56% de victorias de promedio para ser campeón.
  • 1970-79: 67,78% de victorias de promedio para ser campeón.
  • 1980-89: 76,46% de victorias de promedio para ser campeón.
  • 1990-99: 74,71% de victorias de promedio para ser campeón.
  • 2000-09: 72,81% de victorias de promedio para ser campeón.
  • 2010-19: 73,91% de victorias de promedio para ser campeón.

Miami, la sorpresa del siglo XXI

Desde que Houston Rockets venciese en 1995 tras quedarse por debajo del 60% de victorias –en su caso un 57,3% con un balance de 47-35–, ningún otro equipo ha tocado el cielo tras una regular season tan floja. Para encontrar un caso parecido, que no igual, hay que remontarse hasta la campaña 2005-06. En aquel curso los Miami Heat habían adquirido a Shaquille O’Neal, y entre él y un excelente Dwyane Wade llevaron a los de Florida hasta el anillo al imponerse en las Finales a Dallas Mavericks por 4-2. En aquellos playoffs, los cuales supusieron el primer campeonato para los Heat, estos no eran favoritos en el Este –Detroit firmó un 64-18–, ni en la NBA –San Antonio y Dallas también alcanzaron las 60 victorias–. Nada de eso les frenó para proclamarse campeones.

(Fotografía de Allsport /Allsport)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.