Curiosidades NBA: los jugadores que han ganado sobre la bocina una serie de playoffs


La NBA es una de las competiciones deportivas más espectaculares del mundo y por supuesto la mejor liga de baloncesto. Bajo esa premisa, las acciones espectaculares se acumulan en cada temporada hasta el punto que vemos numerosas canastas que se guardan en nuestra memoria como momentos míticos, ya no de la campaña en cuestión, sino de la historia de la Liga. Entre esas jugadas de enorme valor se encuentran sin duda aquellas que definen los partidos, esas que dan la vuelta al electrónico cuando la presión más aprieta. Siguiendo esa pista, y conocedores de que esos puntos sobre la bocina se han repetido en numerosos encuentros, en esta ocasión vamos a ocuparnos únicamente de aquellas acciones ‘at the buzzer’ que definieron una eliminatoria de playoffs al clasificar al equipo que lograba la canasta. Sí, toca hablar de esos jugadores que cerraron sobre la bocina una serie de la postemporada, lo cual hacemos en orden cronológico desde el presente al pasado. Empezamos.

Kawhi Leonard

Como decía, empezamos casi por el presente. Hace algo más de un año Kawhi Leonard situaba a los Toronto Raptors donde nunca antes habían estado con una canasta que hizo contener el aire durante segundos a todo un país, a Canadá.

En el séptimo encuentro de una fantástica serie el ya dos veces MVP de las Finales tenía en sus manos citar a los Raptors con Golden State en la serie definitiva, y no falló. Agarró el balón a falta de 4,2 segundos y corrió hacia la esquina mientras era perseguido por Ben Simmons y Joel Embiid. Tal fue la presión que tuvo que lanzar mucho más bombeado de lo que acostumbra… Pero la moneda cayó de cara. Tras tres botes sobre el aro, el balón acabó dentro llevando el júbilo a todo un país y a una organización que pocas semanas después se proclamaría campeona de la NBA.

Damian Lillard

Uno de esos jugadores cuyo nivel siempre está por encima del reconocimiento que recibe. Damian Lillard, alma de los Portland Trail Blazers, es el único jugador junto a Jordan que ha logrado dos canastas sobre la bocina para ganar una serie de playoffs, la primera contra Houston Rockets y la segunda ante Oklahoma City Thunder –ambas espectaculares–.

Corría el año 2014 cuando los Blazers se veían las caras en primera ronda con Houston. Porland disputaba el sexto partido en casa y perdía por dos puntos ante los Rockets. Todo parecía encaminarse a un séptimo partido en Texas que sería muy duro para los de Oregon… Pero apareció Lillard. Con solo ocho décimas en el electrónico fue capaz de zafarse de su defensor, agarrar el balón y meter un triple limpio que hizo estallar al por entonces Moda Center. Esta debería haber sido una de las imágenes más recordadas de su carrera, y así es; la cuestión es que cinco años más tardes, exactamente en los pasados playoffs de 2019 ante OKC, repetía tal hazaña en esta ocasión anotando un triple desde 10 metros ante la incredulidad de Paul George para definir la serie en cinco encuentros. Impresionante Lillard.

John Stockton

Toca hablar ahora de uno de los más grandes de la historia. No vamos a descubrir a John Stockton. El máximo asistente de la historia de la NBA con 15.806 pases de canasta es toda una leyenda en la Liga y sobre todo en Utah, donde junto a Karl Malone formó una de las mejores parejas que se han visto sobre una cancha de baloncesto, si bien se quedaron sin anillo.

Pese a que su nivel siempre fue altísimo, a los Jazz se les negó la gloria de alcanzar las Finales durante muchos años hasta que este excepcional point guard certificó tal proeza en 1997. En un durísimo partido ante los Rockets en Houston, y con el marcador empatado a 100 a falta de 2,8 segundos, Stockton cogió el balón y lanzó uno de los mejores triples de su carrera para citarse con los Chicago Bulls en la serie definitiva mientras dejaba en el camino a los Rockets de Hakeem Olajuwon y Charles Barkley.

Michael Jordan

Michael Jordan está en todas partes, y con razón. Ya se hable de récords acumulativos o de acciones puntuales, la leyenda de los Chicago Bulls se cuela en todas y cada una las listas. Y esta, una en la que se trata de dar la puntilla al rival, no es una excepción.

Jordan, de quien poco hace falta hablar tras la emisión de The Last Dancedocumental al que hemos hecho un especial seguimiento–, ha acumulado durante su carrera hasta nueve canastas sobre la bocina. De ellas, dos sirvieron para dejar al rival eliminado. Ocurrió tanto en la primera ronda de playoffs de 1989 como en las semifinales de la Conferencia Este de 1993; y curiosamente, en ambas oportunidades tenía ante sus ojos a los Cleveland Cavaliers. En la primera ocasión, en 1989, los Bulls perdían de un punto a falta de 3 segundos. Jordan, quien acabaría con 44 puntos, cogió el balón y voló ante la mirada de Craig Ehlo para poner el 3-2 en la eliminatoria. Exacto, era anotar o irse a casa. Cuatro años después, en 1993, un Jordan ya dominando volvía a dar el golpe definitivo a los de Ohio en el último suspiro para certificar el barrido po 4-0 en el camino del que sería su tercer anillo. Al play y a disfruta.

Ralph Sampson

El milagro de Ralph Sampson. Así se recuerda la canasta que logró el jugador de los Houston Rockets en el Forum de Los Ángeles un 21 de mayo de 1986. Con los de Texas dominando la serie por 3-1 el quinto partido marchaba empatado a 112 cuando quedaba un solo segundo para su conclusión. Todo hacía presagiar que la prórroga era inevitable, pero Sampson tenía otros planes. Recibiendo un pase de Rodney McCray estando de espaldas a canasta, Sampson recogió el balón en el aire y lo lanzó de espaldas al estilo voleibol para que la pelota entrase dramáticamente tras rebotar en el aro. Con esa canasta los Rockets se metían en unas Finales que terminarían perdiendo 4-2 ante Boston Celtics. Y es que Sampson fue un enorme jugador que dejó grandes momentos en la historia de la NBA.

Derrick Mckey

Otra canasta decisiva en los años 80, exactamente en 1989, fue la Derrick McKey ante los Houston Rockets –sí, los de Texas parecen abonados a ser eliminados en el último suspiro–.

Disputándose el cuarto partido de la primera ronda entre ambos, los Seattle Supersonics dominaban por tres puntos a falta de pocos segundos. Sin embargo, un triple cuando restaba un único segundo parecía hacer inevitable la disputa de un tiempo extra para dilucidar el ganador. No fue así. En una de las acciones más recordadas de la historia de la NBA, Derrick McKey recibió un pase de un saque desde el medio campo para anotar una bandeja que dejaba hundida a la afición de los Rockets. En cuanto a Seattle, el júbilo por la clasificación duraría poco, ya que en la siguiente ronda serían eliminados por los Lakers.

Jo Jo White

Vamos ahora con la nota más curiosa de este artículo. Hasta el momento hemos visto diversas canastas desde diferentes posiciones para que un equipo cerrase una eliminatoria. Sin embargo, lo que hizo Jo Jo White el 12 de abril de 1974, no ha vuelto a repetirse.

Con el encuentro empatado a 104 ante los extintos Buffalo Braves de Bob McAdoo, la última posesión del encuentro correspondió a los verdes. Después de que un compañero recibiese un tapón la bola cayó en manos de Jo Jo White, quien sin tiempo para pensar se vio con la pelota en sus manos. Este se dispuso a lanzar justo sobre la bocina, pero mientras tiraba recibió una falta que coincidía con el final del tiempo del partido. Los árbitros decidieron concederle dos tiros libres sin dar tiempo alguno de reacción al rival. White no falló y dio la victoria a Boston, que terminaría cayendo en las Finales ante los Bucks de Kareem Abdul-Jabbar por 4-3.

Tom Heinsohn

Cerramos este repaso yéndonos hasta 1960, año en el que Tom Heinsohn –ocho veces ganador de la NBA con Boston Celtics–, dejó por el camino a los Philadelphia Warriors de Wilt Chamberlain clavando una icónica canasta at the buzzer en el sexto partido de tal eliminatoria.

Con el partido empatado a 117, Heinsohn, quien venía de promediar 21,7 puntos en la temporada regular, conseguiría los dos últimos puntos de sus 22 totales en el 24 de marzo de 1960 para dejar sin aliento a un equipo que contaba con un pívot que hizo en tal eliminatoria 30,5 puntos y 27,5 rebotes. En declaraciones al Saturday Evening Post, uno de los mitos de los grandes Celtics de los 60 recalcó que ese momento supuso “la mayor emoción que he tenido del baloncesto”.

Datos extraídos de sports-reference y The Ringer.

(Fotografía de Steve Dykes/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.