Curry y Durant, dos MVPs en perfecta sintonía


“¿Y qué pasa con Stephen Curry tras no hacer un gran partido en el Game 4 y jugar hoy como un grande? 15 tiros libres, 10 asistencias, 34 puntos. Decid lo que queráis de él, pero ha jugado como un grande toda la serie”. Nada más ganar su primer anillo, Kevin Durant se deshacía en elogios hacia Stephen Curry, el compañero con el que lleva compartiendo vestuario desde hace menos de 12 meses y con el que ha ganado un título de la NBA en la primera temporada juntos.

Durant ha sido el MVP de las Finales tras promediar 35,2 puntos, 8,4 rebotes y 5,4 asistencias y no bajar de la treintena en los cinco partidos ante Cleveland. El alero ha estado magnífico y ha sido el mejor de su equipo, lo que le ha hecho ser merecedor del MVP de forma unánime, pero eso no ha implicado que Stephen Curry haya estado mal. Simplemente que ha sacrificado parte de su juego por el triunfo colectivo pese a que estas eran las Finales a las que mejor llegaba y tenía la oportunidad de sacarse una espina.

Curry, que tuvo un discreto cuarto partido, ha terminado las Finales promediando casi un triple-doble: 26,8 puntos, 9,4 asistencias y 8 rebotes con un 39% de acierto en triples. No fue el mejor, pero no hizo falta. “Mucha gente ha dudado de él y esperaba que fallara y que yo fallase, que fallásemos como grupo”, explicaba Durant en rueda de prensa tras proclamarse campeón, “pero lo que ha sido una constante en nosotros ha sido la diversión por jugar. He aprendido mucho de él”, añadió Durant.

Curry se unió anoche a una lista de grandiosos jugadores capaces de ganar al menos dos MVPs y al menos dos títulos como Bill Russell, Kareem Abdul-Jabbar, Michael Jordan, Magic Johnson, Tim Duncan, LeBron James, Larry Bird y Wilt Chamberlain, pero también ha de conformarse con estar junto a Karl Malone como únicos hombres con dos MVPs y al menos tres Finales sin ganar el MVP de las Finales. Pero a Curry no le importa este dato, él quiere ganar campeonatos y por eso se presentó a una reunión con Durant a principios de julio de 2016, para mostrarle que quería ser su compañero y explicarle como creía que podían encajar.

“Hemos estado cada vez más unidos a lo largo de la temporada y los playoffs”, comentó Durant. “Sabe bien ganar un título con él. Y que haya jugado tan bien. Se lo dije, su energía es lo que nos alimenta. Es nuestro líder. Es nuestro líder. Habla en la pista. Como he dicho 15 tiros libres hoy. 15 tiros libres en el último partido de las Finales, es un grande. Mejor empezad a respetarle”.

Un gran equipo que no fue perfecto desde el principio

El proceso de poner la maquinaría en marcha ha tenido sus altibajos, pero los Warriors han llegado al momento cumbre a pleno rendimiento. Tal vez al principio de año le dieron muchas vueltas, eso sí, pero la camaradería y confianza hizo el resto.

“Tuve momentos complicados a lo largo del año, pero Steph o Draymond me animaban”, reconoció Durant. “Recuerdo que estábamos en Sacramento y acabamos de perder en Memphis perdiendo una ventaja de 20 puntos y Draymond me agarró aparte, cenamos en Sacramento y me dijo que fuese yo mismo, que no me preocupase de nada. ‘Has de ser tu, sigue trabajando, todo funcionará’. Y estaba con problemas en ese momento. Pero tener compañeros que te apoyan, te levantan, eso es todo lo que necesitas en la vida. Es alucinante verlo todo el año y estar ahora aquí con estos tipos, alucinante”.

Curry explicó que hubo un “punto” clave de la temporada, el día de Navidad cuando los Warriors perdieron por un punto en Cleveland. “Entendimos que todos debíamos ser agresivos y ser los jugadores que tenemos dentro y ser nosotros mismos cada noche”, comentó el dos veces MVP. “Llegó un punto en que traté de analizar y controlar la situación asegurándome que todo el mundo estaba contento teniendo tiros, pero tras ese partido del día de Navidad entendí que tenemos jugadores con una inteligencia muy alta y que si podía ser agresivo y hacer lo que hago cada noche, todo fluiría a partir de ahí”.

“Creo que la prueba es lo que hemos conseguido desde ese momento en temporada regular—40 victorias y 8 derrotas—, el 16-1 en playoffs y todo el mundo en su mejor versión de manera conjunta”, añadió Curry, quien se definió “feliz por ser el líder de este equipo que entiende sus metas y que tratamos de hacerlo lo mejor que podemos”.

“Acabamos de empezar”

Lo peor para los rivales de los Warriors no es el segundo título en tres años, sino lo que puede llegar en el futuro. Curry comentó que el nivel de Durant en las Finales había sido “increíble” y que era algo que le parecía de locos teniendo en cuenta “las conversaciones del verano sobre como podríamos funcionar juntos, ser los jugadores que somos y que se convirtiese en realidad en esta eliminatoria”, expuso.

“Así que acabamos de empezar, es algo que queremos seguir haciendo, pero haber hablado sobre ello hace un año y estar en esta posición ahora hace que merezca la pena cada tiro en los entrenamientos y la lucha por superar lesiones”, sentenció Curry. “Me siento feliz por él. Ya puedes llamar campeón a Kevin Durant. Ha puesto mucho esfuerzo en ello y estoy contento por él por cumplir su objetivo y ser mi compañero”.


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.