El debate: ¿se equivocan los Knicks con la contratación de Leon Rose?


Los Knicks no escatiman en gastos en su propósito de construir un proyecto ganador. Aunque de momento no han hecho más que tropezar con la misma piedra de forma reiterada. No funcionó la apuesta por una antigua super-estrella de la liga (Isiah Thomas). Tampoco les fue demasiado bien con una leyenda de los banquillos (Phil Jackson). Ni siquiera un hombre de confianza como Steve Mills ha sido capaz de cambiar la suerte de los Knicks. También probaron con la vía ejecutiva inteligente y experimentada (Donnie Walsh) y el equipo fue capaz de solventar su situación salarial y alcanzar los playoffs. Pero entonces James Dolan lo despidió.

La franquicia neoyorquina ha apostado por lo prohibido: buscar un resultado diferente haciendo una y otra vez lo mismo. Phil Jackson y Steve Mills eran neófitos en lo que se refiere a dirigir las operaciones de baloncesto de una franquicia. Fracasaron. Sin embargo, ambos fiascos no han persuadido a Dolan de retomar el camino del ejecutivo no experimentado. Según varias fuentes de la liga, Leon Rose se convertirá en el nuevo presidente de operaciones de los Knicks. Y con él aterriza otro pez gordo de su agencia de representación CAA Sports, William “World Wide Wes” Wesley.

Rose es uno de los principales agentes de representación de la liga y entre sus actuales clientes se encuentran jugadores de la talla de Joel Embiid, Carmelo Anthony, Kyle Kuzma, Chris Paul, Devin Booker o Karl-Anthony Towns, mientras que LeBron James y Allen Iverson lo fueron en el pasado. Su experiencia, sin embargo, es nula en estos menesteres. ¿Será capaz entonces de cambiar la cultura derrotista de la última década y regalar aires renovados al equipo? ¿No hubiera sido más lógico apostar por una figura ya contrastada aunque eso supusiera esperar un poco más?

Vayamos por partes en este análisis. En primer lugar, Rose se encontrará con un núcleo de jugadores interesantes y hasta siete selecciones de primera ronda en los próximos cuatro años. Con las decisiones correctas, un buen trabajo del equipo de scouting y una pizca de suerte, los Knicks emprenderán el camino adecuado. Una receta que utilizaron los Lakers para atraer a LeBron James y, finalmente, como moneda de cambio para cerrar la incorporación de Anthony Davis. Una versión un poco más diferente se instaló en Brooklyn, donde se construyó una cultura y un equipo que ha terminado por convertirse en el hogar de Kevin Durant y Kyrie Irving.

En ambos casos se edificó una base sólida con la que conquistar cotas mayores. Los Knicks pueden presumir de ser una de las pocas franquicias que pueden aspirar a firmar grandes nombres aún cosechando malos resultados. Pero antes, Rose tendrá que hacer frente a otros grandes retos dentro de la plantilla, desde solucionar el futuro a largo plazo de jugadores como Kevin Knox, Frank Nkitilina o Dennis Smith Jr., hasta la primera decisión en el draft. Además, todavía queda por zanjar el asunto del nuevo entrenador, donde no se pueden permitir más errores.

Así, es fundamental que se produzca un cambio de chip dentro de la cultura del equipo y levantar los cimientos. Los Nets y los Clippers hicieron ese trabajo, dejando atrás la etiqueta de hermano pobre en sus respectivas ciudades. Pero los Knicks requerirán una dosis aún mayor de paciencia, movimientos inteligentes, mucho trabajo y un poco de fortuna. Una presión que puede pesar de forma asfixiante sobre Rose.

Para finalizar, rompamos una lanza a su favor. Ya hemos comprobado como Bob Myers en Golden State ha roto con el prejuicio de que un agente no puede triunfar como directivo en la NBA. Rob Pelinka, en la cercana ciudad de Los Ángeles, está trabajando de manera fehaciente para lograr algo similar. La figura del agente cuenta con una ventaja de la que no pueden presumir el resto de componentes que conforman las oficinas. Rose comenzó en lo más bajo de la pirámide de la industria y poco a poco se hizo un nombre. Escalón a escalón. Por el camino, cientos de contactos y jugadores, los cuales, ahora podrían mirar la ciudad de Nueva York con un mayor interés. Entiende la estructura de la NBA, conoce el mundillo y sabe cómo trabajar dentro del vertiginoso ritmo de las oficinas. Si le permiten actuar sin ningún tipo de intromisión y le rodean de su círculo de confianza, los Knicks presentan grandes papeletas para volver a estar en el mapa baloncestístico.

No obstante, mi reacción natural es similar a la de muchos otros. Nuestros ojos no dejan de posarse en lo más alto de la jerarquía institucional de la franquicia. Allá donde se sienta el impaciente James Dolan, quien ha querido solucionar ya la nefasta situación sin esperar a que se puedan poner a tiro otros grandes nombres de los despachos (Ujiri, Presti o Morey). Muchos aficionados han pedido que venda el equipo. Y quizá sea esa la única solución real a todo esto.

Queremos saber tu opinión

En definitiva, pienso que esta apuesta tan arriesgada solo puede tener uno de los dos siguientes desenlaces: un acierto sublime o un batacazo sin precedentes. Las prisas no suelen ser buenas consejeras y nada hubiera pasado por esperar un poco más antes de tomar una decisión, ya bajo la tranquilidad del periodo estival. Pero vamos a lo importante, tu opinión, querido lector. ¿Crees que han hecho bien los Knicks con su apuesta por Leon Rose?, ¿deberían haber contratado a alguien más experimentado o el riesgo está completamente justificado?, ¿vuelve a pecar James Dolan de impaciente o, incluso, de incompetente?

Estamos encantados de poder conocer tu postura al respecto. Déjanos tu opinión en la caja de comentarios. ¡Te leemos!

(Fotografía de portada de Chris Trotman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.