El espíritu de Kobe Bryant en estos Lakers 2019-20


Hay que ver la perra que tienen los Lakers 2019-20 con ser enviados de Kobe Bryant para devolver la gloria a la organización angelina.

El último episodio de esa espumosa narrativa se vivió el pasado domingo. El equipo de Frank Vogel enredó por encima de sus posibilidades en la segunda parte y cerca estuvo Denver de sustraer el triunfo en el último momento. Pero Anthony Davis y su game-winner —primer triple ganador de playoffs para los Lakers desde Kobe en el año 2006— llegaron para echar el candado a tiempo.

“¡KOBE!”.

Es lo que gritó Davis, ipso facto, tras sacar del agujero a los suyos y recibir el correspondiente achuchón de sus camaradas. Eso nos vuelve a dar una idea de lo profundamente identificados que estos Lakers se sienten con Bryant y su legado.

Sobre todo desde que comenzaron los playoffs, la narrativa de Kobe y de la mentalidad Mamba están tan presentes que resulta hasta emocionante. Es algo personal para los jugadores. Como si actuasen para honrar su leyenda y para hacerle sentir orgulloso.

“Queremos encarnar lo que Kobe representó y honrar su memoria. Obviamente, habrá algunos partidos en los que lo sentiremos más que en otros; como cuando tenemos ese uniforme puesto, creo que entonces lo sentimos más que nunca. Ese tiro [el de Davis] lo habría firmado Kobe Bryant. Para mí, Davis viniendo, levantándose en suspensión así, recibiendo y tirando con el partido tan igualado y en el momento más importante de la temporada y acabando en canasta… Sí, fue un Mamba shot“, resumía Frank Vogel a término del Game 2 de las finales del Oeste.

La sintetizaba el técnico pero todo el vestuario está a muerte con semejante idea.

Jugadores y entrenador entienden perfectamente la misión. Todo se reduce a conseguir el título y realizar la máxima ofrenda posible a la figura del ‘8’/’24’.

Por supuesto, los uniformes Black Mamba City Edition son reclamo inigualable para invocar tal discurso en el vestuario. La camiseta cuenta con un recuerdo a Kobe y Gianna Bryant, también difunta hija de la leyenda púrpura y oro.

Algunos miembros de la plantilla llegan a tal superstición que se han calzado las Kobe V Proto 5x Champ de Nike a propósito para tener de su parte a la corte celestial de la franquicia.

Así que el atuendo no engaña. Estos Lakers piensan en Kobe todo el tiempo.

“Kobe está con nosotros en todo nuestro viaje este año. Solemos decir Mamba on three cada día en los entrenamientos, cada vez que estamos juntos, y seguiremos intentando representar lo que él representó y honrando su memoria”, añadía Frank Vogel.

Es como si quisieran decir: ‘Kobe, que esta va por ti’.

Davis, Vogel y la camiseta

“No solo yo, todo el equipo piensa en él todo el tiempo. Decimos Mamba on three sabiendo que está con nosotros. Sabiendo que no solo estamos jugando para la organización, sino también para él. Le estamos representando a él también. Especialmente en esta camiseta. Con ella, siento que jugamos en su nombre. Con ella siempre queremos ganar. El coach dijo ‘mirad las camisetas que lleváis. Él [Kobe] habría hecho grandes jugadas con ella. Así que es nuestro turno de hacer grandes jugadas’. Solo viendo el uniforme y el entrenador diciendo eso, es un recuerdo constante de que Kobe está con nosotros. Y de que tenemos, de alguna manera, su espíritu con nosotros en esa camiseta”, podía agregar Anthony Davis y se hizo eco el portal Lakers Daily.

De veras, pelos como escarpias.

Los jugadores y toda la franquicia lo sienten de manera muy profunda. También una figura superior como la de LeBron James.

“Poder continuar con su legado es algo que me llega del todo”, pronunciaba el Rey hace semanas.

Es más que emocionante, conmueve en cierto modo, lo presente que tienen estos Lakers la figura de Kobe Bryant. Y de momento les ha servido para estar a dos victorias de las 32º Finales de la NBA en la historia de la organización.

Además, existen otros puntos coincidentes en estos playoffs para recordar la figura del venerado Bryant. Como que dos jugadores de los Lakers —LeBron y Davis— formen parte del mejor quinteto de la temporada por primera vez… desde (¡EQUILICUÁ!) que Bryant y Shaquille O’Neal lo hicieran en la temporada 2003-04. La actual es la 13ª campaña angelina con un binomio en lo más alto.

Otra casualidad del destino: todo esto ocurre en la edición de playoffs en la que un bala como J.R. Smith supera a Kobe (293 a 292) en triples anotados en partidos de eliminatoria. Y jugando en los Lakers. Después de saber eso, podemos creer de todo ya.

LeBron y Davis

Por adjuntar más datos interesantes de los Lakers y la cruzada hasta las Finales, esta es la 23ª ocasión en la que LeBron James (su equipo) se sitúa con un 2-0 a favor en playoffs. ¿Cuántas veces triunfó después de tal inicio? TODAS. Sí, amigos, la serie está todavía más en chino para los Nuggets.

  • Ganó 4-0 en 12 ocasiones
  • Ganó 4-1 en 6
  • Ganó 4-2 en 3
  • Ganó 4-3 en 1

A James no se la dan con queso; él no toleraría una pájara como la que llevó al hoyo a Clippers o Jazz después de ir 3-1 por delante ante Denver.

Si a LeBron no le van a dar gato por liebre a estas alturas, tampoco a Anthony Davis, aunque esté disputando (solo) sus terceros playoffs. El ala-pívot promedia 29.6 puntos y 11 rebotes en sus primeros 25 partidos de postemporada; y a esa cota solo habían llegado otros cinco jugadores —Elgin Baylor, Wilt Chamberlain, Oscar Robertson, Kareem Abdul-Jabbar y Bob McAdoo—, según el portal StatMuse.

Nada malos presagios de que, hasta el momento, la estrella polar angelina indica el camino correcto.

Por cierto, tendrá que andarse con ojo Davis ante la vigilancia de Paul Millsap. Por extraño que parezca, frente al veterano (35 castañas) de los Nuggets, AD muestra una tarjeta de lanzamiento de 4/13 (30,8 por ciento) en las finales de conferencia. Con Nikola Jokic delante, el escenario amaina hasta un 9/15 (60%).

Así que eso, por muy superior que sea Davis —salta a la vista—, que no subestime la capacidad de alguien que ya peleó en los Tercios de Flandes.

Sello este texto con una muestra de lo bien engrasada que está la maquinaria oral de los Lakers. Mientras otro candidato (caído) como los Clippers se hizo la picha un lío con la montaña a medio escalar, con LeBron y compañía la comunicación interna es especialidad de la casa. “De eso trata este escenario en el que estamos ahora mismo”, decía James tras el Game 2 ante Denver. “En los entrenamientos, en las prácticas de tiro… Hablamos siempre de todos los escenarios posibles: si vamos tres arriba, tres abajo, dos arriba, dos abajo… ‘¿Todavía nos queda una falta por hacer? ¿No podemos? ¿Tenemos tiempo muerto? ¿No lo tenemos? ¿Vamos a ir a toda la cancha, a media pista? ¿Se ha ido fuera de la línea lateral o de la línea de fondo?’ Hablamos de todas esas cosas todo el tiempo. Queremos ser un equipo de campeonato, por eso tenemos que ser capaces de hacer todo eso en tiempo real”.

Desde luego, a comunicación y kilómetros en situaciones límite, pocos ganarán a estos Lakers del espíritu Kobe.

Nota: este es un tipo de artículo de los que publicamos en Extra nbamaniacs. Esta vez lo sacamos en abierto. Suscríbete a Extra nbamaniacs si quieres tener acceso a más contenidos especiales.

(Fotografía de portada: Kevin C. Cox/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.