El Gordon Hayward que necesitan los Hornets


El poco atractivo de un mercado pequeño como el de Charlotte empujó a los Hornets a tirar de chequera y poner 120 millones de dólares sobre la mesa para hacerse con los servicios de uno de los agentes libres más versátiles y deseados de la pasada agencia libre.

Se puede discutir largo y tendido si esta cantidad es acorde a la calidad y las posibilidades que atesora su presencia, pero lo cierto es que Gordon Hayward supone un impulso importante para los Hornets.

El veterano alero anotó o participó en 19 de las 43 canastas anotadas por su equipo para imponerse a los Nets y romper, así, su condición de invictos. Un hito remarcable si tenemos en cuenta que los neoyorquinos se habían impuesto en sus dos primeros compromisos por una ventaja combinada de 54 puntos.

Varios factores confluyeron en este triunfo: el dominio en la pintura, la circulación del balón o el punteo de Bismack Biyombo para entorpecer el tiro en suspensión de Kevin Durant que podría haber empatado el partido. Pero el elemento central que unió todas las piezas fue la presencia de Gordon Hayward, quien supo controlar la ofensiva de los Hornets en todo momento.

“Nos da calma y aplomo”, afirmó el head coach James Borrego al medio The Charlotte Observer. “Él nos asienta en la pista cuando necesitamos una buena y sólida posesión. Una posesión eficiente, siendo capaz de crearla.”

El pasado curso, los Hornets disfrutaban de un núcleo joven y prometedor que han mantenido en esta. Este young-core mostró su descaro para afrontar los instantes del clutch. Sin embargo, carecían de un catalizador capaz de aplicar orden y criterio al impulso y el corazón de los Devonte’ Graham, P.J. Washington, Miles Bridges y compañía. Hayward reúne las habilidades para otorgar esta disciplina y rescatar a sus compañeros de caer en las redes de la mala toma de decisiones en los momentos vitales. Ya sea mediante un tiro desde el mid-range, una penetración a canasta o un pase a una esquina, el ex de los Celtics suele firmar lecturas del juego que se traducen en puntos. “Es un gran jugador ofensivo, ya sea bajo el aro, en el mid-range o en el tiro de tres. Simplemente, abre todo el juego”, reconoció su compañero Graham.

En su cuenta personal, Hayward finalizó el encuentro ante los Nets con 28 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias. Sólo dos de sus 12 aciertos a canasta llegaron desde el triple. Uno de sus puntos fuertes es, precisamente, un tiro de media distancia que corre el gran riesgo –si no lo ha hecho ya– de caer en las garras del baloncesto arcaico, en una NBA que abraza el triple y las canastas bajo el aro.

Borrego es un seguidor de esta eficiencia matemática en el lanzamiento, por lo que está persuadiendo al jugador para que pruebe desde la línea de tres puntos con mayor asiduidad. Sin embargo, los planteamientos que le han propuesto las defensas rivales le han obligado a mantener la apuesta por este recurso.

“No tengo que conformarme únicamente con tiros desde media distancia, porque eso es lo que muchas defensas quieren que hagas. Pero, al mismo tiempo, es una de las cosas que mejor hago. Si está ahí, tengo que ser agresivo y hacerlo. Esos son mis tiros. Y si la defensa los permite, tengo que aceptarlo.”

En efecto, anotar en los últimos cuartos suele ser mucho más difícil, concretamente cuando la diferencia entre ambos equipos es mínima y el reloj aprieta. Los equipos se han adaptado perfectamente a los ataques rivales y preparan jugadas defensivas específicas para neutralizar el clutch.

En estos instantes, Hayward es capaz de generar los ataques, driblar, asistir y anotar, todo ello desde una toma de decisiones inteligente. Un pack de opciones que deberían de ser más productivas a medida que comparta más minutos en pista con sus nuevos compañeros, generando una retroalimentación efectiva. Con una agencia libre tan comprimida y una pretemporada prácticamente inexistente, los Hornets –así como muchos otros equipos– están extendiendo su preparación a estos primeros partidos de temporada regular.

De momento, hay brotes verdes que invitan a un optimismo superior al de temporadas pasadas. En sólo tres partidos, Hayward promedia 22,7 puntos y 7,0 asistencias, mientras que los Hornets han podido lamerse las heridas de los dos primeros duelos con una balsámica victoria contra Brooklyn.

(Fotografía de portada de Jared C. Tilton/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.