El histórico fracaso de Anthony Bennett, el número 1 del Draft 2013

Cuando los Cleveland eligieron a como número 1 del Draft de 2013, fueron tantos ejecutivos, periodistas y aficionados los que se llevaron las manos a la cabeza que era evidente que la selección de Bennett no era ni esperada ni tenía aspecto de ser objetivamente la más adecuada.

El jugador canadiense había pasado los últimos meses antes del Draft lesionado recuperándose de una cirugía en su hombro y no había realizado entrenamientos con ningún equipo ni había asistido al NBA Draft Combine, por lo que su elección, fuera en el puesto que fuera, entrañaba ciertos riesgos.

Pero los Cavs lo hicieron. Tenían el la primera elección del Draft a su alcance y la aparente falta de calidad de la generación de jugadores universitarios de ese año hizo que tomarán una decisión inesperada y hasta cierto punto, osada.

LA TEMPORADA

Bennett, un alero que según las medidas oficiales está en 2,03 metros y 117 kilos -10 kilos más de su peso en UNLV-, se ha mostrado a lo largo de su primera temporada como un decepcionante fracaso deportivo. Terminó su primera campaña con unos promedios de 4,2 puntos, 3 rebotes y 12,7 minutos en 52 partidos jugados con un censurable 36 por ciento en tiros de campo, cifras que se podrían calificar de indignas para un número 1 del Draft.

De hecho Bennett finalizó con un PER de 6,9, el peor de cualquier número 1 del Draft de los últimos 25 años, bastante más bajo que incluso el logrado por en su debut en la NBA, 11,2.

“He aprendido un montón”, dijo Bennett a Fox Sports al concluir su último partido de la temporada. “Obviamente podría haberlo hecho mucho mejor”.

Tras conseguir su primer partido de más de 10 puntos después de 32 encuentros y su primer doble-doble en febrero, Bennett veía algo de mejoría en su juego y tenía ante sí la oportunidad de terminar su año rookie en progresión, pero de nuevo un bajón en su aportación y otra inoportuna lesión truncaron cualquier esperanza.

SUS PROBLEMAS FÍSICOS

Aparte de la comentada intervención quirúrgica en su hombro, Bennett presenta diversos problemas físicos que podrían ser una constante en su carrera.

El canadiense tiene tendencia al sobrepeso por su afición a las pizzas según desveló Yahoo Sports, pero es que además sufre asma y apnea del sueño, dificultades que agravaron su escasa forma física cuando se inició la pretemporada. , su entrenador por aquel entonces, ya puso el foco de atención en su falta de preparación.

“Cada vez que le miro está jadeando”, dijo Brown. “Eso hace que me canse, así que trato de no mirarle. Le he dicho, ‘si necesitas que te cambie, dímelo. Porque no te voy a estar mirando'”.

OTROS HAN CAÍDO POR ÉL

, el General Manager de los Cavaliers el pasado año, fue despedido el 6 de enero. Grant fue el principal artífice de la elección de Bennett, aunque otro hombre que apoyó esta apuesta fue Mike Brown, el entrenador del equipo que también fue despedido cuando concluyó la temporada.

SIN VOTOS PARA EL ROOKIE DEL AÑO Y FUERA DE LOS QUINTETOS DE NOVATOS

La NBA anunció hace unos días los mejores equipos de novatos de la temporada y Bennett no apareció en ninguno de los dos, recibiendo un solo voto para formar parte del segundo equipo. De hecho , un novato que no fue seleccionado en el Draft, recibió un total de 20 puntos incluyendo tres votos para el primer equipo, algo a lo que Bennett no podía aspirar de ningún modo.

Este logro del jugador canadiense de los Cavaliers le convirtió en el quinto número 1 del Draft que no ha logrado formar parte de ninguno de los dos equipos de novatos, uniéndose a los nombres malditos de , Pervis ­Ellison, Danny Manning y Kwame Brown.

¿QUÉ LE ESPERA?

El futuro de Bennett en Cleveland es cuestionable. La franquicia ha obtenido su tercer número 1 del Draft en los últimos cuatro años y tendrá la opción de elegir a un jugador interior que se presenta como el gran favorito en muchos mock drafts, , un pívot rápido y ágil que puede complicar aún más la existencia de Bennett en la plantilla del equipo de Ohio.

De hecho los Cavs tienen ahora mismo tantas opciones sobre la mesa que Bennett podría acabar en cualquier equipo. Cleveland podría intercambiar su elección del Draft -y tal vez a Bennett- por una estrella como con el objetivo de rehacer el equipo y ser un serio aspirante que llame la atención de y éste decida terminar su contrato con Miami Heat para volver a su tierra. Es en esa situación en la que Bennett no tendría ningún futuro en Cleveland.

En cualquier caso la esperanza no se ha perdido totalmente con Bennett. Si entrena duro, sigue perdiendo peso y el equipo que cuente con él le da minutos, puede convertirse en un jugador de impacto.

“Simplemente necesito volver a ser el jugador que fui en la universidad”, dijo esta temporada Bennett al Akron Beacon Journal. “Jugaba con una sonrisa en mi cara. Era divertido, no tenía preocupaciones, corriendo de arriba a abajo. Hay un montón de cosas que puedo intentar volver a hacer”.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Paul George podrá jugar el tercer partido contra Miami Heat

Lester Hudson, MVP de la Liga China, levanta el interés de varias franquicias NBA

Siguiente