Estados Unidos despide con victoria un Mundial para olvidar

Los estadounidenses han concluido la cita de China en séptima posición, marcando así el peor resultado de su historia en los mundiales

Se acabó el Mundial para Estados Unidos. Lo que empezó como un reto en el que demostrar que incluso con una selección ‘C’ eran los mejores, ha terminado en la peor debacle mundialista de su historia: 7º clasificado.

La victoria ante Polonia por 87-74 ha sido más que un triunfo, un alivio. El ganar era ‘lo de menos’. Una vez consumada la eliminación del Team USA de la lucha por las medallas a manos de Francia, el resto de partidos a disputar tenían imagen de castigo; uno que llegaba tras no demostrar en momento alguno la superioridad que se les presuponía. Cierto es que no iban los mejores –ni los segundos mejores–, pero un quinteto con , , Jayson Tatum, Harrison Barnes y Myles Turner (por ejemplo) suena tan bien en China como en la NBA.

Del último partido, el jugado ante Polonia, hay poco que decir. EE.UU. ha mostrado nuevamente una imagen sin brillo acorde a todo el campeonato; eso sí, a estas alturas con algo de justificación, dado que ya no peleaban por nada más allá que el honor de irse con un triunfo. Menos motivos para su irregular desempeño había al inicio del torneo. Con República Checa como primer rival, los estadounidenses no hicieron más que sembrar dudas al no poder despegarse en el marcador hasta bien avanzado el partido. Justo después, con Turquía, solo la ansiedad final de los turcos –traducida en cuatro tiros libres errados de forma consecutiva– les libró de la primera derrota.

El Mundial de Estados Unidos ha acabado en fracaso, pero no por un mal día. Como decíamos, las sensaciones desde el primer salto inicial era que se trataba de un conjunto muy vulnerable, incluso demasiado dado que su roster estaba formado por piezas relevantes en la NBA. Dos All-Star como Kemba Walker y Khris Middleton, un guerrero como Marcus Smart, jóvenes de enorme proyección como Jayson Tatum y Donovan Mitchell… Mimbres había de sobra para hacer mucho más.

Mirando a Tokyo

En un año llegan los Juegos Olímpicos de Tokyo y ya hay favorito: Estados Unidos. No es un secreto que las estrellas de la NBA se toman bastante más en serio la cita olímpica que la mundialista. En China se han presentado con una plantilla lejana a lo que sería un Dream Team tras una cascada de renuncias a la que puso voz C.J. McCollum: “¿Por qué querría ser la cara de un equipo potencialmente perdedor?” Pues bien, esa reflexión puede sufrir un vuelco de 180 grados y convertirse en: ¿Por qué querría perderme la oportunidad de disputar unos Juegos Olímpicos con los mejores? Esa es la conclusión que puede sacarse de las palabras de Draymond Green. El jugador de Golden State Warriors ha sido el primero en alzar la voz para apuntarse a estar en Tokyo; es más, vaticina que irán muchas estrellas. LeBron James, Stephen Curry, Kawhi Leonard… Posiblemente.

Kobe y el fin del absolutismo de USA

¿Se ha acabado el reinado? ¿Tocará sufrir, incluso perder, llevando a los mejores? Esa es la reflexión que hace tras seguir in situ el Mundial de China. El cinco veces ganador de la NBA cree que las fuerzas se han igualado más allá de la plantilla que pueda llevar Estados Unidos. “En USA ganaremos algunos torneos, y también perderemos otros. Y así es como funcionará. Aunque vayan los mejores jugadores, también así vamos a tener retos por delante”, señala en relación al futuro inmediato, haciendo igualmente mención a lo muchos que tuvieron que sudar en 2008 para vencer a España en la final del Juegos Olímpicos.

El análisis de Kobe puede ser acertado hasta cierto punto. Los rivales han podido progresar y acercarse, no hay duda, pero si te encuentras en pista a Stephen Curry, James Harden, LeBron James, Kevin Durant y Anthony Davis, las opciones de que esa mejora del resto de selecciones pueda derrotarles se atisban ínfimas.

(Fotografía de Mark Kolbe/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

Kupchak, sobre Kemba Walker: “Había que dar un paso atrás”

James Harden sigue sin creerse que no ganase el MVP

Siguiente