Keldon Johnson: puliendo el diamante


En San Antonio tienen motivos de sobra para estar entusiasmados a pesar de hallarse inmersos en un periodo de transición e incertidumbre. Los de Texas han dejado atrás aquella histórica racha de 22 presencias consecutivas en los playoffs y miran hacia el horizonte. Y lo que contemplan es esperanzador.

Dejounte Murray está jugando con una mayor madurez, Lonnie Walker IV está lanzando con mayor consistencia tras su salto a la titularidad, Devin Vassell está demostrando la etiqueta de potencial robo del draft y Keldon Johnson está confirmando que el nivel demostrado en la burbuja no era un espejismo. Este último quizá sea una de las perlas jóvenes del roster que mayor expectación está generando. No solo por su talento y su nivel de juego, sino porque las primeras reacciones se han sustentado sobre una muestra de partidos tan reducida que invita al optimismo.

28 encuentros, sí. Quizá una cifra muy pequeña o también una lo suficientemente sustancial para que Gregg Popovich haya visto en él a una pieza vital en el quinteto inicial y a uno de los jugadores con mayor futuro en Texas.

A sus 21 años, Johnson ya está mostrando signos de instalarse como uno de los pilares sobre los que construir el nuevo proyecto de los Spurs. Precisamente, el young core del equipo se condensa fundamental en el back-court, donde jugadores como Derrick White, el propio Johnson o los anteriormente mencionados Walker, Murray o Vassell ofrecen una importante cantidad de alternativas. De momento, el ex de Kentucky está aprovechando la lesión de White para asentarse en el quinteto inicial y superar los 30 minutos por velada. Una relevancia, no obstante, que no es más que la propia evolución natural seguida por el jugador tras destacar en Orlando.

En los primeros once partidos que ha disputado en este inicio de curso, Keldon está promediando 13,5 puntos, 7,4 rebotes, 2,4 asistencias y 1,3 robos por partido. Además, presenta un acierto del 44,6% en tiros de campo y del 37,1% en triples, cifras que plasman, sobre el papel, a un jugador capaz de producir desde distintas posiciones de la cancha.

No obstante, sus buenos porcentajes desde larga distancia no esconden la faceta en la que es verdaderamente peligroso: atacando el aro. Un slasher al uso que azota con furia la pintura para sacar puntos, ya sea anotando directamente o mediante el tiro libre. Desde esta distancia es el segundo jugador más productivo de la plantilla tan solo por detrás de DeMar DeRozan. “Cuando pongo un pie en la cancha y salgo a jugar, soy yo mismo. No intentaré ser alguien que no soy. Solo seré Keldon”, afirmó el sophomore.

Así, Johnson ha bebido directamente de sus acciones conduciendo hacia el aro o drives. Desde este tipo de jugadas genera el 47% de sus puntos. Si bien su valor como slasher es incuestionable gracias a su fuerza y envergadura, su toma de decisiones y versatilidad precisan de pulimiento y mejoría. Actualmente acierta el 49,4% de sus lanzamientos en situaciones de conducción a canasta, muy por debajo del promedio de la NBA (57,6%). Además, sólo el 13,8% de estas acciones terminan en un pase a un compañero y un 2,3% se transforman en asistencias, ambos registros los más bajos de su equipo entre aquellos jugadores con cierto peso en la rotación. En pérdida concluyen el 13,8% de ellas, registro superado por LaMarcus Aldridge (16,7%) y Derrick White (14,3%).

No obstante, no dejan de ser errores corregibles fruto de la edad y una energía por momentos desmedida. Su fortaleza le permite medirse a algunas de las principales torres interiores de la liga sin que sus 196 centímetros de altura supongan una desventaja. No sólo no rehúsa el contacto sino que responde con fuerza bruta, velocidad y verticalidad, ya sea para atacar el aro como para luchar por el rebote. Actualmente promedia 1,6 capturas ofensivas por partido y no ha dudado en luchar de tú a tú con pívots contrastados como Rudy Gobert, Ivica Zubac, Aron Bayes o Jonas Valanciunas. “Siempre está en un nivel alto de competitividad”, declaró Popovich. “Su motor interno es siempre de primera categoría. No tiene ninguna marcha por debajo del máximo, así que su entusiasmo es contagioso.”

La propia tendencia contendrá esta energía e igualará su repertorio de recursos dentro de la cancha. Las constantes penetraciones derivarán en pases al compañero abierto, una selección de tiro diferente, como bien pueden ser floaters, o un mejor control de su cuerpo para sacar más faltas a sus rivales.

Quizá lo más importante a pulir sea su rendimiento dentro de un contexto colectivo. Pasar de un ‘yo contra el mundo’ a ‘el mundo conmigo’. Las tan queridas –y a su vez odiadas– estadísticas avanzadas no dejan bien parado a Keldon Johnson. Los Spurs presentan un net rating negativo con él en pista (-8,7) mientras que este asciende hasta un +11,4 cuando se sienta. Un valor que no depende solo de él pero cuya gran oscilación es necesaria tener en cuenta y que sirve como indicativo del camino que todavía le queda por recorrer para ser realmente determinante.

“El ritmo”, respondió Johnson cuando fue preguntado en qué faceta de su juego se está centrando junto al cuerpo técnico. “No ir siempre a cien millas por hora o a toda velocidad. Sino leer las opciones y ver qué me ofrece la defensa. Y buscar a mis compañeros.”

De momento, en San Antonio se frotan las manos con su nuevo talento. Otro más que aterriza en la franquicia ‘bajo el radar’ tras haber sido seleccionado en la 29ª posición del draft de 2019. Y no pinta nada mal. Sean Elliott, campeón en Texas en 1999, dos veces All-Star y cuya camiseta se encuentra retirada en el AT&T Center, ya ha comparado a la promesa con toda una leyenda como Bernard King. “Ambos son feroces en su juego ofensivo”, declaró Sean en una de sus habituales retransmisiones televisivas.

Keldon Johnson, por su parte, es consciente de la oportunidad que se presenta ante él y ha aceptado el reto. “Esto apenas está comenzando. Afronto cada si cada objetivo conseguido no significara nada. No puedes volverte complaciente. Así que cada vez que ponga un pie en la cancha nunca estaré satisfecho del todo porque siento que siempre puedo mejorar.”

(Fotografía de portada de Tom Pennington/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.