Los 5 mejores jugadores de la historia de los Sacramento Kings


La NBA está suspendida hasta nuevo aviso pero el balón sigue botando en nbamaniacs. De cara a ofrecer el mejor contenido posible a los lectores durante el parón, hemos iniciado varios seriales con contenido único en los que se incluyen el recuerdo de grandes equipos que no lograron el anillo o un repaso a los pabellones NBA.

Siguiendo esa línea, también queremos echar un vistazo a los mejores jugadores de la historia de cada una de las franquicias de la NBA con un top-5 en el que abarcamos desde jugadores que destacaron hace décadas hasta el presente. Ahora toca analizar la división pacífico. Hoy hablamos de Sacramento Kings.

Oscar Robertson

Empezamos por un jugador que vistió en hasta 10 temporadas la camiseta de los Kings –entonces Cincinnati Royals– para convertirse no solo en leyenda del equipo, sino de la NBA. Oscar Robertson, elegido como número 1 del draft de 1960, se hizo en un abrir y cerrar de ojos con los mandos de un equipo al que conduciría hasta los playoffs en seis oportunidades; si bien en esta fase del torneo no fue capaz de llegar hasta las Finales al verse frenado a un paso de las mismas por Boston Celtics en dos ocasiones. A este respecto, especialmente dolorosa fue la campaña 1962-63, en la cual perdieron en siete partidos frente a los verdes pese a que Robertson se fue hasta un promedio de 33,4 puntos, 12,4 rebotes y 8,6 asistencias. Nunca volvería a estar tan cerca con la ahora franquicia de Sacramento.

Más allá de la falta de éxitos colectivos en una década en la que los Celtics literalmente arrasaron, Robertson entró en la historia siendo el primer jugador que terminaba una temporada promediando un triple-doble. Lo hizo en su segunda campaña en la Liga, la 1961-62, al irse hasta los 30,8 puntos, 12,5 rebotes y 11,4 asistencias por partido. Dicha hazaña solo ha podido ser repetida por Russell Westbrook, quien también lo consiguió en los años 2017 y 2018.

Con su número ’14’ retirado por los Kings, Robertson es actualmente el máximo anotador de la historia de la organización con 22.009 puntos y el máximo asistente con 7.731 pases de canasta. Mientras alcanzaba esas cifras era elegido MVP de la NBA en 1964, acumulaba tres MVP del All-Star (disputaría 12 en toda su carrera) y era hasta ocho veces máximo asistente de la temporada. Un jugador mítico que en estos momentos sigue siendo quien más triples-dobles ha hecho en la historia de la NBA con un total de 181.

El dato. Miembro del Hall of Fame desde 1980, en el año 1968 se convirtió en el primer jugador de la historia en liderar la Liga tanto en puntos como en asistencias.

Chris Webber

Viajamos ahora hasta los últimos grandes Kings que hemos disfrutado. Justo antes de acabar el siglo XX, exactamente en 1998, la franquicia californiana adquiría a Chris Webber vía traspaso para abrir un periodo dominado no solo por los buenos resultados del equipo, sino por un verdadero espectáculo sobre la cancha al que pusieron su inestimable grano de arena otros jugadores como Vlade Divac, Peja Stojakovic o Jason Williams.

Centrándonos en Webber, desde que llegó a Sacramento fue el líder de un equipo ganador; tanto es así que en todas las temporadas que pasó con el equipo disputó los playoffs. De todas ellas la más recordada es la 2001-2002. En aquel curso los Kings se plantaron en las finales de la conferencia Oeste contra los Lakers con el factor cancha a favor para terminar cayendo en siete partidos. La serie fue impresionante. Todos los partidos menos uno se decidieron por siete o menos puntos, siendo especialmente espectacular el cuarto, el cual se llevaron los angelinos con un triple sobre la bocina. Superado el dolor por tal eliminación, Sacramento parecía listo para una nuevo intento en 2003. Y lo estaba; el problema fue que Chris Webber se lesionó de gravedad en la rodilla durante el primer encuentro de las semifinales de conferencia ante Dallas Mavericks. Poco a poco la llama del equipo se fue apagando hasta que Webber cambió de aires a principios de 2005.

La importancia de Webber en la historia del equipo se mide por ser el líder de rebotes y tapones en playoffs, así como el segundo máximo anotador tras Robertson. Con esa dinámica no extraña que fuese elegido cinco veces All-Star (cuatro con los Kings), así como para el mejor quinteto de la NBA en 2001. Su camiseta está retirada por la franquicia.

El dato. En su primera campaña con los Kings, la 1998-99, fue el máximo reboteador de la NBA al promediar 13 por encuentro.

Jack Twyman

Llegamos ahora al único miembro de esta lista que pasó toda su carrera en la franquicia. Elegido en segunda ronda del draft de 1955 por un equipo que aún vivía en Rochester, Jack Twyman disputaría hasta 11 campañas con el equipo para vivir seis carreras de playoffs para quedarse a un paso de las Finales en 1963 compartiendo vestuario con Oscar Robertson.

En los 11 años mencionados disputaría hasta 823 partidos para llegar a ser el segundo máximo anotador de la historia de la organización con 15.840 puntos. En ese periodo que se extendió hasta su retirada en 1966, este Hall of Fame sería elegido en hasta seis ocasiones para el All-Star y otras dos para el segundo mejor quinteto de la Liga. Justo en la campaña 1959-60, la primera en la que entró en el mejor cinco de la NBA, firmó un espectacular promedio de 31.2 puntos, 8.9 rebotes y 3.5 asistencias.

Llegados a este punto tenemos que hacer un pequeño inciso apartando las estadísticas y méritos deportivos para hablar de Maurice Stokes. Novato del Año en 1956 y compañero de Twyman desde su debut en la Liga –a la que llegaron juntos–, este chico vio como su carrera quedaba trágicamente truncada en el último partido de la campaña 1957-58. Una mala caída ante los Pistons le hizo quedar inconsciente. Tras el susto inicial los médicos lo reanimaron e incluso acabó el partido. Sin embargo, tres días después sufría un ataque que le hacía caer en coma, siendo víctima de una encefalopatía que afectó a todo su sistema motor que le dejó paralítico. Ante esa situación, y dado que no existía un sistema de pensiones en la Liga, Twyman asumió la responsabilidad de ser su tutor y se ocupó de cuidarlo llegando a crear un evento benéfico para poder hacer frente al altísimo coste de su rehabilitación y vida a partir de entonces. Por ellos, la NBA puso el nombre ‘Twyman-Stokes’ al premio que se concede al mejor compañero del año en la Liga.

El dato. Fue el primer jugador de la historia en superar los 30 puntos de promedio junto a Wilt Chamberlain, ambos en el curso 1959-60.

Arnie Risen

Damos ahora un paso atrás para hablar de Arnie Risen, un jugador hasta cierto punto desconocido pero que fue la estrella del equipo que logró en 1951 el único título que tienen hasta el momento los Kings. Natal de Kentucky, este pívot de 2,06 metros pasó hasta siete temporadas con la organización para ser cuatro veces All-Star, y lo que es más importante, campeón de la NBA.

Nos situamos en la temporada 1950-51, los Rochester Royals, tras acabar la temporada regular con un balance de 41-27, eliminan en primera ronda a Fort Wayne, en la segunda a los Minneapolis Lakers y en las Finales se imponían a los New York Knicks por un ajustado 4-3 que se decidió en un duro séptimo partido en el que Risen se iría hasta los 24 puntos y 13 rebotes. Por entonces no se otorgaba el MVP de las Finales, pero a buen seguro habría sido para él tras promediar en dicha serie definitiva 21,7 puntos, 14,3 rebotes y 2,7 asistencias. Más allá de esa gran actuación puntual, durante su permanencia en la franquicia mostró una regularidad envidiable para marcharse en 1955 a Boston tras promediar 13,7 puntos y 11,2 rebotes. No ha sido el jugador más espectacular de la historia del equipo, pero sí el único que cantó victoria cuando nadie más quedaba en pie.

El dato. Aparece en el top-5 de puntos y rebotes totales de la historia de los Kings en playoffs.

Jerry Lucas

Fueron solo seis temporadas con el equipo, pero qué seis temporadas. Jerry Lucas llegó al equipo en 1963 para mostrar desde ese momento un dominio insultante bajo los aros; no en vano firmó dos temporadas superando un promedio de 20 puntos y 20 rebotes para cerrar su etapa con los entonces Royals con una media de 19.6 puntos y 19.1 rebotes. Tremendo.

Con tal despliegue no extraña que fuese All-Star en las seis campañas que pasó en Cincinnati y que además acumulase tres elecciones para el mejor quinteto de la competición. Además, fue MVP del All-Star de 1965. Aunque con los datos aportados queda claro el excelso jugador que era, no fue suficiente para que la organización se hiciese con algún campeonato pese a disfrutar a la vez de otras leyendas como Oscar Robertson o Jack Twyman.

Lo más cerca que estuvo de unas Finales fue en su primera campaña en la NBA, la 1963-64, cuando caería a un paso de la eliminatoria definitiva ante los Boston Celtics de Bill Russell. A partir de ese momento sus números mejoraron, pero a nivel colectivo cayeron siempre en primera ronda de la postemporada.

El dato. Aunque disputó solo seis temporadas es actualmente el segundo jugador con más rebotes de la franquicia con un total de 8.876. El primero es Sam Lacey con 9.353.

Otros jugadores en consideración

Aunque los Kings no han sido una franquicia ganadora, sí que tienen uno de los recorridos más antiguos de la NBA, lo cual a su vez hace que hayan contado con numerosos jugadores de gran nivel. En orden cronológico –como es habitual– empezamos nombrando a Bob Davies, compañero de Risen en el equipo del anillo de 1951 y quien tiene retirada su camiseta con el número ’11’. Junto a él tampoco podemos olvidar al escolta Bobby Wanzers, quien jugaría en el equipo entre 1948 y 1957. Dando un salto al frente nos encontramos con Wayne Embry, All-Star que promedió 15 puntos y 10,7 rebotes durante su estancia.

Pasando a los 70, el primer jugador que se viene a la mente es Nate Archibald. Sin duda su espectacular promedio de 25,2 puntos y 8,1 rebotes le podrían hacer merecedor de entrar en el top-5, pero la realidad es que esos números no estuvieron acompañados del éxito colectivo; tanto es así que solo disputaría con el equipo los playoffs de la campaña 1974-75 para caer en primer ronda. Tras él topamos con Sam Lacey, quien estaría en la organización entre 1970 y 1982 para llegar a jugar las finales de conferencia en 1981 y ser en estos momentos el jugador con más partidos en la historia del equipo (888).

Para acabar, no podemos dejar en el olvido a Mitch Richmond, quien es un caso parecido a Archibald, ya que promedió 23,3 puntos pero solo pudo jugar una vez los playoffs; y dando otro paso al frente a los Peja Stojakovic (jugador con más triples en la historia de la franquicia), Mike Bibby, Vlade Divac, Jason Williams, Doug Christie o Brad Miller, quienes contribuyeron a que los Kings fuesen durante más de un lustro uno de los mejores equipos de la competición. Para acabar, mención también para Kevin Martin y DeMarcus Cousins, dos jugadores que brillaron a título individual pero que no pudieron cosechar éxitos en lo colectivo.


Mientras dure la crisis por el coronavirus publicaremos diariamente varios contenidos independientes de la actualidad. Bucearemos en la historia de la NBA, tanto en la reciente, como en la de todas las décadas anteriores. Aprovecharemos este parón de la competición para conocer mejor a los equipos, los jugadores, los entrenadores, los directivos, los partidos llamativos, los pabellones y los equipos históricos por una u otra razón. Lo haremos aquí y en Extra nbamaniacs, lugar donde seguiremos publicando contenido especial libre de publicidad para que los lectores puedan seguir apoyándonos directamente.

Todo este plan editorial lo llevaremos a cabo para entretenernos y pasar mejor estas semanas de encierro que nos quedan a casi todos. ¡Salud!

Anterior equipo analizado: Los Angeles Clippers. Próximo equipo: Phoenix Suns.

(Fotografía de Tom Hauck /Allsport)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y un chat exclusivo en Discord para redactores y suscriptores.