La exhibición histórica de Larry Bird en New Orleans: 60 puntos “de videojuego”

El 12 de marzo de 1985, y se enfrentaban en New Orleans en el Lakefront Arena en uno de esos partidos de regular season que suelen quedar enterrados en la memoria un día después de jugarse. Eso es lo que hubiera pasado de no haber estado presente en el pabellón.

Aquella velada Larry Bird dio una de las mayores exhibiciones de tiro de la historia de la NBA. Bird, posiblemente en uno de los mejores días de su carrera, anotó 60 puntos ante la incredulidad de aficionados y rivales por la forma de conseguirlos. Una suspensión tras otra sin que (36 puntos en ese partido) o cualquier otro defensor de los Hawks pudiera hacer nada para frenarle. Bird parecía poseído por el don del acierto absoluto y no importaba como lanzase a canasta, todo el mundo que estaba viendo el encuentro sentía que cada tiro podía entrar.

El mejor día de Larry Bird

Es impactante ver como el banquillo de los Hawks saltaba, convulsionaba y gesticulaba con las últimas canastas de Larry Bird, prácticamente imposibles para cualquier otro jugador. Y eso que Bird no estaba muy contento de jugar en ese lugar por su temperatura. “No creía que me fuera a gustar este pabellón, pero me sentí bien desde el primer cuarto a pesar de que hacía muchísimo calor”, dijo Larry Legend, quien había participado en una carrera los días previos al encuentro.

El partido terminó con victoria para los Celtics por 115-125 y las 10.079 personas que asistieron al pabellón quedaron totalmente rendidas a ‘Larry Legend’. El comentarista de televisión lo resumió perfectamente. “Es la mayor exhibición de tiro que he visto en mi vida. Un tiro imposible detrás de otro”.

El histórico boxscore original de ese partido se puede encontrar aquí. Los Hawks disputaron 12 partidos como locales en la temporada 1984-85 en New Orleans y en los anteriores encuentros en rara ocasión se había pasado de los 4.000 asistentes.