Los Nuggets sin Jamal Murray: tres claves


La grave lesión de Jamal Murray ha supuesto un duro mazazo para el jugador, así como una dolorosa cachetada a las altas expectativas que se habían creado en Denver.

El traspaso de Aaron Gordon durante el trade deadline sirvió para llenar el vacío dejado por Jerami Grant. Inmediatamente insufló una bocanada de aire a los Nuggets, quienes contaron por victoria sus siguientes ocho partidos.

Ahora, los de Colorado han perdido a uno de sus principales referentes ofensivos a un mes del arranque de los playoffs. Una ausencia que merma el potencial de fuego de la plantilla y que pone en tela de juicio la etiqueta de contenders que habían construido a base de esfuerzo y victorias.

Si bien es cierto que las posibilidades de anillo corren el riesgo de esfumarse por completo con esta lesión, lo cierto es que Mike Malone todavía tiene a disposición una plantilla lo suficientemente profunda, versátil y talentosa como para dar guerra en la Conferencia Oeste. Además de a un Nikola Jokic a nivel de MVP. Eso sí, el planteamiento precisará ahora de importantes ajustes.

Nuevas vías de anotación

No será nada sencillo repartir los 21,2 puntos y 16,5 intentos a canasta por partido de Jamal Murray de manera efectiva sin enturbiar la pizarra de Mike Malone.

El sentido común invita a pensar en que sean los otros tres referentes del quinteto los que, en gran parte, se hagan cargo de ello. Nikola Jokic, Michael Porter Jr. y Aaron Gordon comprenden un tridente muy efectivo y de grandes posibilidades. Si bien ninguno representa un perfil similar al de Murray, sí que son capaces de encontrar distintas vías de anotación. Y con buenos porcentajes: los tres superan el 53% de acierto en tiros de campo. Tampoco desentonan desde el triple, donde Jokic y Porter Jr. presentan un mejor acierto individual y los Nuggets, como equipo, el quinto mejor de toda la liga.

Desde su llegada, Aaron Gordon había aprovechado la visión de juego de Nikola Jokic para sumar atacando la canasta mediante constantes cortes hacia la misma. Ahora, esta lesión le obligará a sumar también desde la creación, donde ha mostrado mejoría en los últimos años.

Por su parte, Michael Porter Jr. tendrá que exprimir todavía más el gran rendimiento que ha ofrecido desde el parón por el All-Star Game: 21,3 puntos y 8,8 rebotes en un total de 18 partidos. Y en defensa deberán incidir todavía más, en la que ha sido una de sus principales debilidades.

El clutch

Aún igualando su anotación existe un ámbito en el que nadie del equipo posee sus capacidades: el clutch. Cuando está encendido, Jamal Murray es uno de los jugadores más peligrosos de la NBA. En los pasados playoffs se mostró sencillamente desencadenado, demostrando estar a la altura de los grandes momentos.

El guard lidera a su equipo en estas situaciones con 4,3 puntos, superando por muy poco a Nikola Jokic (4,2). Eso sí, con un porcentaje de acierto en el triple muy superior: 57,1% por el 26,7% del serbio o el 37,5% de Porter Jr.. Monte Morris le supera con un 66,7% en triples, pero con una muestra de tiro muy reducida.

Posiblemente, Jokic y Porter Jr. asumirán los galones cuando la pelota queme, pero los Nuggets cuentan con otros jugadores como Will Barton, Aaron Gordon, Paul Millsap, el propio Morris o, incluso, Facundo Campazzo, capaces de asumir responsabilidades de ser necesario.

Eso sí, ninguno podrá emular el fuego interno de Murray y su liderazgo en los momentos verdaderamente importantes.

El banquillo

La solución a las grandes ausencias muchas veces hay que buscarlas en el banquillo. Porque los Nuggets no tendrán la posibilidad de apelar a la disabled player option, cuyo plazo para esta temporada estaba limitado hasta el 3 de marzo. Aunque jugadores como Austin Rivers siguen sin equipo.

Recordemos que los Denver Nuggets cuentan con una de las plantillas más profundas de la NBA. Pero la anotación del banquillo no es precisamente su fuerte. Los 31,2 puntos por partido que aporta suponen la cuarta peor marca de la competición. Y su acierto, del 44%, marca el corte de los diez peores.

No sabemos si Mike Malone mantendrá a Monte Morris en el quinteto inicial o si utilizará a Facundo Campazzo como point-guard titular para no vaciar los puntos de la segunda unidad. Cabe destacar que Murray estaba siendo el principal generador de juego desde el pick-and-roll y en situaciones de aclarado. Tanto Morris como Campazzo pueden cumplir el primer punto pero el segundo es coto privado del canadiense.

Lo cierto es que todo el banquillo estará obligado a ofrecer un mayor soporte anotador a los titulares. O exprimir en defensa lo máximo posible.

(Fotografía de portada de Matthew Stockman/Getty Images)


EXTRA NBAMANIACS

Nuestro trabajo en nbamaniacs es apoyado por lectores como tú. Conviértete en suscriptor para acceder a beneficios exclusivos: artículos especiales, newsletter, podcast, toda la web sin publicidad y una COMUNIDAD exclusiva en Discord para redactores y suscriptores.