Lotería del Draft: ser el peor no siempre triunfa