El día que los Monstars atacaron a los Warriors

No había visto nada parecido a lo que pasó ayer en el Oracle Arena de Oakland. Y Steph tampoco.

Tremenda noche de baloncesto en la NBA. Los 45 de un Harden con molestias para batir a los Celtics (la racha de Houston continúa), la remontada de los Kings ante los Lakers con el game-winner de Bogdan ‘The Closer’ Bogdanovic, la genial segunda parte de los Sixers en Utah y (me dejo a los Knicks…) uno de los partidos más raros que han visto mis ojos: los Monstars dejaron sin poderes a los Golden State Warriors.

Fue la primera victoria de los Portland Trail Blazers en el Oracle en la era Steve Kerr y el primer triunfo NBA de Seth Curry (fantástico en el cuarto cuarto) sobre su hermano Stephen. Pero eso es lo que menos me importa hoy… ¿Qué narices pasó ayer en Oakland?

Los Warriors no están jugando a su nivel, han perdido más que nunca en este primer tramo de temporada (era Kerr), Klay puede estar ante la peor racha de su carrera en el tiro y a Draymond Green le flotan hasta en las pachangas (peligroso esto, ya lo hablaremos). Con todo eso contaba antes de que empezara el partido. Pero lo que pasó ayer va mucho más allá.

Sin poderes

“Nunca he visto algo así”, decía Stephen Curry en el banquillo con el gesto torcido mientras Klay (85% en su carrera) fallaba su tercer tiro libre consecutivo. Antes, Durant (+88% en su carrera y +92% este año) había fallado dos consecutivos, Looney había errado otros dos y el propio Curry (+90% en su carrera y +94% esta temporada), dos de sus tres primeros intentos. Los Monstars…

Y no solo me refiero a la increíble racha negativa en los libres. ¿Os acordáis de Space Jam? Barkley hacía aspavientos sin poder moverse, Patrick Ewing no podía ni coger un balón con las manos cuando se la pasaba el árbitro e incluso recibía un balonazo en la cara, Larry Johnson no sabía beber agua… Pues exactamente lo mismo les pasó ayer a los Warriors. No exagero…

Klay recibió un pelotazo en la cara de su compañero Draymond Green en un intento de hand off, Curry se dejó atrás el balón y acabó golpeando a Lillard, Durant y Green se chocaron varias veces durante el partido e incluso perdieron algún balón solos en el rebote… Un show.

Y hay más: Klay le pasó el balón a Draymond cuando éste estaba en su propio campo (campo atrás), Curry perdió el balón que hubiera asegurado el triunfo a solo unos segundos del final (del que sale el triplón de Lillard) y Durant terminó fallando sobre la bocina un lanzamiento de los que anota cualquier día de la semana con los ojos cerrados y a una mano. Puede que incluso dormido en los días buenos.

Y diréis, ¿cómo es posible entonces, con todo lo que ha pasado, que hayan perdido por un punto, de milagro y en la prórroga? Pues por dos cosas: la primera es que son los Warriors y la segunda, que los Blazers lanzaron con un 36% (!!!) de acierto. Increíble, de verdad. El partido en general.

El día que los Monstars atacaron a los Warriors.


EXTRA NBAMANIACS

Suscríbete a nuestra publicación especial y consigue acceso a contenido adicional como artículos y podcast.

NBA sin publicidad, sin amarillismos, sin clickbait, sin palabras clave, sin chorradas. No dejes que un algoritmo te diga lo que debes leer.


Anterior

5 Razones para un JaVale McGee titular en el All-Star

Bogdan Bogdanovic arruina sobre la bocina la noche de los Lakers

Siguiente