¿Nos creemos a los Blazers?

Dos movimientos infravalorados y un fantástico viaje por el este.

La llegada de marzo suele coincidir con unos días en los que la está un poco en tierra de nadie. Lo sé porque es la época en la que suelo ver más . Sin embargo, y aunque todavía no hemos llegado a la decisiva recta final de las diferentes carreras, esta temporada han aparecido varias rachas muy atractivas que están adelantando el pistoletazo de salida de las batallas que aún quedan por librar.

Hablo de los Pistons y de los Magic, de los sueños de los Heat y de las repentinas urgencias de los Nets (seguro que hablamos pronto de más de uno). También de los problemas de los Lakers, de las prisas de los Kings, de las previsibles rachas, positiva y negativa, de Utah Jazz y Oklahoma City Thunder y, por supuesto, de los Portland Trail .

Tras su durísima derrota en la primera ronda de los playoffs 17/18 a manos de los Pelicans (un 0-4 devastador), la franquicia de Oregón se reagrupó. Y nos pareció curioso que nadie pagara el pato. Los intocables siguieron siéndolo, se mantuvieron casi todos los secundarios importantes (varios anclados por sus inamovibles contratos), el entrenador… En fin, que el equipo cambió poco. Y en las predicciones de principio de temporada casi todo el mundo castigó ese ‘conformismo’.

Otra vez (muy) arriba

Ahora, cuatro meses y medio después de que arrancara la nueva temporada, nos encontramos con unos Blazers que van a volver a pelear (junto a Thunder, Rockets y Jazz) el tercer puesto de la conferencia oeste. Poca broma. Y menos aún si tenemos en cuenta cómo han llegado hasta aquí y los últimos movimientos del equipo. Ojo a los últimos retoques de la plantilla…

Vamos primero con lo deportivo. Otra vez infravalorados (yo el primero: los puse séptimos), los Blazers han vuelto a demostrar que se mueven como pez en el agua en el salvaje oeste, que están claramente por encima de la media. Al menos en temporada regular.

Han cerrado su posición en la parrilla de cara a la última batalla por las posiciones de playoffs con un viaje de seis partidos por la conferencia este que cerrarán pasando por Memphis y del que vuelven con un impresionante 5-1. Cinco victorias contra Nets, Sixers, , Cavs y Hornets y una derrota contra los Raptors que firmó Kawhi Leonard a dos segundos del final en un partido que se pudo llevar cualquiera. Como comentaba ayer en Twitter, muchísimo mérito. Muchísimo.

Esta vez, bonito y barato

La segunda parte que quería comentar es el equipo, que creo que ha mejorado mucho con muy poco. Los Blazers, que están en el Top-5 de franquicias que más van a gastar en salarios esta temporada, claramente por encima del cap, tenían poco margen de maniobra sin hacer un movimiento estructural (Lillard, McCollum, Nurkic). Pero la gerencia ha tenido paciencia y ha sabido aprovechar su oportunidad en dos transacciones puntuales que dotan al equipo de experiencia, profundidad y variantes de cara a los próximos playoffs: Rodney Hood, que ayer se puso las botas en Charlotte, y un Enes Kanter que ya está con su habitual 12+8 en minutos reducidos y será seguro importante en las batallas que quedan por librar.

Dos llegadas clave a mitad de temporada, la irrupción de Layman y los chispazos de Seth Curry (otro acierto barato de la gerencia, por cierto). Estos son los cambios más importantes de un equipo en el que, por otra parte, el Big Three sigue rindiendo a un nivel excepcional.

11-10 es su balance actual contra los 10 mejores equipos de la competición. Y creo sinceramente que han mejorado bastante. Sobre todo en cuanto a profundidad y variantes. La pregunta del día es la siguiente: ¿nos creemos a estos Blazers?