Un tapón de oro

En una noche histórica de Trae Young, los , ya con en cancha y sin restricción de minutos, vivieron una pesadilla muy real. Se escucha desde Madrid el llanto desesperado de tras los 131 de los en el Chesapeake. Duele… Y me hubiera gustado hablar hoy de todo eso, pero entonces llegó el tapón de Juancho…

Y no tiene nada que ver con que fuera el alero español el autor de la jugada que cerró el partido (aunque, personalmente, me alegre una barbaridad). Tiene que ver con lo que debería significar la acción, un nuevo triunfo ante los (Denver nunca ha perdido todos los partidos de una temporada contra los de Kerr) que podría/debería lanzar definitivamente a unos que lo tienen todo para triunfar.

En back-to-back y ante los campeones, los de Colorado mantuvieron a cero el casillero de derrotas. Son uno de los seis invictos que aún quedan en la competición, pero son mucho más que eso… Son un equipo al borde de la explosión.

Tras dos temporadas a un solo triunfo de los playoffs, a los de les toca brillar. Son el equipo más joven de la (24,72 años de media tras un verano triunfal en las oficinas), pero también uno de los mejor preparados para afrontar este inicio de campaña.

Mejorar desde la base

No hay grandes novedades respecto a la temporada pasada (a la espera de Porter e Isaiah) y funcionan los automatismos desde el minuto uno. Casi todos llevan un mínimo de año y medio-dos años jugando juntos. Han fallado juntos. Han crecido como jugadores juntos. Los cambios, las transiciones, los diseños… Funcionan las tripas. Y se nota.

Como se nota también el trabajo veraniego del entrenador, el foco en la defensa y los aciertos en cuanto a la confección de plantilla para mejorar (era obligatorio) en ese lado de la cancha. Los Nuggets, segunda peor defensa de la liga hace dos años, subieron seis puestos la temporada pasada. Y este año, con una muestra tan diminuta como sorprendente, lideran la NBA (92,9 puntos encajados cada 100 posesiones).

En una liga que vuela (más posesiones, más tiros, más, más y más), ninguno de sus tres primeros rivales ha llegado a la centena (, y Warriors). Y no digo que vayan a mantener este nivel de eficiencia defensiva, porque es prácticamente imposible. Pero si un equipo con semejante nivel de talento ofensivo es capaz de mantenerse en el Top-10 de la liga en su lado malo… Cuidado, que vienen curvas. Viene la explosión.

A Jokic le toca ser All-Star y a , estallar (a lo Butler-Klay-PG13). El tapón ayer lo puso Juancho, un empujón de confianza brutal. Pero la realidad es que el camino de este equipo (con Millsap aún dormido…) no ha hecho más que empezar.